AAPP | Noticias | 19 SEP 2016

El papel del CTO en la modernización de las comunicaciones de seguridad pública

Las redes de seguridad pública se han utilizado tradicionalmente para un único propósito: transportar el tráfico de las comunicaciones críticas. Y ésta continúa siendo en la actualidad su prioridad principal.
comunicaciones electrónicas redes sociales
Luis Bueno, director de Empresas Globales y Seguridad Pública en Nokia

De hecho, el principal requerimiento de este tipo de redes es el de proporcionar una conectividad fiable entre las unidades de emergencias y primeros auxilios y el centro de control, y entre los diversos organismos involucrados para facilitar una colaboración fluida. Sin embargo, los avances tecnológicos abren nuevas oportunidades para que estas redes aporten más valor y eficiencia operativa.

Las comunicaciones tradicionales basadas en tecnología TDM (Multiplexación por División en el Tiempo) - en las que se han apoyado los organismos de seguridad pública durante décadas - se vuelven obsoletas y es necesario actualizarlas para gestionar nuevas aplicaciones multimedia basadas en IP, como conexiones de vídeo, imágenes de cámaras de vídeo vigilancia y herramientas de colaboración. Se trata de una evolución tecnológica natural hacia un equipamiento más moderno, potente, flexible y eficiente, frente a los equipos TDM más antiguos, complejos de mantener y costosos.

Esta evolución ofrece nuevas capacidades y también nuevas oportunidades. Tradicionalmente, la mayoría de las redes de seguridad pública incluían una combinación de radioenlaces de microondas y conexiones de datos inalámbricas de circuitos conmutados, que soportaban los sistemas LMR (Radio Móvil Terrestre) bidireccionales existentes para las unidades de emergencias y primeros auxilios (departamentos de policía, unidades de bomberos y ambulancias). En estos sistemas la capacidad de datos es extremadamente limitada. Por otro lado, la demanda de redes de comunicaciones estatales, autonómicas y municipales está experimentando un gran crecimiento, y estas redes se están haciendo mucho más dinámicas e impredecibles. 

Las redes de comunicaciones modernas permiten que las redes de seguridad pública soporten de forma mucho más eficiente sus requerimientos tradicionales de aplicaciones críticas, y al mismo tiempo están transformando las comunicaciones de la administraciones públicas –ya sean municipales, estatales o autonómicas– para soportar una nueva gama de servicios públicos.

La clave está en la introducción de una infraestructura de red de banda ancha compartida basada en los protocolos IP (Protocolo de Internet) y MPLS (Conmutación de Etiquetas Multiprotocolo), que permite agilizar y gestionar el transporte de los datos a través de redes de paquetes. Esta nueva red multiservicio IP/MPLS puede soportar los sistemas tradicionales y los equipos LMR existentes. Al mismo tiempo, proporciona conexiones de datos de alta capacidad y alta velocidad entre los diferentes centros y organismos de la administración. Facilita unas comunicaciones de voz y datos más avanzadas para aplicaciones como comunicaciones unificadas, video vigilancia, cámaras incorporadas en el equipamiento del personal de emergencias y sistemas SCADA (Adquisición de Datos y Control de la Supervisión), componente crítico para los departamentos de transporte o los organismos de servicios públicos municipales.

Estas nuevas redes de microondas de paquetes “todo IP” y las redes IP/MPLS pueden proporcionar una capacidad real de banda ancha que puede soportar los sistemas LMR existentes y otros servicios TDM tradicionales, y facilitar eventualmente el despliegue de sistemas de radio más avanzados basados en P25 o IP, o bien en Tetra, Tetrapol y LTE.

Con esta visión estratégica, el CTO podrá ampliar las nuevas capacidades de banda ancha móviles de las unidades de emergencias y primeros auxilios, y transformar las comunicaciones tradicionales de agregación y transporte (“backhaul”) entre los diversos emplazamientos hacia una red convergente que proporcione una verdadera interoperabilidad entre los diferentes organismos, con una eficiencia y seguridad más avanzadas. Las soluciones IP/MPLS mejoran la eficiencia del ancho de banda y la robustez de las redes de seguridad pública, ayudan a reducir los costes y facilitan un acceso más rápido y, lo que es más importante, un acceso seguro a las bases de datos de la administración, mediante diversos mecanismos de cifrado y priorización del tráfico.

La red desempeña un papel importante para reforzar la seguridad pública general y la seguridad del personal que proporciona estos servicios. Además, estas redes permiten utilizar otras aplicaciones que van más allá de la seguridad pública. Imaginemos las necesidades de los servicios públicos en una gran ciudad que supere el millón de habitantes y la amplia gama de funciones que desempeñan los organismos de la administración. Típicamente, estas ciudades tienen varios miles de empleados únicamente en el área de la seguridad pública, por ejemplo de los departamentos de policía y de bomberos, unidades de emergencias, unidades de intervención y rescate, grupos especiales de operaciones, unidades de desactivación de artefactos explosivos, etc. En algunos casos, las administraciones municipales tienen también la responsabilidad de los servicios sociales y sanitarios, de la gestión de las aguas residuales, del mantenimiento de las vías públicas y de una serie de funciones más rutinarias pero igualmente necesarias, que implican un número considerable de empleados administrativos y personal del campo para atender estas tareas. La administración de la ciudad puede capitalizar las capacidades de Redes Privadas Virtuales (VPN) de IP/MPLS para cubrir las necesidades individuales de cada organismo sin poner en riesgo otros servicios de comunicaciones. Las ventajas en cuanto a ahorro de costes y valor añadido de estas redes IP/MPLS son aún más evidentes.

Asimismo, la adopción de unas comunicaciones basadas en IP permite que el establecimiento de conexiones entre diferentes organismos y jurisdicciones sea más sencillo y, por ello, facilita una colaboración más fluida. Las conexiones ad-hoc que se requieren entre el centro de emergencias de una ciudad y el centro de emergencias nacional se pueden establecer utilizando un enrutamiento IP entre los diferentes dominios a través de una red troncal IP nacional, por ejemplo.

Numerosos organismos de seguridad pública están migrando sus redes de comunicaciones TDM a redes de paquetes, para dar soporte de forma más eficiente a las aplicaciones LMR/TETRA críticas y para la eventual adopción de conexiones de banda ancha móviles LTE. El papel del CTO es primordial a la hora de asegurar que esta transformación hacia unas comunicaciones de convergencia incluya una red IP/MPLS, porque sólo IP/MPLS puede proporcionar la capacidad y fiabilidad que exigen los servicios críticos. En esta modernización imparable, Nokia anima al ecosistema de empresas y organismos dedicados a las comunicaciones críticas a sumarse a su Alianza de comunicaciones de misión crítica para acelerar también la adopción global de tecnología LTE de 4G a las comunicaciones de seguridad pública.

Luis Bueno es director de Empresas Globales y Seguridad Pública en Nokia.

 

 

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información