| Noticias | 11 MAR 2008

Alcatel-Lucent y Bell Labs anuncian Wireless Network Guardian

El legendario laboratorio de investigación Bell Labs se ha unido con la incubadora corporativa Alcatel-Lucent para desarrollar Alcatel-Lucent 9900 Wireless Network Guardian (WNG) un sistema que permitirá a los operadores móviles llevar a cabo el seguimiento de su tráfico y conocer en qué medida afecta cada aplicación a su red. Los creadores de WNG aseguran que se trata de la primera plataforma de esta naturaleza.
Marta Cabanillas
WNG –ya disponible y que puede adquirirse como servicio gestionado en el que Alcatel-Lucent se encarga tanto de su instalación como de su monitorización- tiene capacidad para realizar el seguimiento de todo tipo de tráfico IP y determinar los recursos de red que se están consumiendo en cada sesión. Utilizando tal información, los operadores podrían modificar o ampliar sus redes para asimilar las nuevas aplicaciones y/o bloquear determinados tipos de tráfico, según Mike Schabell, director general para WNG de Alcatel-Lucent Ventures.

El sistema está compuesto por dos dispositivos. Uno de ellos es un detector que se ubica en cada nodo de red y recoge información tanto sobre el tráfico como sobre su impacto. El otro, consiste en un dispositivo de gestión central que, ubicado en el centro de operaciones de red del operador almacena y analiza la información de los detectores, además de proporcionar una interfaz para los administradores de la infraestructura. Basándose en la información recogida sobre patrones de comportamiento del tráfico, WNG es capaz de detectar anomalías, incluidos ataques y nuevos tipos de aplicaciones.

Nuevos patrones de consumo

Según los expertos, las aplicaciones móviles están realmente evolucionando más rápido incluso que las redes sobre las que han de correr, y ello genera nuevas demandas sobre las infraestructuras que perjudican su rendimiento global. Además, algunas aplicaciones móviles presentan patrones de consumo de recursos diferentes a los hasta hace poco habituales en las redes fueron diseñadas. Muchas de las nuevas aplicaciones móviles son complejas y pueden tener un impacto sobre las redes que las soportan más allá del simple consumo de ancho de banda, como indica Godfrey Chua, analista de IDC.

En este sentido, Godfrey explica cómo, por ejemplo, las funcionalidades “push-to-talk- no requieren un elevado ancho de banda pero sí consumen una pequeña parte del espectro de radio del operador de forma continuada, a diferencia de las aplicaciones tradicionales que sólo consumen cuando están utilizándose activamente, para que los sistemas de los usuarios puedan intercambiar información de presencia siempre actualizada. También las aplicaciones que utilizan información sobre la localización del usuario, incluida la publicidad dirigida, introducen demandas diferentes sobre las redes.

Por otra parte, la diversidad de las aplicaciones móviles podría dispararse en los próximos años como resultado de iniciativas del tipo del sistema operativo Android de Google o del kit de desarrollo de software (SDK) para el popular dispositivo iPhone.

Por eso, Chua asegura que -ya se trate del primer producto de esta naturaleza, como reivindican sus progenitores, o no- WNG es una plataforma interesante, que los operadores pueden utilizar para diversos fines, “incluidos algunos que podrían desagradar a los usuarios”. WNG serviría, según Chua, por ejemplo, para aplicar “nuevas formas de cobro a los usuarios, y permitiría detectar y bloquear las aplicaciones que sobrecargan en exceso la red en un momento determinado, como la compartición de ficheros”. 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información