| Noticias | 26 AGO 2008

(Análisis) El tiempo juega en contra de AMD en su plan de recuperación económica

Como parte de su plan estratégico para recuperarse del daño ocasionado a su negocio por el retraso en el lanzamiento de su procesador de cuatro núcleos Barcelona en 2007, el fabricante de chips AMD se apresura a vender dos plantas de fabricación. Además, la compañía acaba de anunciar la venta de su negocio de TV digital a Broadcom.
Marta Cabanillas


La estrategia de la compañía para recuperarse de su difícil situación económica –presentada con el nombre de “asset-light”- contempla la conversión de AMD en un fabricante de chips sin fábrica propia, lo que le evitará la necesidad de asumir los elevados costes de capital y de investigación y desarrollo necesarios para seguir el ritmo de los avances en tecnologías de semiconductores. Para producir sus diseños y desarrollos se apoyará en contratos con otros fabricantes.

Segregar su división de fabricación dará también a AMD –sobre la que pesa una deuda a largo plazo de 5.000 millones de dólares- una necesaria inyección de efectivo, y los responsables de la organización esperan que todo ello permita a la empresa competir con más fuerza con Intel.

El único problema parece ser que AMD, por el momento, no encuentra comprador. La compañía cuenta con dos plantas de fabricación –denominadas Fab 36 y Fab 38-, ambas localizadas en Dresden (Alemania). La más nueva de ellas, Fab 36, se centra en la producción de chips utilizando placas de silicio (wafers) de 300 milímetros, las cuales ofrecen mejores economías de escala que las placas de 200 milímetros usadas en plantas más antiguas. La otra, Fab 38, inició sus actividades con este último tipo de wafers, pero se encuentra en proceso de cambio a placas de 300 milímetros, una transición que se espera haya sido completada a principios del próximo año.

Una de las razones por las que AMD no ha encontrado aún comprador para estas plantas es precisamente que la compañía sigue perdiendo dinero (1.200 millones de dólares sólo en su segundo trimestre del ejercicio en curso). Esta pérdida ha hecho bajar el valor global de la inversión de los accionistas de la empresa de 3.000 millones de dólares a finales de 2007 a 1.500 millones de dólares. Durante el mismo trimestre, el efectivo de la compañía ha caído de 1.900 millones de dólares a 1.600 millones de dólares.

Las previsiones de los analistas apuntan que AMD continuará reportando pérdidas netas durante el resto de este año, y estos factores económicos hacen más difícil la venta de sus plantas de chips, según Craig Berger, analistas de Friedman, Billings, Ramsey & Co. “Después de todo, ¿por qué una firma desearía llegar a un acuerdo con AMD al respecto hoy, cuando simplemente tiene que esperar para conseguir una venta incluso más ventajosa?”, se pregunta Berger.

De momento, lo que sí ha conseguido la empresa es vender a Broadcom su negocio de televisión digital por 192,8 millones de dólares. Este negocio incluye procesadores, receptores y software para aparatos digitales, que serán incorporados a los recursos del negocio DTV de Broadcom.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios