| Artículos | 20 SEP 2009

"Cloud computing", un mercado de largo recorrido

Los CIO españoles reclaman una mayor madurez de la industria para apostar por el modelo "en la nube"
Natalia Mosquera.
Cloud computing, o su traducción al español la informática en la nube, es un modelo de comercialización de las TI que de un tiempo a esta parte está ganando adeptos, favorecido por un entorno económico en crisis. Una alternativa que, si bien está teniendo un diferente recorrido por la coyuntura actual, representa un punto de inflexión en el uso y consumo de la tecnología por parte de las empresas. Sin embargo, serán necesarias varias experiencias de éxito para generar una cierta confianza respecto a su utilización generalizada.

”El modelo basado ‘en la nube’ ofrece a las empresas una forma mucho más barata de adquirir y utilizar las TI, una ventaja que es especialmente importante para las empresas de tamaño medio y pequeño”. Con estas palabras se refiere Frank Gens, vicepresidente y analista de IDC, a cloud computing, una tendencia imparable del mercado TIC y en boca de cualquier CIO que se precie. Una opinión que comparte José Luis Antón, director de sistemas de información de Aguirre Newman: “La informática en la nube, en realidad, es una forma de consumir tecnología que desde hace tiempo se viene gestando y que ahora está empezando a estar lo suficientemente madura como para que interese de forma real a empresas que pueden con este modelo acceder a tecnología que de otra manera sería muy difícil de tener. Esto se aplica sobre todo a pequeñas y medianas empresas que no pueden asumir los costes de mantenimiento, de gestión y operación de complejos sistemas y que de esta forma pagan por lo que usan, sin muchos de los ‘problemas’ inherentes a la tecnología”.
Pero, en un contexto de crisis, el atractivo del coste se magnifica y el modelo de informática en la nube se convierte también en una opción para las grandes organizaciones que buscan reducir costes. La contención presupuestaria, fruto de la crisis económica mundial, ha hecho que los servicios y aplicaciones alojados sean más interesantes de unos meses a ahora. Si el pasado otoño IDC preveía un fuerte crecimiento de la informática cloud, a principios de este año, la consultora afirmaba que era inevitable un cambio hacia servicios TI en la nube.
Según un informe de Gartner, la facturación de los servicios en la nube en todo el mundo superará los 56.300 millones de dólares este año, lo que supone un incremento del 21,3% si se compara con los 46.400 millones de dólares que generó este mercado en 2008; una cifra que se situará por encima de los 150.000 millones de dólares en 2013. Además, según las cifras aportadas por IDC, el gasto en informática en la nube representará cerca de un tercio del crecimiento del gasto de TI en 2013 y, antes de 2012, casi el 10% del gasto de los clientes en TI será en ofertas en la nube, que incluyen software como servicio y almacenamiento en la nube. “Los servicios en la nube serán cada vez más un modelo de suministro para muchas empresas tradicionales del sector de la industria, finanzas, salud, energía, medios y otras organizaciones que buscan servir mejor a sus actuales clientes y encontrar otros nuevos, crecer y una mayor rentabilidad”, explica Gens.

Una opción de tecnología real
Las cifras son significativas pero la realidad todavía está muy lejos de los números que nos muestran las consultoras. De acuerdo con un estudio elaborado a petición de Avanade por Kelton Research, empresa independiente de investigación de mercado, tras entrevistar a más de 500 ejecutivos de nivel C del mundo y directivos de TI en 17 países, la mayoría de las empresas asegura que no planean integrar el cloud computing en los próximos 12 meses a pesar de la creciente evidencia de que los sistemas basados en la nube tienen el potencial de reducir los costes. Un hecho que constata la opinión de diferentes CIO de empresas españolas cuando se les pregunta sobre la viabilidad de implantar este nuevo modelo en sus organizaciones. En este sentido, Félix Calero, director de organización y sistemas de VisionLab, mantiene que “actualmente se trata de una tecnología muy incipiente, por lo que esperaría más tiempo hasta que existieran mayores experiencias y casos de éxito, si bien no descartaría comenzar a testear dicha tecnología con aplicaciones y servicios no críticos como herramientas ofimáticas”. Un argumento que también sostiene el director de sistemas de información de Aguirre Newman: “En mi opinión, el modelo no está aún lo suficientemente maduro como para hacer un despliegue masivo en las aplicaciones críticas de negocio, quizá se pudiera realizar en algunas aplicaciones menos críticas o como banco de pruebas para nuevos servicios innovadores, de forma que se implanten directamente en formato cloud. En este sentido –continúa–, los servicios que son susceptibles de traspasarse a este modelo son servicios con características muy estándares, que no requieren demasiada personalización y cuyo añadido está en el uso del propio sistema, no en el hecho de la propiedad y gestión del mismo, entre ellos el correo electrónico y agendas, mensajería electrónica, telefonía IP, blogs corporativos y personales, wikis, etc.”.
Esta falta de madurez en la que se parecen escudar las empresas españolas no es un argumento de peso para las organizaciones del otro lado del Atlántico pues, tal y como muestra el estudio encargado por Avanade, la predisposición a adoptar tecnologías de cloud computing es mayor en las empresas de Estados Unidos que en sus homólogas globales. Según el estudio, más de la mitad de las empresas de EE.UU. encuestadas contestaron que actualmente están usando una combinación de cloud computing y sistemas de TI internos, en comparación con sólo un tercio de las empresas de todo el mundo. Y es que, según Rafael Achaerandio, analista de IDC España, “se trata de un mercado inmaduro, no en lo que se refiere a tecnología, que está disponible desde hace tiempo y ha permitido desplegar este tipo de soluciones, sino porque es un segmento al que todavía le falta recorrido”. De hecho, de acuerdo con los datos aportados por el estudio de Avanade, el 71% de los ejecutivos de nivel C y los responsables de tomar las decisiones de TI en todo el mundo están de acuerdo en que cloud computing es una opción de tecnología real.

Inhibidores para su adopción
Pero aparte del estado de madurez del mercado, un reciente estudio de IDC muestra que la seguridad es otra de las preocupaciones de los responsables de TI cuando piensan en desarrollos en la nube. Aunque a esta lista también hay que sumar cierta inquietud sobre el rendimiento, la disponibilidad y la capacidad de integrar los servicios en la nube con la infraestructura tecnológica propia. Así lo expresa Félix Calero, de VisionLab: “Claramente la falta de experiencias de éxito en el mercado revierte en una falta de confianza respecto a la gestión de la seguridad de los datos por el proveedor. Además, existe una pérdida de control por parte de las empresas frente a la alternativa de tener los sistemas y aplicaciones in situ y una alta dependencia del proveedor. Serán necesarias varias experiencias de éxito en el sector para poder empezar a generar cierta confianza respecto a la utilización de la tecnología cloud computing que, al igual que cualquier otro servicio a través d

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información