| Artículos | 20 SEP 2009

El CIO rebelde

Iván González.
La pérdida de peso del CIO en las organizaciones y en la toma de decisiones de negocio no es una tendencia nueva, aunque la coyuntura económica la ha agudizado. Ante esta situación, estos directivos deben trabajar en determinadas áreas si quieren mantener y mejorar su posicionamiento y hacer frente a la crisis con eficiencia. Al CIO le toca ser rebelde.

En los últimos años los CIO españoles, y sus respectivos departamentos TIC, han ido perdiendo peso en las organizaciones y protagonismo en la toma de decisiones de negocio. Su participación en los comités de dirección ha disminuido y su dependencia jerárquica ya no está tanto en la dirección general como sí lo está en la dirección financiera y de servicios generales. Una reciente investigación realizada por Penteo entre CIO españoles indica que el 47% de los máximos responsables TIC considera haber perdido protagonismo durante 2009, mientras que en 2008 tan sólo un 31% tenía esta percepción. Esta tendencia no es reciente, y si bien la coyuntura económica está teniendo un impacto negativo en algunos aspectos de la gestión TIC, el origen es anterior a la actual crisis económica.

El rol del CIO está en proceso de ajuste. Las iniciativas TIC cada vez encuentran mayores barreras para su aprobación por parte de los decisores de negocio y deben ir acompañadas no tan sólo de un detalle de los beneficios intangibles que aportarán; sino también de un análisis de su viabilidad y valor económico. Paralelamente, observamos cómo los CIO tienen problemas para retener la función de organización en caso de tenerla; o son otras las áreas de negocio quienes la consiguen en caso de definirse de forma explícita. La crisis ha favorecido una tendencia a que las vacantes de directores TIC con amplia experiencia sean ocupadas cada vez más mediante interinos o promociones internas. Sustitutos con menor salario y mayor foco en la eficiencia operativa antes que en la visión estratégica.

¿Tan mala es la situación? En absoluto. Pero sí es necesario ser conscientes de que las compañías están apostando por el papel que deben jugar las TIC en sus compañías. En algunos casos, por una mayor orientación estratégica y de involucración en el negocio, y en otros por un rol centrado en la provisión. El CIO debe conocer cuál es la apuesta de su compañía y alinear su rol al que le exigen. En caso contrario, la insatisfacción por una u otra parte acabará llegando.

Realizada esta reflexión, repasemos cuáles son los ámbitos en los que el CIO debe trabajar para mantener y mejorar su posicionamiento y para hacer frente a la crisis con eficiencia:

- El presupuesto TIC. Desde el impacto de la crisis se han reducido una media de un 15%, según datos de Penteo. El porcentaje dedicado al gasto recurrente ha pasado de un 62% en 2008 al 71%, lo cual supone un freno a la realización de nuevos proyectos. Si ésta es la mala noticia, la buena es que probablemente no haya margen para mayores recortes, y que a partir de 2010 proyectos parados puedan ver la luz.

- La organización. Siendo un tópico no deja de tener sentido que en momentos de crisis deben realizarse cambios y prepararse. El CIO debe apostar por su rol y su posicionamiento. Ahora es el momento de hacerlo, de huir del fantasma de la mera provisión de tecnología. Ahora es un momento en que los proyectos están ralentizados, en que la organización suele exigir menos innovación, menos riesgo. Es sin duda un momento óptimo para atacar iniciativas orientadas a mejorar la forma de trabajar en los departamentos TIC para ser más eficientes y estar preparados para un futuro post-crisis, donde el modelo de negocio de muchos sectores sufrirá transformaciones y donde incluso se vivirá un elevado número de procesos M&A (fusiones y adquisiciones). Es tiempo del gobierno en los departamentos TIC, de los proyectos asociados a dotarse de metodología, estándares, procesos y procedimientos y herramientas para su gestión.

- El equipo TIC. La investigación de Penteo refleja que el 32% de los CIO tienen problemas continuos para encontrar profesionales TIC para sus equipos y un 33% para determinados puestos. Existe un déficit de profesionales TIC en el mercado, y esta tendencia no variará en los próximos años. Los CIO deben ser capaces de retener el talento actual, motivándolo en un entorno donde los proyectos interesantes y los sueldos están paralizados; y de atraer nuevo capital humano compitiendo con otras compañías y proveedores TIC. Es también ahora el momento de pensar sobre la organización TIC actual y rediseñarla si es necesario. Seguramente las resistencias desde el negocio serán menores, y es un modo de preparar al activo mayor del CIO, su equipo, para acompañarle con éxito en el futuro.

- Los proveedores. Al igual que en otras áreas de las compañías, desde los departamentos TIC se están renegociando los contratos con los proveedores TIC. Se solicita reducción de tarifas, financiación o revisión del alcance de los contratos. Se pide más por menos. Es una dinámica a la que se ha sumado toda empresa de cualquier sector y que afecta a cualquier proveedor, tanto TIC como de otros sectores. Esta situación perjudica naturalmente a los proveedores más débiles, de ahí que sea importante valorar adecuadamente la viabilidad de futuro de aquellos proveedores de confianza o seleccionados para establecer relaciones de futuro.

El CIO tiene por delante retos desafiantes. Retos ante los que no debe cruzarse de brazos y dejarse llevar por la inercia de su compañía en tiempos de crisis como el actual. El CIO debe actuar, pensar en lo que vendrá y trabajar ya para lograrlo. Al CIO le toca ser rebelde.


Iván González es director de Penteo ICT Analyst.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información