| Artículos | 15 MAR 2010

¿Esto solo lo arreglamos entre todos?

Jaime García.
Imposible escapar de la omnipresente campaña publicitaria que trata de recordarnos la capacidad que todos tenemos de poner nuestro granito de arena para salir de la crisis, que como decía nuestro presidente José Luis Rodríguez Zapatero “es un estado de ánimo” ( en su brillante agenda económica pasó de no existir a ser un estado de ánimo).

No es el momento de preguntar si también lo estropeamos entre todos, que quizás sí, pero con distinto grado de involucración sino de tratar de, entre todos, recuperar una de las grandes víctimas de esta crisis: la confianza.
Y es que NINJA, griega o marciana, esta crisis es una crisis de confianza.
Casi sin darnos cuenta hemos pasado de crisis Ninja a crisis griega. Ya no son los pérfidos bancos americanos y sus hipotecados sin ingresos, sin trabajo y sin activos, los culpables de nuestra situación económica. Hemos encontrado unos culpables mucho más cerca: esos endeudados griegos.
Como escribía en estas mismas páginas hace justamente un año, NINJA, griega o marciana esta es una crisis de confianza, la más grande que hemos vivido en mucho tiempo, porque no sé ustedes pero yo sigo sin creerme nada, pero claro es complicado creer cuando hace sólo dos años nos decían que jugábamos en Champions Leage y hoy nos jugamos el descenso a Segunda B nada más y nada menos que con los griegos – que bien sabemos los aficionados al baloncesto  que siempre fue rival correoso-.

La crisis griega
Los griegos, como los NINJAS, también se han hipotecado sólo que si aquellos –los NINJAS- lo hacían a modo particular para comprarse casas, estos- los griegos- lo han hecho además de forma colectiva para no perder ese fantástico tren europeísta del que llevan años siendo vagón de cola. El endeudamiento público de los helenos es tal, que las empresas de rating -acuérdense aquellas mismas que no veían riesgo en los fondos basados en hipotecas NINJA, que hay que tener cara para seguir ahí- empiezan a cuestionar su capacidad de pagar dicha deuda. Por supuesto, esta falta de confianza, tiene un nefasto efecto que puede producir la quiebra técnica del país heleno. Pero he aquí que nuestro compatriota  Joaquín Almunia, flamante vicepresidente de la Unión Europea, tuvo la brillante idea de comparar nuestra economía a la griega, sumándose a ciertos medios financieros internacionales, adalides del rigor económico -son los mismos que consideraban a Lheman Brothers modelo de banca solvente días antes de su colapso-. Todas estas opiniones han producido un nuevo varapalo en nuestros mercados y están desencadenado una sucesión de medidas precipitadas en nuestro ya de por sí precipitado gobierno que, ahora que The Economist le dice lo que todos aquí ya le decían, se ha dado cuenta de todo. Bueno, nunca es tarde si la dicha es buena, pero la dicha parece que tardará en llegar. Desde luego nuestro nivel de deuda no es comparable al de Grecia aunque es cierto que la ingente cantidad de deuda a corto colocada por nuestro gobierno el año pasado hace que toda esa deuda deba renegociarse este año, sumándose a la que emitiremos, con lo que la deuda a colocar este año alcanzará un nivel desconocido hasta hoy.
Frente a crisis de confianza, la única receta: rigor y transparencia. En ambos ingredientes tiene el CIO, sin duda, muchísimo que aportar.

Lo que el CIO puede hacer para arreglarlo
En un entorno como éste, el CIO no es ajeno a los ejes que deben guiar la estrategia corporativa : rigor ( y no solo presupuestario) y transparencia. Por eso, durante este año, oiremos mucho hablar de gobierno TI, control de costes, cuadros de mandos y todas aquellas soluciones que pueden aportar en cualquiera de esos dos ejes; y es que la tecnología, una vez más, tiene muchas cosas que aportar a su organización pero para sobrevivir a esta larga crisis sin morir en el intento es necesario tener en cuenta algunos factores:
1.- Gastar menos no es invertir menos: En el presupuesto TI la partida de costes suele representar el 85% del cash-out total frente a las inversiones que suponen el 15% restante. Aunque, desde luego, las inversiones han de priorizarse, es un error frecuente en momentos de crisis el centrar los ahorros en la reducción de la inversión. Gastar menos no es invertir menos, es invertir mejor y la práctica totalidad de las medidas de reducción de costes operativos necesitarán de una inversión.
2.- No se trata de reducir los costes TI sino de que las TI reduzcan los costes. Parece un trabalenguas pero no lo es; los costes deben mirarse desde una perspectiva amplia. Mire fuera del departamento TI, en la mayoría de las organizaciones existen nichos en otros departamentos y procesos en los que las TI pueden conseguir ahorros de costes muy significativos. Por tanto, la pregunta no es cómo reducir los costes TI sino cómo las TI pueden reducir los costes.
3.- Base su estrategia en mucha táctica. La coyuntura en la que estamos hará que sean mucho más fáciles de justificar proyectos e inversiones con retornos muy a corto plazo. Aunque se trate de proyectos de cierta magnitud busque quick wins o hitos que permitan la justificación casi instantánea de cualquier inversión.
4.- Nada, absolutamente nada es incuestionable. En momentos como estos hay que replantearse muchas cosas y todo puede cuestionarse. Khaneman ya explicaba que en momentos difíciles baja la aversión al riesgo y por ello puede ser buen momento para tomar decisiones.
5.- La transparencia es un mandamiento. Justifique, razone y explique. No se trata sólo de serlo sino también de parecerlo. La comunicación interna siempre fue el punto más débil de los departamentos de TI y es crítica en momentos como éstos.
6.- Ante todo mucha calma. Piense que habrá vida después de la crisis, estamos en un túnel y no en un pozo( eso al menos esperamos) y es importante no quemar nuestras naves. El departamento TI es un ecosistema complejo, en el que muchos agentes externos e internos intervienen y la supervivencia de todos ellos es importante. Negociar está bien pero todo tiene un límite.


Jaime García Cantero es analista idependiente.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información