| Noticias | 13 NOV 2007

Europa adoptará un ambicioso plan de reformas para el sector de telecomunicaciones

Se espera que la Comisión Europea adopte hoy un ambicioso plan de reformas legales para el sector de telecomunicaciones. Estas reformas representan el más ambicioso intento de Europa de dar forma homogénea a los 27 mercados de telecomunicaciones nacionales de sus países miembros y podría pavimentar el camino para una revolución en el uso del espectro de radio dentro de la UE.
Marta Cabanillas

Las ideas principales incluidas en esta revisión, que todavía deberán conseguir el visto bueno del Parlamento Europeo, son conocidas desde hace tiempo y han dividido a la industria de las telecomunicaciones en dos: los operadores dominantes se muestran generalmente hostiles a los cambios, mientras que sus competidores se manifiestan por lo general partidarios de la reforma.

Los esfuerzos serios para abrir los mercados históricamente dominados por un único monopolio telefónico nacional en cada país comenzaron en 1998. Desde entonces, se han aplicado para el logro de este objetivo numerosas leyes, todas ellas inspiradas por el propósito de eliminar obstáculos a la libre competencia y derribar las barreras y diferencias entre naciones. Pero no han resultado lo suficientemente efectivas, como se espera argumente la comisaria europea de Telecomunicaciones, Viviane Reding, en apoyo de su propuesta de reforma.

Muchos antiguos monopolios continúan dominando mercados importantes y en rápido crecimiento -como el acceso de banda ancha a Internet-, apoyándose para ello en el control que mantienen sobre sus infraestructuras de telecomunicaciones, desarrolladas en la mayor parte durante sus tiempos de monopolio y, por tanto, incomparablemente mayores que las de sus competidores. Por ello, uno de los objetivos de Reding es obligar a los operadores dominantes a llevar a cabo la separación funcional de sus servicios y operaciones de red si no permiten a sus competidores acceder en condiciones justas a sus infraestructuras.

Separación funcional entre servicios y operaciones de red
Los afectados argumentan que tal separación funcional tendría efectos negativos no deseados. En este sentido, ETNO, cuerpo que agrupa a diversas compañías de telecomunicaciones europeas y la mayoría de cuyos miembros son antiguos monopolios nacionales, asegura que “aunque con ello se pretende promover la competencia, la separación obligada podría resultar en la re-creación de un monopolio ´de facto´ y desanimar a las empresas en la realización de inversiones arriesgadas para la creación de redes de acceso alternativas”.

Pero, por el contrario, los operadores que intentan competir con estas compañías históricas argumentan que tal separación funcional es imprescindible para la competencia. “Esta decisión de la Comisión resulta especialmente crítica. Diecisiete países de Europa están quedando atrasados en el desarrollo de la banda ancha porque no existe suficiente liberalización de la red del operador dominante. Europa podría ser hoy un líder mundial en penetración de banda ancha si los reguladores aplicaran la separación funcional para ayudar a la apertura de los mercados”, ha declarado en un comunicado ECTA (European Competitive Telecommunications Association.

Otra de las medidas de esta reforma que más controversia ha despertado es la que pretende resolver el problema surgido cuando diferentes países interpretan las leyes paneuropeas de manera distinta. Reding defiende la creación de una autoridad de telecomunicaciones de alcance europeo, que funcionaría bajo la supervisión de los reguladores de telecomunicaciones de los 27 países miembros y cuya misión sería asegurar que todos ellos siguen las mismas reglas. Las críticas a esta propuesta insisten en que una nueva agencia europea no serviría mas que para aumentar innecesariamente la burocracia.

Mayor flexibilidad para la explotación del espectro radioeléctrico
En cualquier caso, sería la reasignación de espectro radioeléctrico la medida incluida en la revisión que tendría un mayor impacto sobre los consumidores, según los analistas. En los próximos años habrá más espectro disponible como resultado del cambio de la televisión analógica a la digital. Y Reding quiere regular a nivel europeo la distribución de ese espacio radioeléctrico para asegurar la más amplia disponibilidad posible de servicios de Internet inalámbrica.

Se espera que Reding proponga una aproximación al problema del acceso al espectro flexible y adaptable a las necesidades del mercado, permitiendo a las empresas decidir cómo deberían utilizarse los recursos y reduciendo las barreras que limitan los derechos de acceso. Para conseguirlo, la Comisión quiere favorecer que los distintos agentes puedan comerciar con el espectro, así como introducir el concepto de “neutralidad de servicio”, que permitiría que cualquier frecuencia fuera utilizada para cualquier servicio, incluidos los de alto consumo de ancho de banda, como es la televisión móvil.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información