| Noticias | 15 NOV 2011

Ingenieros españoles trabajan en el primer supercomputador híbrido de CPUs y GPUs

Tags: Actualidad
Miembros del Barcelona Supercomputing Center colaboran con UE Mont-Blanc desarrollando el primer supercomputador con arquitectura híbrida CPUs Tegra 3 de ARM y GPUs de Nvidia.
Alfonso Casas

El sistema HPC que está siendo diseñado por el Centro de Supercomputación de Barcelona (BSC) demostrará cómo es posible obtener mejores ratios de eficiencia energética, entre 2 y 5 veces mejores, frente a los sistemas más eficientes que actualmente se desarrollan.
Para ello, el BSC tiene como principal objetivo de la investigación desarrollar un supercomputador híbrido con niveles de rendimiento del orden de la Exascale, a la vez que el sistema consuma 15 o 30 veces menos energía que las arquitecturas embebidas ya existentes.
El proyecto es conocido con el nombre de UE Mont-Blanc y pretende ofrecer avances en la siguiente generación de arquitectura HPC, desarrollando un conjunto de aplicaciones que aprovechen la eficiencia energética en sistema Exascale, mediante el uso de tecnologías móviles embebidas. Según comenta Alex Ramírez, líder del proyecto Mont-Blanc, “en la mayoría de los sistemas actuales, las CPUs son el componente que consume la mayor parte de energía, superando a menudo el 40% del total”. Ramírez destaca que en la arquitectura en la que están trabajando, la eficiencia energética se consigue gracias al uso de procesadores ARM utilizados habitualmente en dispositivos móviles, compaginados con las GPUs gráficas de Nvidia, con el fin de conseguir un aumento de eficiencia energética 10 veces mayor. En este sentido, Nvidia está codificando un nuevo kit de desarrollo de hardware y software para soportar la gran demanda de sistemas de este tipo.
El kit cuenta con un kit de hardware desarrollado por SECO, el cual cuenta con una CPU de cuatro núcleos correspondiente al Tegra 3, cuya arquitectura es de ARM, acelerado a su vez por una GPU discreta de Nvidia. Previsiblemente el sistema esté listo para la primera mitad del 2012, y soportará la arquitectura de cálculo paralelo de Nvidia conocida como CUDA. superordenador barcelona AMD Tegra
El nuevo proyecto Mont-Blanc está siendo coordinado por el Barcelona Supercomputing Center (BSC) y cuenta con un presupuesto de alrededor de 14 millones de euros, incluyendo más de 8 millones de euros financiados por la Comisión Europea. Los tres objetivos principales son:

- Desarrollar un prototipo HPC de eficiencia energética totalmente funcional utilizando tecnología embebida actualmente disponible de bajo consumo energético.

- Diseñar un sistema HPC de siguiente generación junto con un rango de tecnologías embebidas que permitan superar las limitaciones identificadas en el prototipo

- Desarrollar un portfolio de aplicaciones Exascale que puedan correr en esta nueva generación de sistemas HPC.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios