| Noticias | 16 JUN 2006

Los CIOs deben prepararse para una revolución en las TI antes de 2012

Según IDC, los responsables de TI corporativos tienen unos cinco años para prepararse para una fuerte ola de cambio tecnológico, en gran parte como una forma de adaptación a la economía global y que volverá locos a los CIOs desprevenidos.
CIO
Cualquier analista puede ver que el cambio se acerca rápidamente a todos los segmentos de tecnología, desde los centros de datos hasta el software y las telecomunicaciones, según John Gantz, Chier Research Officer de IDC.

Las primeras fases han llevado ya a algunas empresas a emprender transformaciones, desde la puesta en marcha de sistemas de comercio con acciones online, como ha sido el caso de Charles Schwab y Merrill Lynch, hasta la aparición de ofertas de líneas aéreas de bajo coste, como las de Southwest Airlines o la irlandesa Ryanair.

Hacia el año 2011 o 2012, estas tendencias se habrán hecho mucho más marcadas, forzando a las empresas a adaptarse a ellas o a desaparecer. Y, para evitar lo segundo, los CIOs serán responsables de gran parte de los proyectos que permitirán evitar lo segundo. En opinión de Gantz, para alcanzar el éxito será imprescindible que aprendan a predecir las consecuencias involuntarias del cambio tecnológico, en áreas tales como la convergencia, el software y la integración de la informática en cualquier ámbito de la realidad (pervasive computing).

<b>Convergencia entre Web y red telefónica</b>
En primer lugar, la convergencia de la World Wide Web y de la red telefónica creará una nueva dimensión que Gantz denomina “the great Internetwork” y que se extenderá más allá de los PCs de sobremesa y los teléfonos para introducirse en los coches y en otras plataformas móviles. Este fenómeno cambiará de manera radical la manera de hacer negocios dado que multiplicará el número de puntos de contacto del cliente, entendidos como transacciones de comercio vía Internet.

Desde el punto de vista de los CIOs, supondrá un importante desafío, dado que los sistemas empresariales llegarán mucho más allá del firewall de la empresa –de hecho, nunca se sabrá con total seguridad dónde están llegando en cada momento- y exigirán el soporte de demandas constantes, y no previsibles de manera precisa, de aplicaciones e información en tiempo real. Por lo que respecta al corazón de los sistemas del siglo XXI, Gantz predice que será la base de datos, creando paredes bastante flexibles y permeables entre departamentos.

Una segunda área fuente de disrupción será la revolución en el mundo del software, debida a tendencias como el desarrollo de código abierto, SOA (Service Oriented Architecture) y la convergencia de servicios del tipo de la barra de herramientas de Google y aplicaciones compuestas, como WebSphere de IBM o el software de SAP.

El sector en su totalidad cambiará de aspecto también a medida que algunas empresas vayan viéndose envueltas en oleadas de adquisiciones y otras cometan grandes errores, arriesgándose a que los usuarios finales acaben vetándolas por tomar decisiones que provoquen su rechazo.

Microsoft acaba de cometer un error de este tipo al anunciar que su sistema operativo Vista permitirá a los administradores de sistemas bloquear la posibilidad de que los usuarios copien datos en dispositivos de memoria USB, según Gantz. Aunque estos sticks representan realmente una amenaza para la seguridad de las redes, son ya una parte indispensable de la forma en que se trabaja y, por tanto, la decisión de Microsoft hará que los usuarios se sientan despojados de un “derecho”.

<b>Pervasive computing</b>
La tercera gran revolución será la informática “pervasiva” o penetrante, que supondrá la extensión de las tecnologías de la información y las telecomunicaciones más allá de las PDAs y de los reproductores de música. Edificios enteros serán añadidos a la Red, llegando a utilizarse sensores en cubos de basura y parkings para automatizar la recolección de desperdicios y agilizar el tráfico.

Hacia el año 20015, de acuerdo con las previsiones de Gantz, dejarán de aumentar las ventas de PCs, quedando en un nivel sostenido de 1.000 millones anuales. Sin embargo, se disparará la demanda de teléfonos, juegos, cámaras y handsets dotados de soporte de VoIP y GPS.

Todos estos cambios harán que los CIOs deban enfrentarse a la necesidad de soportar constantes explosiones del tráfico en red, gestionando al mismo tiempo una diversidad de dispositivos y el cambio en el sentido del grueso del tráfico de datos, dado que el extremo de la red se comunicará más con el centro que al contrario.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información