| Noticias | 19 ABR 2007

Los servicios gestionados, el área de mayor interés para las empresas

A pesar de que se trata de entidades procedentes de sectores muy diferentes, las empresas de los distintos sectores de nuestro país tienen, en lo referente a tecnología, necesidades muy similares. De hecho, incluso el sector público está apostando por reforzar la presencia de las TIC en España con objeto de acercarnos a los niveles del resto de Europa. Arrojar algo de luz a las necesidades de este segmento ha sido el objetivo principal de un estudio realizado por la consultora Equatium, junto con la asociación @asLAN.
Silvia Hernández
La consultora Equatium ha realizado un estudio sobre diez sectores verticales de la economía española en el que se han tomado datos específicos sobre adopción e implantación tecnológica. Concretamente, estos sectores son Sanidad, Seguridad, Educación, Transportes, Operadoras de Telecomunicaciones, Financiero, Industrial, Audivisual y Distribución Comercial.

El mayor interés destacado por el conjunto de entidades encuestadas se centra en los servicios gestionados, con un 27 por ciento de empresas interesadas en su evolución futura. En concreto, los servicios de comunicaciones, con un total de 588 empresas interesadas (27 por ciento dentro del grupo de servicios gestionados), se posicionan como primer área de interés. En segundo lugar aparecen los servicios de mantenimiento remoto de redes, con 521 entidades, lo que supone un 24 por ciento de este grupo de empresas. El tercer puesto es para la gestión de sistemas, con 327 entidades y un 18 por ciento. Por su parte, gestión de sistemas operativos engloba a 260 entidades que representan un 12 por ciento de este grupo de empresas. A continuación aparecen alojamiento o hosting y mensajería unificada con un 11 y un 8 por ciento, respectivamente.

Desde la perspectiva de adopción tecnológica actual en el área de servicios gestionados, el 44 por ciento de entidades manifiestan disponer de servicios de mantenimiento de hardware y software, si bien ésta es un área de preocupación constante. Como apartado menos activo, destacar que el 65 por ciento de organizaciones no disponen de comercio electrónico, mientras que el 55 por ciento de las mismas tienen un desconocimiento alto sobre soluciones de virtualización de recursos.

Otras áreas a tener en cuenta
Asimismo, como elementos destacables dentro de la convergencia IP, cabe citar el alto nivel adopción tecnológica en el uso de sistemas de almacenamiento, con un 50 por ciento de implantación en las organizaciones encuestadas. En este entorno, la tecnología menos implementada es el vídeo IP, con un 50 por ciento de entidades que reconocen no tener dispositivos de estas características. Por otra parte, en lo referente a banda ancha, más del 50 por ciento de empresas tienen instalada fibra óptica, mientras que el 60 por ciento de las mismas reconocen un nivel bajo de conocimiento de tecnologías como Wi-Max, MPLS o UMTS.

Así, respecto a las soluciones de movilidad, el 46 por ciento de las organizaciones accede remotamente a sus aplicaciones corporativas a través de Redes Privadas Virtuales (VPN), utilizando un 34 por ciento redes Wi-Fi en sus centros de trabajo. Además, el 69 por ciento reconoce tener un nivel de adopción tecnológica bajo en el uso de dispositivos de localización vía GPS.
En el apartado de seguridad, un 74 por ciento de entidades dispone de firewalls instalados, un 69 por ciento utiliza antivirus y un 60 por ciento antispam. El área menos desarrollada corresponde a gestión de identidades, con un 47 por ciento de organizaciones que no disponen de ninguna solución. Estos datos se complementan con que el 39 por ciento no cuentan con sistemas preventivos de detección de intrusos.

Una de las áreas del estudio se centra en la calidad de las relaciones que mantiene el proveedor de tecnología habitual con su cliente usuario final. En este sentido, y desde la perspectiva del cliente final hacia el proveedor de tecnología, el 73 por ciento manifiesta que sólo ?a veces? su proveedor TIC interpreta correctamente las necesidades de su organización, mientras que un 27 por ciento afirma que lo hace ?siempre?. Como resultado, un 69 por ciento de usuarios finales manifiesta un nivel de satisfacción medio cuando su empresa lleva a cabo un proyecto de inversión en TI, y sólo un 31 por ciento reconoce un nivel de satisfacción alto.

Conforme al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, de quien dependen los planes de desarrollo tecnológicos y de la Sociedad de la Información, se ha establecido un plan de acción por el cual se pretende alcanzar en 2010 una participación del sector de las TIC del 7,5 por ciento en el PIB español, equiparándose así con la media europea. Actualmente, los sectores de telecomunicaciones y servicios de la Sociedad de la Información suponen conjuntamente el 5,2 por ciento del PIB.

Para adoptar una perspectiva más amplia, este informe extrapola la posición de España al entorno de la OCDE del que forman parte actualmente treinta países. De acuerdo con los estudios publicados recientemente por este organismo, el crecimiento económico de varios años ha supuesto un impulso a la inversión en ciencia, tecnología e innovación. Así, y aunque el ritmo de crecimiento ha sido desigual en las principales regiones de la OCDE, la inversión empresarial ha aumentado y el gasto en el consumo ha repuntado en general.

Un elemento importante es la inversión en I+D, habiendo pasado, en el sector público, de representar el 0,63 por ciento al 0,68 por ciento del PIB en los últimos años. En este sentido, el gasto en esta partida ha aumentado progresivamente desde los 4.002 millones de euros de 2003 hasta los 8.123 de 2007. En total, un aumento acumulado del 103 por ciento en cinco años.

El reparto del gasto público en esta materia según el importe asignado corresponde, por orden de importancia, en primer lugar a la Investigación y Desarrollo técnico-industrial (con 2.147 millones de euros); apoyo a la innovación TI en Defensa (1.225 millones de euros); innovación tecnológica de telecomunicaciones (819 millones de euros); y a Investigación y Desarrollo de la Sociedad de la Información (688 millones de euros).
A pesar de este esfuerzo por parte del Estado, los resultados en España difieren de los de otros países de la Unión Europea.

De este modo, nos situamos junto con Italia, Estonia, Hungría, Malta y Eslovaquía en el grupo de países que han perdido terreno en el área de innovación tecnológica en 2006, según los estudios elaborados por la Comisión Europea. En el grupo de países líderes aparecen Finlandia, Suecia, Dinamarca o Alemania. Finalmente, la media comunitaria la forman Francia, Irlanda, Reino Unido, Países Bajos, Bélgica o Austria.

El Ejecutivo Comunitario ha advertido reiteradamente del riesgo de crecimiento económico que supone a largo plazo para España el retraso en innovación tecnológica, ya que únicamente dos factores han demostrado hasta el momento un buen comportamiento. Estos factores son las marcas registradas y el número de nuevos productos lanzados por las empresas al mercado, si bien su contribución positiva no es suficiente por sí sola para paliar esta situación en su conjunto.

La imagen de la situación actual conforme a los últimos datos publicados por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio en enero de 2007 muestra áreas concretas de mejora y compromisos que deben ser adquiridos por la economía en su conjunto, tanto en el sector público como privado.

A pesar de todo lo anterior, es destacable el inicio del ciclo de recuperación, habida cuenta de la penetración alcanzada en telefonía móvil, que supera a cierre del ejercicio 2006 el cien por cien de la población, con 46,5 millones de líneas operativas. También hay que remarcar la adopción de la banda ancha, habiendo alcanzado en 2006 los 6,7 millones, con una penetración del 14,7 por ciento.

Así pues, en 2007, el desarrollo económico público va a seguir incidiendo en las líneas maestras marcadas como objetivos de años anteriores, las políticas de gasto que contribuyen a aumentar la productividad total de los factores, como es el caso de I+D+I, infraestructuras, educación del capital humano y tecnológico, conformando éstas el eje central de actuación y ejecución presupuestaria para el desarrollo de la economía española.

Como conclusión, remarcar que este estudio destaca que los beneficios aportados po

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información