| Noticias | 09 MAY 2010

Nokia y Apple rompen los patrones del sector en los enfrentamientos por patentes (Análisis)

El enfrentamiento por infracción de patentes entre Nokia y Apple presenta algunas particularidades si se compara con los patrones habituales en los conflictos de este tipo dentro del sector tecnológico.
CIO

Ambas compañías han estado lanzándose acusaciones desde octubre, cuando Nokia acusó a Apple de infringir 10 de sus patentes con el iPhone. Apple contestó con otra demanda y Nokia presentó siete nuevas denuncias contra ella en enero. Después, las dos elevaron sus casos a la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos (ITC), donde ahora se encuentran pendientes.

El viernes, Nokia anunció que ha demandado a Apple una vez más, en esta ocasión por infringir cinco patentes más supuestamente de su propiedad con diversos productos, incluido el iPad 3G.

Cuando se analizan los mayores litigios del sector tecnológico a lo largo de los años, pueden detectarse dos patrones diferentes a los que suelen responder todos ellos. En uno de ellos, una compañía poco popular denuncia a un gigante tecnológico pidiendo una fuerte compensación en efectivo por el uso de innovaciones poco conocidas.

Un claro ejemplo de este patrón sería el caso de NTP contra el fabricante de los handhelds BlackBerry, Research In Motion (RIM), por varias patentes de tecnologías inalámbricas. Finalmente, RIM pagó 615 millones de dólares a NTP para zanjar el caso y evitar un requerimiento judicial sobre sus smartphones. También respondería a este tipo de enfrentamientos el más recientemente emprendido por una compañía llamada i4i contra Microsoft Office por una patente relacionada con XML.

Dos gigantes en disputa por una gran idea
El otro patrón, implica dos o más grandes marcas que se disputan una gran idea. Por ejemplo, TiVo y EchoStar llevan peleando desde hace años por una patente TiVoDVR, relacionada con la posibilidad de ver un programa y grabar otro al mismo tiempo. Otro enfrentamiento de este tipo sería la denuncia presentada en 1998 por Apple contra Microsoft, alegando que Windows robaba la idea de Apple de utilizar una interfaz gráfica de usuario en los ordenadores. Después, hizo su entrada en el caso Xerox, asegurando que la idea de tal interfaz GUI era suya.

Ejemplo más de este segundo tipo de enfrentamientos es la demanda presentada por Apple contra HTC, en la que acusa al fabricante de teléfonos Android de haber copiado varios aspectos de la interfaz de usuario del iPhone.

La guerra entre Apple y Nokia no encaja en ninguna de estas dos categorías. Ambos son nombres muy conocidos, luego no es la batalla de David contra Goliath. Pero, a diferencia de querellas como la de Apple con HTC, no se refiere a una gran innovación específica. Las dos empresas se enfrentan por todo tipo de patentes, desde tecnologías móviles e inalámbricas hasta técnicas de transmisión de datos y discurso, pasando por sistemas de ahorro de espacio.

Cada una acusa a la otra de haberle robado importantes ideas y necesita pagar por ello, pero ¿qué beneficio puede aportar esto a la innovación o al consumidor?

 

 

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información