| Noticias | 21 MAY 2008

Reino Unido quiere controlar los datos de todas las comunicaciones dentro de su territorio

Varios grupos de defensa de las libertades civiles y representantes de la industria de telecomunicaciones han puesto el grito en el cielo ante la sugerencia del gobierno de Reino Unido de realizar el seguimiento de todas y cada una de las llamadas telefónicas, correos electrónicos y visitas a sitios web realizadas en el país.
Marta Cabanillas
El gobierno británico está preparando una nueva legislación de telecomunicaciones que, según sus portavoces, resulta necesaria para afrontar los cambios en la forma en que nos comunicamos. Tales cambios pretenden responder a nuevos fenómenos, como el cada vez más frecuente uso del correo electrónico, la mensajería instantánea, los blogs y los sitios de redes sociales. “Estos cambios... minarán cada vez más nuestras actuales capacidades para obtener datos de comunicaciones y utilizarlos con el fin de proteger al público”, ha explicado un portavoz del ministerio del interior británico (Home Office).
Por eso, el gobierno considera conveniente actualizar la ley para permitir que las autoridades obtengan información sobre comunicaciones considerada esencial en el logro de objetivos de interés común, como la lucha contra el terrorismo y la investigación de crímenes en general. Entre las novedades incluidas en el borrador de la nueva ley se contempla la creación de una base de datos central que contenga información sobre las comunicaciones electrónicas de los ciudadanos, según medios locales.
Antes de finalizar el año, el gobierno británico facilitará nuevos detalles sobre sus planes al respecto.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información