| Artículos | 17 SEP 2007

Todo lo que debería saber sobre el próximo estándar Wi-Fi

CIO

El networking inalámbrico basado en los estándares 802.11, también conocido con el nombre comercial Wi-Fi, se ha convertido en algo común en los hogares y disfruta de una significativa y creciente presencia en las infraestructuras corporativas. Pero el estándar de mayor velocidad actualmente en uso, 802.11g, fue ratificado hace tiempo, en 2003, y resulta ya claramente insuficiente para soportar las demandas de ancho de banda requridas por las nuevas aplicaciones.

Por ejemplo, el streaming de vídeo –ya sea utilizado para la reproducción de una película en casa o para una sesión de videoconferencia en la empresa- es una proposición bastante arriesgada para 802.11g. Aunque los productos “g” tienen una velocidad máxima de rendimiento teórico de 54 Mbps, en la práctica soportan la mitad de este ancho de banda, o incluso menos, lo que resulta claramente insuficiente para el soporte de vídeo de calidad.

Hoy en día la mayoría de los productos de redes inalámbricas (WLAN- Wireless LAN) desplegados se basan en las especificaciones 802.11 b y g. La norma 802.11n constituye el siguiente paso, diseñado para elevar la velocidad de las WLAN de máximos teóricos de 600 Mbps. El estándar aún está pendiente de aprobación definitiva, pero ya existen diversos productos que cumplen con su primer borrador y alcanzan máximos de 300 Mbps. De hecho, la necesidad de productos de mayor ancho de banda es tan acuciante que Wi-Fi Alliance, encargada de probar y certificar la interoperatividad multifabricante Wi-Fi, ha creado un sello específico para garantizar la compatibilidad con el segundo borrador de 802.11n (802.11n Draft 2).

El rendimiento, ha sido uno de las principales desventajas tradicionales de las redes Wi-Fi frente a las redes Ethernet cableadas; así, en este momento, cuando Wi-Fi aún sólo puede ofrecer de manera estandarizada 54 Mbps, Ethernet sobre cable soporta ya 10 Gbps por segundo y está en camino el estándar a 100 Gbps. Pero no la única. La seguridad y el alcance también han representado importantes inconvenientes, actuando en muchos casos como inhibidores para un más amplio despliegue de Wi-Fi. Por eso, en 802.11n, además de al rendimiento, se ha prestado especial atención al incremento de la cobertura. En lo que respecta a la seguridad, el nuevo estándar no aportará nuevas capacidades, pero lo cierto es que las últimas generaciones de Wi-Fi ofrecían ya características avanzadas en este sentido.

A continuación se responde a diferentes preguntas que, sin duda, surgirán a muchos interesados en las nuevas posibilidades abiertas por 802.11n. Con estas respuestas, el usuario podrá hacerse una idea sobre lo que se puede esperar de 802.11n tanto en el hogar como en la empresa.

¿En qué se diferencia 802.11n de las actuales generaciones de Wi-Fi?
El estándar 802.11n utiliza algunas nuevas tecnologías y toma algunas características de otras ya existentes para dotar a Wi-Fi de mayor velocidad y alcance. Quizá entre las primeras la más destacable sea MIMO (Multiple Input, Multiple Output). Esta tecnología se basa en la utilización de varias antenas para transportar múltiples corrientes de datos de un lugar a otro. Algo que permite la transmisión de mayor cantidad de datos en el mismo período de tiempo; es decir, un aumento de velocidad. MIMO también constituye la clave para el aumento de cobertura –distancia a la que los datos pueden transmitirse- en la próxima generación de productos WLAN.

Una segunda tecnología incorporada en 802.11n y directamente ligada también al aumento del rendimiento es “channel bonding” (unión o emparejamiento de canales). Este sistema permite utilizar simultáneamente dos canales no-superpuestos como si de uno con el doble de capacidad se tratara para transmitir los datos a mayor velocidad. Tales canales deben ser adyacentes o contiguos. Utilizando esta tecnología es posible sumar el ancho de banda de dos canales de 20 MHz para conseguir un enlace wireless de 40 MHz.

En tercer lugar, 802.11n implementa una tecnología denominada agregación de paquete o “payload optimization", que, en términos sencillos, permite meter más datos en cada paquete transmitido.

¿Cuáles son los beneficios reales que 802.11n puede aportar?
Los usuarios percibirán dos cosas cuando empiecen a utilizar la nueva y mejorada tecnología inalámbrica: un aumento significativo en velocidad y el incremento de la cobertura de sus despliegues. Tanto Intel, que tiene un interés especial en el mercado 802.11n dado que fabrica chips para el equipamiento en él basado, como diferentes estudios independientes avalan que los aumentos en cobertura y velocidad prometidos por el nuevo estándar son ciertos.

Aunque, por supuesto, el aumento real del rendimiento se encuentra muy lejos del máximo teórico que 802.11n supuestamente puede proporcionar. No obstante, la mejora respecto a las generaciones Wi-Fi anteriores es más que considerable.

En concreto, los productos basados en el estándar 802.11g, que, como se ha dicho, apunta máximos teóricos de 54 Mbps, proporcionan velocidades típicas reales de entre 22 Mbps y 24 Mbps. Intel asegura haber comprobado que el equipamiento 802.11n puede proporcionar en el mundo real entre 100 Mbps y 140 Mbps. Unos resultados que han sido confirmados en unas pruebas realizadas por Computerworld en Estados Unidos sobre diversos productos Wi-Fi que implementan el segundo borrador –el más reciente- de la especificación 802.11n.

Por lo que respecta a la cobertura, es más difícil de cuantificar, dado que se ve afectada por una gran cantidad de variables, como las barreras físicas que pueden bloquear la señal. Sin embargo, en ésta área Intel afirma que el equipamiento 802.11n generalmente duplica el alcance del equipamiento 802.11n a cualquier velocidad, algo que también ha sido confirmado por Computerworld.

¿Cual será su lugar en el networking empresarial?
En el segmento de consumo, los usuarios compran cada vez más equipamiento basado en las versiones borrador de 802.11n, pero pocas empresas desplegarán productos hasta que el estándar haya sido completamente ratificado. De hecho, los suministradores orientados al segmento empresarial, como Cisco Systems, no suelen lanzar productos hasta que el estándar ha sido definitivamente publicado. No obstante, en este caso, la urgencia con que muchas organizaciones esperan soluciones de networking de alta velocidad ha hecho que algunos de ellos se lancen al mercado antes de que la tecnología haya sido totalmente definida, incluida la propia Cisco. De hecho, como se ha dicho, Imprimir Subir

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información