Finanzas | Noticias | 26 DIC 2014

Flash, SDS, dockers, infraestructuras hiperconvergentes... ¿cuáles son las próximas tendencias en almacenamiento?

Las tendencias tecnológicas están en continuo movimiento, y durante 2015 no van a detenerse, por ello Jay Kidd, Vicepresidente Sénior y Director General de Tecnología de NetApp, explica las claves esenciales que marcarán el almacenamiento.
Data_storage
CIO España

Para el directivo, el mundo alimentará con datos la próxima oleada de análisis empresariales relevantes. Internet de las cosas y el análisis de Big Data van ganando terreno. La adquisición de datos procedentes de objetos conectados junto con herramientas de análisis en segundo plano y de análisis en tiempo real cambiará la forma en que las empresas conectan con el mundo. Las empresas que han detectado que sus conjuntos de datos existentes no eran suficientes para obtener una percepción real ahora podrán compararse con conjuntos de datos del mundo real para optimizar los procesos de negocio y cambiar la experiencia de su cliente.

 

Además, el Flash transformará el futuro del almacenamiento para empresas. Dado que al menos un 80% de los datos seguirá residiendo en discos tradicionales, ya no tiene sentido la idea de un centro de datos all-flash. Los costes son importantes y, hacia el final de la década, los SSD más económicos llegarán a ser 10 veces más caros que los discos SATA más asequibles. La compresión y la deduplicación se aplican por igual al disco y al flash. Todas las arquitecturas de almacenamiento incorporarán el flash para servir los datos "en caliente". No obstante, los que decidan incluir solo el flash y no dispongan de ninguna integración con otras cabinas híbridas de flash y disco serán como ese deportivo guardado en el garaje: tunearlo puede ser divertido, pero no es el eficaz caballo de tiro de almacenamiento que requiere la tecnología.

 

El almacenamiento definido por software tenderá un puente entre los clouds públicos y privados. El SDS, con capacidad para implementarse en hardware de distintos proveedores y sus variadas posibilidades de automatización, se extenderá a implementaciones de cloud y creará una estructura de datos que abarque los clouds públicos y las instalaciones privadas. El SDS proporcionará un medio para que las aplicaciones puedan acceder a los datos de manera uniforme en los clouds, a la vez que simplifica los aspectos de la gestión de datos al mover las aplicaciones existentes al cloud. EL SDS para el almacenamiento de objetos abarcará los repositorios de objetos en el cloud y en las instalaciones.

 

Los clientes utilizarán el cloud de alguna forma, y optarán por trabajar con varios proveedores. La prevención de bloqueos, la influencia en las negociaciones o el simple deseo de elegir les llevará a buscar una cloud híbrida que no le cierre la puerta a ningún proveedor. Los proveedores de SaaS que no ofrezcan ningún método de extracción de datos lo van a tener difícil. Las capas de PaaS que solo se ejecuten en un cloud tendrán un uso reducido. Las tecnologías de software que se puedan poner en marcha en las instalaciones y en una serie de clouds tendrán una buena acogida entre los clientes con un buen planteamiento estratégico para su modelo tecnológico.

 

Los hipervisores serán sustituidos por los dockers como contenedor para las aplicaciones de escalado horizontal. Dado que las nuevas aplicaciones de SaaS o los casos prácticos empresariales a gran escala se escriben mediante el modelo de microservicios de escalado horizontal, los contenedores de aplicaciones de Docker han demostrado ser más eficientes en el aprovechamiento de los recursos que las máquinas virtuales con un sistema operativo completo. Los sistemas principales de coordinación de máquinas virtuales ya admiten Docker; además, en 2015 veremos la aparición de un ecosistema sólido para la gestión de datos y otros servicios relacionados.

 

Los productos HCI se están convirtiendo en el nuevo servidor informático con almacenamiento DAS. La informática tradicional de los centros de datos se compone de blades o cajas en racks con CPU dedicadas, memoria, conexiones de I/O y red, que ejecutan docenas de máquinas virtuales. A partir de 2015, el auge del almacenamiento de estado sólido, la creciente adopción de protocolos de red de acceso directo a memoria remota (RDMA) y las nuevas interconexiones comportarán un modelo informático en el que los núcleos, la memoria y el almacenamiento IOPS se integrarán en una estructura de baja latencia que hará que se comporten como un solo sistema en rack.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información