Finanzas | Noticias | 29 OCT 2017

Flexibilidad es la clave de Fidelity Investment para usar la nube híbrida

Uno de los principales bancos de inversión está evolucionando su estrategia de desarrollo de aplicaciones para adaptarse al futuro de la infraestructura.
Fidelity
Brandon Butler

Desde una perspectiva de infraestructura, Fidelity Investments utiliza una combinación de nube privada alojada en centros de datos de la empresa más múltiples plataformas de nube pública, lo que lleva a la pregunta de cómo administrar esta infraestructura híbrida.

Una de las claves es ser flexible, dicen Maria Azua Himmel, vicepresidenta sénior de sistemas distribuidos en el multinacional, una entidad que cuenta con más de 70 años de historia y 2.130 millones de dólares en activos bajo administración.

Azua está intentando implementar estrategias entre los desarrolladores de aplicaciones de Fidelity para garantizar que cuando se construyan nuevas aplicaciones puedan ejecutarse en casi cualquier entorno, ya sea una de las nubes públicas que utiliza la empresa o dentro de sus propios centros de datos. Para hacer esto, Azua aboga por el uso de contenedores de aplicaciones e infraestructura definida por software que se pueda controlar a través de interfaces de programación de aplicaciones (API), "la nube trata de automatización; se trata de la canalización de aplicaciones, la estandarización de procesos y la escala horizontal ".

La nube no es mágica

Azua afirma que, a pesar de la madurez del mercado de la nube, todavía hay conceptos erróneos al respecto, "muchos consumidores de nube esperan magia. Quieren pasar del código espagueti que no está bien definido a un mundo híbrido". La forma de escalar la mayoría de las aplicaciones tradicionales es usar servidores más grandes para aumentar la capacidad. Azua asegura que esta escalada hacia arriba es una forma ineficiente de crecer porque resulta en costos perpetuamente más altos, "si va a la nube, necesita ‘refactorizar’ su aplicación" y señala que el método preferido es escalar horizontalmente. Esto significa crear una serie de componentes de infraestructura que pueden aprovisionarse y administrarse a través de API y desarrollar aplicaciones en una arquitectura de microservicios. Una clave para esto es adoptar el enfoque de desarrollo de aplicaciones de 12 factores.

Adam Wiggins, uno de los fundadores de la popular plataforma de desarrollo de aplicaciones Heroku creó el ahora popular proceso de 12 factores. Los conceptos incluyen: declarar y aislar dependencias de la aplicación; tratar los servicios de back-end como recursos adjuntos; ejecutar la aplicación como uno o más servicios sin estado; permitiendo que las aplicaciones sean desechables, lo que significa que se pueden iniciar de forma rápida y con gracia; ofreciendo la máxima portabilidad de la aplicación en todos los entornos de ejecución; y mantener los entornos de desarrollo, puesta en escena y producción lo más similar posible.

Dentro de la línea de producción de desarrollo de aplicaciones de Fidelity

Entonces, ¿cómo hace Fidelity esto una realidad? Azua dice que la clave está en desarrollar aplicaciones que se ejecutan en un mundo de infraestructura definida por software. Las aplicaciones se escriben en marcos de microservicios, con sus dependencias delineadas y los requisitos de infraestructura subyacentes claramente definidos.

 

Fidelity no se ha estandarizado en una sola tecnología, sino que usa una variedad de herramientas para lograr esto. La compañía construye sus aplicaciones en contenedores Docker. Las aplicaciones que necesitan permanecer en las instalaciones de la empresa se ejecutan en una nube privada de OpenStack. Amazon Web Services y Microsoft Azure se utilizan para la nube pública. Fidelity utiliza una combinación de herramientas de administración nativas de la nube como CloudFormation para AWS, plantillas de Heat para OpenStack y Terraforms, que se ejecuta en entornos públicos y privados. Utiliza Cloud Foundry como una capa PaaS que abarca nubes públicas y privadas también.

Pero las herramientas que usa la empresa son irrelevantes, afirma Azua "el proceso triunfa sobre las herramientas". Las aplicaciones deben ser construidas de una cierta manera, y si lo son, no importa qué tecnología subyacente se utilice para ejecutarlas o gestionarlas, argumenta.

No existe una regla establecida para determinar dónde se ejecutará una aplicación, pero Azua dice que, en términos generales, si la aplicación funciona 24 horas al día, 7 días a la semana, Fidelity puede ejecutarla de manera más eficiente internamente en comparación con la nube pública. Para las cargas de trabajo a corto plazo o las que aumentan las necesidades de recursos de infraestructura, la nube pública es un lugar de aterrizaje más natural.

Pero eso no es para que los desarrolladores se preocupen. "La tubería de (desarrollo de aplicaciones) es tan importante", asegura, "si compila las aplicaciones de manera declarativa, entonces no deberíamos tener que preocuparnos sobre cuál es el entorno objetivo".

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información