Finanzas | Noticias | 27 MAR 2015

La antigua "policía" del código abierto ayuda ahora en su adopción por los negocios

El crecimiento del código abierto en el mundo de los negocios ha traído muchos cambios, pero pocos son tan sorprendentes como el giro de Black Duck Software.
seguridad perdida datos
Jon Gold, Network World (US)

Black Duck Software fue fundada en 2002 como compañía de software y consultoría que ayudaba a los negocios a mantener sus productos libre de programas “inconvenientemente licenciados”, es decir, de código abierto. Estos días, no obstante, Black Duck sostiene que su misión es ayudar a armonizar componentes de código abierto en proyectos, y mantener a las compañías libres de vulnerabilidades conocidas en librerías abiertas.

 

El vicepresidente ejecutivo y CTO Bill Ledingham ha comentado que cuando la compañía fue fundada, la idea era mantener el código abierto fuera por completo de los entornos corporativos. “Porque la última cosa que quieren que ocurra es que uno de sus desarrolladores vaya a la web, tome una pieza de software de código abierto, sin conocimiento del resto del equipo de dirección, incluya esta pieza de software y se descubra que tiene asociada una licencia GPL, o de utilización pública, que dice que hay que pasar todo el código base a la comunidad de código abierto”, ha afirmado.

 

Esto significa que, al principio, la compañía operó como una especie de policía que erradicaba el código abierto de cualquier entorno. “En realidad la noción original era mitigar el riesgo, buscar y encontrar esas malas licencias y erradicarlo del código base”, ha dicho.

 

Los tiempos, no obstante, han cambiado dramáticamente. Los beneficios de la utilización del código abierto, según Black Duck, están volviéndose cada vez más claros para los usuarios de los negocios, y más de un tercio de los programas utilizados en las empresas del Fortune 500, son de código abierto en la actualidad.

 

“Se ha visto una adopción cada vez mayor de la utilización del código abierto, por todas las ventajas que ofrece, reduciendo el coste de desarrollo, acelerando el tiempo de incorporación de nuevas funcionalidades, y el no tener que reinventar mucha infraestructura básica existente”, ha agregado Ledingham.

 

Parte de la razón para esto proviene de que los grandes negocios están cada vez más haciendo sus propios desarrollos internamente, lo que trae una presión adicional a los desarrolladores para que hagan su trabajo más rápido y con menor coste, según el presidente y CEO de Black Duck Lou Shipley. Google, dijo, emplea 21.000 desarrolladores, pero JPMorganChase emplea casi tantos, unos 19.000.

 

Shipley ha añadido que el futuro es brillante para la adopción del código abierto, con él en el corazón de muchas de las últimas tecnologías actuales. “Vemos un gran cambio, especialmente relacionado con el código abierto y la informática en la nube”, ha finalizado.  

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información