GOBIERNO TI | Artículos | 15 DIC 2010

Tiempo de prudencia

Tras haber acometido en los últimos tres años severas reducciones de costes los CIO avistan ahora un horizonte presupuestario algo más despejado en 2011
José M. López.
A pesar de que nuestro país aún está, a estas alturas, “escalando la montaña de la crisis” (como ha mencionado algún político, y a fe que desde luego es así), las expectativas presupuestarias para los departamentos de Tecnología españoles vienen a confirmar lo que, de algún modo, ya avanzábamos el año pasado por estas fechas: el descenso de los fondos económicos que las empresas están asignando a las áreas de tecnología (mantenimiento de operaciones TIC, inversiones en proyectos tecnológicos, servicios, personas…) lleva camino de sufrir un levísimo cambio de tendencia, esta vez –y para variar–, tendencia positiva.
Efectivamente, el año pasado ya preveíamos para los departamentos TIC españoles que, tras los sistemáticos, abultados –y notorios, a juzgar por las quejas de sus directivos– descensos de presupuesto sufridos durante los años que siguieron al estallido de la famosa crisis financiera, todo hacía indicar que estábamos llegando a una especie de “suelo” en las asignaciones presupuestarias con las que contarían en 2010. De hecho, incluso nos preguntábamos, a juzgar por determinados indicadores, si de hecho no estaríamos incluso cerca de un cierto punto de inflexión hacia perspectivas más halagüeñas.

¿Punto de inflexión? Aún no, pero sí incertidumbre
Pues bien, ese punto de inflexión no parece haber llegado, aunque al menos se puede decir (no está nada mal en estos tiempos) que la evolución de los fondos económicos destinados a las TIC será plana en 2011: si para el año pasado los CIO españoles estimaban que contarían en 2010 con un presupuesto de un 1,7% sobre la facturación de sus compañías, para el año que comienza la perspectiva sólo repunta levemente, hacia un 1,8%. Se sigue pensando, a pesar de ello, en la posibilidad de que pueda consolidarse esta inversión de tendencia –antes que cualquier atisbo de recuperación económica–, pero existen aún elevadas dosis de incertidumbre entre los responsables de tecnología sobre lo que les deparará el futuro, incluso el futuro inmediato.
Esta incertidumbre se refleja, entre otras cosas, en la enorme proporción de CIO que no son capaces de visualizar cambios en el presupuesto con el que contarán para 2011 (un 60% estiman que permanecerá inalterado el próximo año, mientras que en 2010 esta proporción era del 47%). Del mismo modo, crece la visión generalmente sombría de los directivos TIC sobre la marcha de sus empresas a lo largo del próximo año, y decrece el porcentaje de optimistas –y de radicalmente pesimistas, todo hay que decirlo– con respecto al año pasado.

Menos presión para reducir inversión, pero no se desbloquean proyectos
Alguna consecuencia debía tener este panorama: en cierto modo, las presiones que percibíamos en 2010 en las empresas, para que las áreas de tecnología redujesen sustancialmente sus porcentajes de inversión o CAPEX (entre un 1% y 5% en 2010) se relajarán sustancialmente en 2011; esto se percibirá con mayor claridad en las compañías más pequeñas, en las que el CAPEX va a suponer un 47% del total del presupuesto en TIC.
Sin embargo, ello no quiere decir que los proyectos tecnológicos se vayan a desbloquear en el próximo año. Así, en 2011 los costes directos dedicados a nuevos proyectos e iniciativas tecnológicas supondrán un 34% del total, mientras que el 66% restante se destinarán a partidas recurrentes (operaciones, soporte, mantenimientos…), aunque en este ámbito, las empresas de menor tamaño volverán a ser las más dinámicas.
Con respecto al comportamiento que esperamos tengan las partidas presupuestarias de gasto e inversión TIC en las empresas españolas para 2011, las conclusiones que hemos obtenido de nuestro análisis acerca de las expectativas del año son las siguientes:
Estabilidad en las partidas de gasto. De forma ligeramente diferente a lo que observábamos de 2009 a 2010, para el año próximo no prevemos grandes movimientos en el peso que tendrán algunas de las partidas presupuestarias más representativas de gasto de un departamento TIC promedio (mantenimientos, outsourcing, servicios contratados, Recursos Humanos, etc.); con una ligera bajada de importancia en el headcount y en el mantenimiento de infraestructuras.
Los proyectos de infraestructuras se seguirán contrayendo. En 2011, más empresas reducirán su presupuesto en infraestructuras en mayor o menor medida, aunque la seguridad permanece en la primera posición en cuanto a las partidas que con menor frecuencia sufrirán recortes, al contrario que el software de base y, significativamente, la virtualización, una vez desplegado el grueso de proyectos en las mayores compañías.
El software de business intelligence lidera expectativas. Al igual que en 2010,las compañías le darán este año una alta prioridad relativa a los proyectos relacionados con software de business intelligence, al menos en lo que respecta a la proporción de empresas que declaran sus intenciones de aumentar presupuestos en este ámbito.
Crece la voluntad de externalizar, aunque no los presupuestos. Aunque es un hecho que una gran parte de las empresas aumentarán el presupuesto dedicado al outsourcing de servicios tecnológicos, su impacto económico en las cuentas de las áreas TIC seguirá siendo –como también lo fue en 2010– limitado. Comienza a hacerse sentir la irrupción de los servicios cloud (aunque débilmente, en términos económicos), y, sorpresivamente, repunta la subcontratación de personal.
La seguridad no decae. Tal y como hemos venido observando año tras año, los servicios relacionados con la seguridad informática son los que con mayor frecuencia experimentarán algún aumento presupuestario en 2011, a juzgar por los planes de los CIO consultados. Otra partida que experimenta un importante incremento en las expectativas de aumento presupuestario son los servicios encaminados a la mejora del gobierno TIC, muy en relación con las demandas crecientes de control y eficiencia para los departamentos de tecnología.
En definitiva, a juzgar por las expectativas de los CIO españoles, se puede esperar más de lo mismo para el 2011, aunque existan rasgos que permiten pensar en un horizonte presupuestario más despejado para el año que comienza, una vez –todo hay que decirlo– que las áreas de tecnología han pasado los últimos tres años acometiendo intensos programas de reducción de costes internos, y en los que han dado un paso adelante en eficiencia y control.
Sin embargo, y a pesar de que se empiezan a ver reanudaciones de proyectos que quedaron cancelados en lo más duro de los recortes presupuestarios durante 2009 y 2010, nadie se atrevería a asegurar que esta levísima inversión de la tendencia vaya a consolidarse en un futuro próximo. Sigue siendo, por tanto, tiempo de prudencia.


En opinión de los CIO españoles,
su presupuesto TIC para 2011...
---------------------------------------------------
Seguro que se incrementará 4 %
Probablemente se incrementará 14 %
Permanecerá al mismo nivel 60 %
Probablemente decrecerá 8 %
Seguro que decrecerá 15 %


Valoración de los CIO españoles
sobr

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información