Industria y Utilities | Noticias | 11 FEB 2013

Disparidad de opiniones entre los clientes de Dell tras su privatización

Mientras algunos clientes se muestran satisfechos con la operación, otros creen que sigue sin despejar las dudas sobre el futuro de la compañía. Todos coinciden en que la clave estará en la forma en que se acometa el paso del mundo PC a los productos de mayor margen de beneficios, principalmente orientados al entorno empresarial.
Dell Logo
CIO

La operación de privatización de Dell, encabezada por su propio fundador Michael Dell, sigue trayendo cola. Después de los comentarios de la industria sobre la operación (y la implicación de Microsoft en la misma) y la visión de los analistas sobre la operación, ahora son los clientes los que hablan sobre este ambicioso movimiento.

 

La decisión de Dell de abandonar la Bolsa y convertirse en una sociedad privada ha provocado reacciones diversas de los clientes de la compañía, que están vigilando de cerca los acontecimientos que están por venir en la empresa norteamericana.

 

Algunos de los clientes de Dell piensan que la privatización es una buena idea, mientras que otros están a la espera de conocer más detalles en torno a la dirección que tomará la empresa en los próximos meses. Un tercer tipo de clientes también tienen preguntas sobre el destino del segmento PC ya que la empresa persigue productos de margen mayor, principalmente dirigidos al entorno corporativo, y sobre el impacto de la operación en el servicio y apoyo que Dell presta a sus usuarios.

 

Dell salió del mercado bursátil cuando Michael Dell y el fondo de inversión Silver Lake compraran la empresa por 24.400 millones. La operación incluye un préstamo de 2.000 millones de dólares por parte de Microsoft, además del apoyo de los principales financiadores de Dell como son Bank of America, Merrill Lynch, Barclays, Credit Suisse y RBC Capital Markets.

 

Un analista de Ovum afirmó que los CIO deben evaluar los riesgos involucrados en la nueva situación de Dell y tener planes alternativos para la adquisición de productos en caso de que la compañía lleve a cabo un "radical" cambio en su estrategia de hardware, software y servicios. Y es que la compañía lleva años tratando de deshacerse de su reputación de ser una compañía exclusiva de PC.

 

"El volverse privada traerá consigo que las estrategias de Dell sean considerablemente menos transparente de lo que son hoy. Si los CIO están preocupados por la longevidad de determinados productos o servicios de Dell, tienen que plantearse estas cuestiones con la dirección y bloquear por contrato el apoyo y soporte que necesiten", explica el analista.

 

No en vano, después del anuncio de Dell, Hewlett-Packard lanzó una campaña para llevarse a los clientes descontentos o temerosos de la nueva Dell. Sin embargo, Dell está bien financiada y tiene la intención de cumplir con sus obligaciones, explicó Roger Kay, presidente de Endpoint Technologies Associates.

 

Mensaje oficial de tranquilidad

En una carta publicada la pasada semana, el CEO de Dell trató de tranquilizar a los clientes en tanto que seguiría ofreciendo una "experiencia del cliente fantástica" bajo la nueva propuesta y que la medida ayudará a la compañía acelerar el crecimiento y la innovación.

 

"Nuestro liderazgo y nuestra ejecución estratégica han sido consistentes. Hemos construido un portafolio integral para ayudar a las empresas y consumidores a tener éxito. Seguro, fácil de manejar y de extremo a extremo: desde soluciones desde la nube o el centro de datos a los dispositivos personales, todos ellos permanecen en el centro de nuestra propuesta de valor”, escribió Michael Dell en la carta.

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información