Industria y Utilities | Noticias | 05 NOV 2013

Indra y Aena ayudan con la implantación de las nuevas versiones SACTA

El desarrollo tecnológico y la automatización del sistema de navegación aérea han llevado a la creación de distintos sistemas para el control del tráfico aéreo.
IAG
CIO

Actualmente Indra y Aena, con la ayuda de Intel y sus procesadores Xeon, están trabajando en la implementación de las nuevas versiones de SACTA. El Sistema Automatizado de Control de Tránsito Aéreo (SACTA), propiedad de Aena y con una tecnología cien por cien española, ha servido de base a Indra para desarrollar sistemas de control para otros países por su fabricante. Su desarrollo ha sido clave por su carácter innovador, su visión de futuro y el apoyo institucional a la hora de promocionar esta tecnología.
Este sistema permite la integración de todos los centros de control de ruta y aproximación españoles para que manejen datos coherentes y funcionen de manera fácil y coordinada. También busca la homogeneización a escala nacional, con el objetivo de incrementar la capacidad de control de tráfico con la máxima seguridad posible.
La versión operativa en funcionamiento es la SACTA V.3, aunque a día de hoy se están desarrollando nuevas versiones, que responde sobre todo a una gestión eficiente del control aéreo y los requisitos de seguridad y comunicación que establece la Comisión Europea, con el objetivo último de poco a poco confeccionar el Cielo Único Europeo, un programa que ya se está desarrollando. Ahora un avión que atraviesa Europa puede pasar por trece espacios aéreos y sistemas diferentes, controlados por distintas naciones y tecnologías para realizar el paso de uno a otro. Esto supone beneficios en el cálculo de rutas, en la gestión de afluencia, reducción en la complejidad en el control, disminución de los retrasos y un nivel de seguridad muy alto que da respuesta a unos criterios cada día más estrictos.
Para cambiar a la nueva versión SACTA se contrató a una consultora externa que valoró los procesadores Intel Xeon para poder dar cobertura a las altas necesidades tecnológicas que se requieren hoy y se requerirán en los próximos 10 años, ante una evolución necesaria en el control aéreo mundial. Virtualización, rendimiento, variedad de lenguajes de programación, compilaciones, flexibilidad, adaptación al total de fabricantes de hardware, menores costes por eficacia en la reducción del espacio físico, ahorro energético directo en las instalaciones, son los motivos que han llevado a elegir los procesadores Intel Xeon. De entre todos éstos cabe destacar aparte las razones de seguridad. La propia actividad de control aérea es calificada como high-high risk, por las consecuencias que podría provocar un pequeño fallo. Estos procesadores ofrecen una plataforma robusta y resistente a la vulnerabilidad, con características de seguridad integradas en el propio hardware de los procesadores.
La implementación de la tecnología Intel Xeon supondrá la instalación de 1.000 CPUs en 280 servidores y 2.000 CPUs en 500 workstation.
Otra de las evoluciones que traerá SACTA es la innovación en las CWP de los controladores. Un diseño de Indra valorado sobre todo por su ergonomía al tratarse de una única pieza contando además con pantallas táctiles, que facilitarán la labor y eficacia del controlador.
En el ámbito internacional, Indra ha desarrollado sistemas de control de tráfico, y que se ha adaptado a más de 1000 instalaciones en centros de control de 140 países. 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información