Industria y Utilities | Noticias | 12 JUL 2013

¿Por qué hay que preocuparse del multicloud?

Una nueva palabra de moda, un viejo problema envuelto en nueva tecnología.
TodoEnCloud
David Linthicum, Infoworld

La utilización de plataformas basadas en la nube continúa evolucionando en formatos más complejos. ¿Por qué?  El mundo de los negocios demanda ahora una mezcla de muchos de los mejores servicios disponibles en la nube para crear la solución óptima.  La respuesta es el nuevo concepto llamado multicloud o nube múltiple.
¿Qué es multicloud?  Es más complejo que una nube híbrida, que es típicamente un aparejamiento de nube privada y pública.  Multicloud añade más nubes a la mezcla, quizá dos o más suministradores de IaaS públicas, un PaaS privado, sistemas de seguridad y gestión bajo demanda de nubes públicas, contabilidad en pago por uso privada… esta es la idea.
Aquí es donde nos han llevado en los últimos años, formando soluciones desde un intrincado conjunto de servicios de cloud computing, públicos y privados.  Esto es parecido a cuando pasamos a elaborar sistemas internos distribuidos en el pasado: integramos diferentes tecnologías para crear un sistema de gestión que cumpliera con nuestros requerimientos precisos.  Esto no es diferente, pero utilizando tecnologías basadas en la nube.
¿Por qué hay que preocuparse de todo esto?  Es mejor no entrar demasiado en la palabra de moda de “multicloud”.  Lo que es la clave es la arquitectura de cloud computing, que típicamente incorpora múltiples suministradores de cloud públicas y privadas. Estos días son escasos los proyectos que incorporan sólo uno o dos suministradores o tecnologías de cloud computing, lo más normal es que haya al menos media docena.
En esta realidad de multicloud, hay que tener en cuenta siempre estos conceptos:
-  Las multiclouds requieren mucho más detalle de seguridad y gestión, dada su complejidad y distribución.
-  Las multiclouds pueden tener problemas de adaptación, teniendo en cuenta el número de piezas que se mueven.
-  Las multiclouds añaden valor únicamente si elegimos a los suministradores adecuados, tanto bajo demanda o privados, para cumplir con nuestros requerimientos.
Es importante que recordemos las lecciones aprendidas cuando integramos complejos sistemas distribuidos. Necesitamos comprender que la integración trae complejidad, y que ésta hay que gestionarla. No haya sustituto a la gestión de la arquitectura y la planificación.  Lo haremos bien siempre que tengamos una visión disciplinada del “multicloud”.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información