MOVILIDAD | Noticias | 13 JUN 2012

Microsoft no quiere perjudicar a Windows 7 al promocionar Windows 8

Microsoft busca el equilibrio que permita promocionar Windows 8 sin perjudicar las ventas de Windows 7. La compañía intentará desarrollar campañas complementarias que sean positivas para ambos sistemas.
PCWORLD PROFESIONAL

Es el eterno hándicap de los desarrolladores de software por mantener su carrera evolutiva sin dañar su negocio real.

La dificultad de mantener este equilibrio ya se ha puesto de manifiesto en el TechEd que se celebra estos días en Estados Unidos y en el que los directivos de la compañía han basado todas sus intervenciones, ante unos 10.000 asistentes, en la necesidad de migrar ahora sus sistemas desde Windows XP a Windows 7.

Pero en la ponencia de la mañana, los directivos de Microsoft habían hecho un agresivo llamamiento para adoptar cuanto antes Windows 8 y  describieron Windows 7 como un sistema operativo diseñado antes de que se produjeran cambios claves en el mundo de la informática.

“Windows 8 es una apuesta totalmente nueva y un cambio generacional para Windows”, llegó a decir Antoine Leblond, vicepresidente corporativo de Windows Web Services. “Primero y más importante, Windows 8 es mejor Windows que Windows 7”.

Para Leblond, Windows 7 es el último producto de la línea de sistemas operativos que se inició con Windows 95, diseñado fundamentalmente para PCs de sobremesa que están siempre conectados a una fuente de alimentación y actúan como repositorio principal de contenidos, datos y aplicaciones de los usuarios.

Por otra parte, Windows 8 ha sido diseñado para un mundo móvil, con batería, y aplicaciones y contenidos que viven dispersos en gran variedad de Webs y deben estar siempre disponibles.

Preguntado sobre la forma en que había sido presentado Windows 7 en la sesión de la mañana, Erwin Visser, director del Windows Comercial Business Group, señaló en conferencia de prensa que Microsoft no quiere de ninguna forma que los clientes corporativos interrumpan sus migraciones desde XP a Windows 7. “En nuestras conversaciones con las empresas, no queremos desanimarlas a que adopten Windows 7”, aseguró.

Microsoft dejará de dar soporte a Windows XP en 2014 y, por tanto, migrar ahora a Windows 7 es la mejor decisión posible, aseguró el mismo directivo, añadiendo que Windows 8 coexistirá con Windows 7 en la empresa.

“Las inversiones que hagan ahora los clientes corporativos en Windows 7, en nuevas infraestructuras de hardware y aplicaciones, serán compatibles con Windows 8”, aseguró Visser.

Las empresas comprobarán que la migración de Windows 7 a Windows 8 será mucho más simple y barata que pasar de Windows XP a Windows 7, reconoció el propio directivo que lo explicó diciendo que los costes relativos a la adaptación de los PCs y otro hardware y las modificaciones de aplicaciones son mucho más importantes en ese caso.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información