MOVILIDAD | Artículos | 15 JUL 2011

¿Qué plataforma de movilidad es la mejor para mi empresa?

Al elegir una plataforma móvil, la dirección TIC debe evaluar muchos más aspectos que las especificaciones técnicas de los dispositivos, como, por ejemplo quién será su usuario
Diego Romero.
En plena guerra entre iOS y Android por dominar el mercado de movilidad, donde otros actores como operadores y fabricantes juegan un papel secundario, se enmarca el contexto en el que hoy los CIO deben tomar la difícil decisión de seleccionar la plataforma de movilidad adecuada a las necesidades de su empresa.

Intentar comparar las plataformas de Android e iOS parece fácil si sólo se analiza el dispositivo. No obstante, la dirección TIC de una organización u empresa debe evaluar muchos más aspectos que sólo el de las especificaciones técnicas de estos dispositivos.
Los defensores de Apple están en lo cierto cuando dicen que el iPhone tiene una pantalla táctil impresionante, que sus características multimedia son lo mejor y que su App Store tiene cientos de miles de apps disponibles. Esto es lógico, dado que le lleva mucho tiempo de ventaja al nuevo Android Market, pero también es cierto que la versión 3.0 de Android le ha sacado ventaja en lo que se refiere a multitarea y que Android sabe qué significa la palabra Flash.
En definitiva, hay argumentos válidos en defensa de ambas plataformas, pero en el ámbito empresarial el foco, en realidad, se encuentra en otros aspectos. Un aspecto que realmente debe evaluar la dirección TIC es saber quién será el usuario de la plataforma. Nadie puede dudar de que el iPhone sea un teléfono ideal para los directivos de la compañía, pero seguramente no se justifique para todos los perfiles de la empresa. En este caso, Android está basado en una plataforma completamente abierta, con el kernel de Linux y en código abierto, lo cual ha permitido que surjan infinidad de dispositivos con Android, tanto de gama alta como también dispositivos más modestos y económicos. Esto permite al CIO dar solución a todo tipo de necesidad con una sola plataforma tecnológica, aunque a la hora de programar, no es lo mismo hacerlo para un único dispositivo que pensando en que debe ser compatible con todos los dispositivos existentes en la empresa.
En el caso de que la empresa decida desarrollar aplicaciones propias de movilidad, plataformas con Windows Phone también se hacen interesantes, dada la cantidad de departamentos TIC que desarrollan en entorno Windows, y con equipos curtidos en .Net.
De la misma manera, Android es una opción interesante dado que es sólo necesario tener instalado Java, Eclipse y los SDK Starter Package y SDK Components de Android, por lo que si ya se tiene un equipo de desarrollo en Java, lograr que desarrollen aplicaciones de movilidad es relativamente fácil y sencillo.

Seguridad
Otro aspecto a tener en cuenta es el de la seguridad. Hasta la llegada de los móviles inteligentes, la seguridad de los dispositivos cubría solo lo que se refería al bloqueo para acceder, la inhabilitación de la tarjeta SIM y poco más. Pero ahora, perder un móvil, significa que puedan acceder a nuestro correo, a nuestro banco y, lo que es peor, a las interfaces de usuario del nuestras aplicaciones corporativas. Además, debemos incluir la proliferación de troyanos, malware y virus que creíamos que sólo existían en el ámbito de nuestro portátil o equipo de sobremesa.
Luego pensar en la seguridad en el ámbito de movilidad obliga al CIO a dividir esta problemática en tres niveles. El primero se refiere a la seguridad que brinda el propio sistema operativo. En este sentido, lo primero que hay que analizar es la capacidad de protección ante una pérdida del propio dispositivo. En general, todos los sistemas operativos bloquean el dispositivo, poseen la capacidad de limpieza remota (es decir, que se puede borrar todos los datos del teléfono, incluyendo el correo, contactos, etc.) y ayudan a su localización gracias a la integración con el GPS, utilizando aplicaciones disponibles en el mercado, para los casos de Android, Blackberry y Windows o descargándolo del Apps Store para IOS. Eso sí, todo esto es fantástico, siempre y cuando el dispositivo esté encendido y conectado a la red. En el caso de la localización, nadie explica cómo se le pide “al nuevo dueño” que te lo devuelva.
Un aspecto sensible en el que todos los sistemas operativos deberían hacer más hincapié es en el uso que hacen las aplicaciones de la información almacenada (contactos, ubicación física...). Android es el único que da una solución a la gestión de los privilegios de las aplicaciones al acceso a la información del dispositivo, habilitando la opción de que el usuario final sea quien autorice o no estos privilegios.
El segundo nivel a reflexionar está relacionado con la protección contra virus y malware. Naturalmente, las empresas que desarrollan y comercializan antivirus tienen sus versiones orientadas para dispositivos móviles con versiones para todos los sistemas operativos En este aspecto, llama la atención que iOS no tenga aplicaciones antivirus propias, con la excusa de que las restricciones de acceso a su App Store es suficiente para garantizar que no existen aplicaciones con código malicioso. Habrá que ver cuánto dura la ingenuidad de Apple en este aspecto.
Finalmente, el tercer nivel de seguridad que el CIO debe tener en cuenta es de la utilización del MDM (Mobile Device Management). Un MDM está diseñado para la gestión de los dispositivos de forma centralizada, lo que le permite a la dirección TIC inscribir en el entorno empresarial, configurar y actualizar ajustes de forma inalámbrica, supervisar el cumplimiento de las políticas corporativas e incluso bloquear y borrar de forma remota el dispositivo.
Aunque el mercado de MDM es relativamente nuevo, ya existen empresas que comercializan sus propios MDM, por lo que el CIO deberá también seleccionar aquel MDM que se adapte mejor a las necesidades de la empresa.
Cabe destacar que Vodafone ya está ofreciendo un servicio de gestión de dispositivos móviles a sus clientes empresariales mediante una solución basada en cloud computing que permite realizar tareas de administración de dispositivos, incluyendo las funcionalidades de seguridad.

Más opciones
Finalmente, la pregunta es saber si la decisión de plataforma debe cerrarse a dos posibilidades: iOS o Android. La respuesta es no, pero con matices. La posición de RIM en el mercado de smartphones con sus herramientas empresariales es indiscutible, y Blackberry ha evolucionado mucho y ya se acerca en funcionalidades a Android, aunque su interfaz no se esfuerza en gustar. En cambio, Windows, que posee el liderazgo absoluto en ordenadores de sobremesa y portátiles, tiene una versión para móvil que sigue sin convencer. Finalmente, la decisión de Nokia de romper con Symbian para irse a Windows, puede que no sea mortal para Symbian, pero habrá que ver si no cantan “tocado, casi hundido”.
En resumen, la evaluación de la plataforma va mucho más allá de una comparativa de productos, puesto que se deberá plantear todas las alternativas como un paquete completo, incluyendo fabricantes, operadores, software de terceros, seguridad, políticas corporativas y, fundamentalmente, con unos objetivos de la empresa claramente definidos.


Diego Romero es manager de Penteo.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información