OUTSOURCING | Noticias | 02 OCT 2012

Consejos para el desarrollo de una correcta estrategia Offshore

La externalización del desarrollo de software o Offshore es cada vez más común en las empresas, que encuentran ventajas económicas en este tipo de práctica. Sin embargo, es aconsejable seguir una serie de pautas para que dicha estrategia tenga éxito. Respetando siete sencillos consejos se puede triunfar en este ámbito.
Antonio R. García

El Offshore puede ser de gran ayuda a las empresas, sobre todo en su plano económico. Apostar por economías emergentes en las que los programadores y las instalaciones tienen un coste muy inferior puede ser muy positivo. Para que así sea, los siguientes siete consejo servirán de guía.

Lo primero es disponer de un estar preparado para el Offshore. En concreto, es muy importante disponer de un sistema y unos protocolos de comunicación adecuados, que permitan que la distancia no sea un problema. Las compañías deben establecer normas y sistemas que permitan compartir ideas, necesidades y toda la información necesaria.

En segundo lugar, es recomendable empezar desde abajo. A la hora de externalizar el desarrollo de software, las empresas no deben apostar por migrar todos sus sistemas, sino que deben ir trasfiriendo partes de sus necesidad de forma paulatina. Es importante ir ganando confianza con los responsables con los que se contacta, por lo que empezar con requerimientos básicos es fundamental.

El tercer consejo tiene que ver con el anterior. Al iniciar la apuesta por Offshore, una buena política es la de mantener un modelo híbrido, manteniendo parte del desarrollo dentro de la estructura de la empresa. En este sentido, se puede disponer de parte del personal en instalaciones cercanas a la actividad y otra parte en emplazamientos más alejados. De esta forma, se van desarrollando las políticas de comunicación del primer punto y se adquiere la confianza del segundo.

En cuarto lugar, es imprescindible mantener una gestión activa de las actividades. Las empresas no pueden eludir la responsabilidad de controlar y gestionar las actividades. La idea de que al contratar un servicio la otra parte se hace cargo de su desarrollo puede ser peligrosa y contraproducente para los intereses de las empresas que apuestan por el Offshore. Es fundamental controlar la gestión de las actividades.

Otra cuestión muy recomendable, el quinto punto, es invertir en formación ´in situ´. Aunque en un principio puede suponer una inversión importante, traer a los ingenieros a la organización para que la conozcan, sepan como funciona y aprendan los sistemas y mecanismos es un gran paso. De esta forma, las empresas aumentan las posibilidades de que se trabaje en función a sus métodos.

El sexto consejo, uno de los más importantes, es escoger al socio más indicado para el trabajo que se va a desarrollar. La apuesta Offshore se basa, en gran parte, en la confianza, por lo que la elección de un socio adecuado es fundamental. Hay que valorar los antecedentes, el grado de confianza y las características del socio antes de depositar tanta confianza en sus actividades.

Por último, pero no menos importante, también es muy importante fijarse en la zona horaria en la que desarrolla su trabajo el socio contratado. Esta decisión, que parece evidente, afecta a todos los puntos anteriores. Mantener una comunicación fluida es imposible si las zonas horarias entran en conflicto, por lo que este factor tiene que ser seriamente considerado antes de tomar una decisión sobre en quién confiar.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información