Sanidad | Noticias | 14 MAR 2017

Fracasa el proyecto de la clínica Anderson de usar Watson para mejorar la cura del cáncer

Parece que los fallos están relacionados con los proveedores y problemas de integraciónde sistemas.
Watson
Peter Sayer

Después de más de cuatro años y una inversión de 62 millones de dólares en el proyecto de Asesor Experto en Oncología, el Centro de Cáncer M.D. Anderson de la Universidad de Texas sigue buscando respuestas.

El fracaso de proyecto ha provocado la renuncia del presidente del centro oncológico, Ronald DePinho. La universidad publicó recientemente un informe de auditoría interna sobre los procesos de adquisición en los que se pagaron 40 millones a IBM y más de 21 a PwC para trabajar en el proyecto, casi todo sin aprobación de la junta directiva.

El informe señala que el alcance de su examen se limitaba a las prácticas de contratación y adquisiciones y a las cuestiones de cumplimiento y no abarcaba la gestión de proyectos y las actividades de desarrollo de sistemas. La auditoría "no debe interpretarse como una opinión sobre la base científica o las capacidades funcionales del sistema en su estado actual", porque un consultor externo está llevando a cabo un examen independiente de esos aspectos del proyecto.

El asesor de expertos en oncología tenía la intención de incluir literatura médica, opciones de tratamiento, datos de investigación y registros de pacientes, utilizando los algoritmos de aprendizaje de Watson de IBM para proporcionar asesoramiento clínico y ayudar a los oncólogos de la comunidad a proporcionar el mismo nivel de atención que los médicos del MD Anderson Centro del Cáncer. Eso nunca ocurrió.

El contrato con IBM se firmó en junio de 2012 y se amplió 12 veces. Sin embargo, a partir de septiembre de 2016, de acuerdo con la auditoría, "el sistema no está en uso clínico y no ha sido probado fuera de M. Anderson." IBM ha acordado con la universidad que el sistema "no está listo para el uso humano en investigación o clínica y su uso en el tratamiento de pacientes está prohibido”, según el informe de auditoría.

Por parte de IBM nadie quiso aclarar este tema,  pero dijeron al Wall Street Journal que el proyecto piloto inicial fue un éxito.

Parte del problema parece ser que M.D. Anderson cambió su antiguo sistema de registros médicos electrónicos, ClinicStation, por uno nuevo, Epic, en 2016, y Watson nunca aprendió a leer el nuevo formato de grabación. "La OEA no ha sido actualizada para integrarse con el sistema actual", señaló la auditoría.

El fracaso de la misión también llevó al proyecto a aumentar considerablemente su alcance. Inicialmente se centró en asesorar sobre el tratamiento de la leucemia del síndrome mielodisplásico (MDS), se amplió después de ocho meses para incluir cinco tipos adicionales de leucemia, y dos años más tarde para incluir el cáncer de pulmón. El trabajo de PwC para integrarlo con bases de datos clínicas y otras también se amplió como parte del Acelerador de Investigación Traslacional de M.D. Anderson, inicialmente conocido como Iniciativa de Grandes Datos (BDI).

El auditor enfocó la crítica en los procesos de cumplimiento. Se revisaron seis adquisiciones no competitivas por un total de 51,4 millones de dólares, encontrándose dos que no estaban formalmente justificadas y aprobadas como adquisiciones exclusivas no competitivas, una enmienda de contrato ejecutada correctamente y una orden de cambio que no fue firmada por una parte autorizada. El proyecto en su conjunto no siguió los procesos de gobierno de TI requeridos.

Respondiendo a la auditoría, el responsable Willam McRaven reconoció la conclusión del auditor de que los contratistas fueron pagados independientemente de si se había completado el alcance de trabajo contratado.

Sin embargo, escribió: "La naturaleza de la investigación y el desarrollo del proyecto llevó que se modificaran los objetivos metas y expectativas con el tiempo, a menudo haciendo discutibles los contratos originales en términos de las entregas especificadas. A medida en que los objetivos y las expectativas cambiaron con el tiempo, resulta imposible determinar si los objetivos revisados ​​fueron o no cumplidos”. M.D. Anderson debe mejorar sus sistemas para registrar las pruebas necesarias que justifiquen los pagos a los contratistas en proyectos que evolucionan con el tiempo, agregó.

La herramienta Watson Oncology de IBM está funcionando muy bien en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center en Nueva York.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información