Sanidad | Artículos | 15 JUL 2011

Hospital Universitario Gregorio Marañón

Con más de 400 años de historia, este centro se ha convertido en un referente tecnológico para el mundo de la sanidad
Juana Gandía.
El Hospital General Universitario Gregorio Marañón es una entidad pública perteneciente al Servicio Madrileño de Salud, que se reparte en varios edificios: el propio Gregorio Marañón, el Hospital Materno-Infantil Gregorio Marañón, el Instituto Provincial de Rehabilitación, el Instituto Oftálmico, los centros de especialidades de Moratalaz y Hermanos Sangro en Vallecas y el centro de Salud Mental de Retiro. 8.000 profesionales trabajan en este centro que ofrece todas las especialidades, con 54.000 altas, entre 850.000 y 900.000 consultas externas, alrededor de 260.000 urgencias y más de 37.000 intervenciones quirúrgicas.
Su entrada en el mundo de las nuevas tecnologías se remonta a la década de los 80, momento en el que comenzaron a implantar aplicaciones clásicas del sistema de información hospitalario, aplicaciones de tránsito administrativo del paciente, urgencia, archivo de historias clínicas… “Como ocurrió en esta época en el resto de los hospitales se trataba de aplicaciones que ofrecían mucha usabilidad y poca interoperabilidad; es decir, que funcionan y responden muy bien a características concretas y a procesos muy de detalle pero muy mal a la hora de compartir, interoperar o integrar”, explica Manuel Pérez Vallina, subdirector de Informática del centro hospitalario de Madrid. A partir de los 90, empiezan a introducirse aplicaciones un poco más integradas y, tras la puesta en marcha del traspaso de competencias “entramos en una marcha común con el resto de hospitales de la Comunidad de Madrid”, focalizando sus esfuerzos en el área materno-infantil que se convierte en la cuna de proyectos piloto que más tarde serían desplegados en el resto de los departamentos, como comenta Pérez Vallina. “Yo diría que a día de hoy, todo el hospital ya comparte aplicaciones y servicios. Para nosotros el complejo hospitalario es común”.

Migración a HP-HCIS
Las tres grandes áreas de actividad del Hospital son el PACS (Sistema de imagen médica radiológica), el Laboratorio y la Farmacia. Tres departamentos que estaban integrados con el antiguo HIS (Historia Clínica Electrónica) del centro y que actualmente se encuentran en proceso de migración para adaptase al nuevo HP-HCIS que han implementado. El antiguo HIS que tenían instalado venía de un desarrollo propio realizado a través de ICM (la Agencia de Informática y Comunicaciones de la Comunidad Madrid) y en enero de 2011 decidieron cambiar de sistema e implementar esta solución de HP, proyecto que forma parte de las acciones que realizan en coordinación con el Plan Athene@. “El antiguo HIS no presentaba obsolescencia funcional pero sí tecnológica. Ahora estamos en pleno proceso de transición y esperamos que el cambio se haga efectivo a finales de año. Para nosotros es un paso importante ya que se trata de un salto cualitativo de soluciones muy orientadas a problemas generales para ir a soluciones con un contenido más horizontal y coordinado. Este cambio de sistema nos va a permitir consolidar el desarrollo de todo el resto de iniciativas que tiene el centro”.

Infraestructura centralizada
La infraestructura de comunicaciones de este complejo hospitalario consta de una red para la conexión interna –una red troncal de Cisco Systems con protocolos de seguridad– y de una WAN que permite que todos los edificios estén conectados a través de fibra óptica. “Nuestra responsabilidad está en la LAN, mientras que la WAN es competencia de ICM (Informática de la Comunidad Madrid) en colaboración con la Dirección General de Sistemas de Información Sanitaria”.
Por otra parte, el core de su sistema de información reside en su centro de proceso de datos que se encuentra alojado en el propio Hospital Gregorio Marañón, mientras que la gestión de los sistemas se ha externalizado y ha pasado a manos de la empresa Satec, “aunque siempre mantenemos una persona interna que es la que dirige los procesos. El CPD está en el edificio del Marañón ya que nuestros requisitos de atención a los usuarios son muy demandantes. Tenemos pacientes en diferentes localizaciones como puede ser una consulta y los incidentes hay que resolverlos en tiempo real”.
Eficacia y eficiencia son conceptos clásicos asociados al mundo médico y esto también se traslada a las TIC. “Y en este sentido, están surgiendo conceptos muy interesantes como el pago por uso, la colaboración público-privada o cloud, tecnología esta última que aún tiene mucho que decir en el mundo sanitario”. Para Pérez Vallina, uno de los elementos más a tener en cuenta es la seguridad ya que “hay que proteger los derechos de los pacientes proporcionando la máxima información a los profesionales allá donde estén. Este es nuestro día a día, pero no somos un sector distinto en cuanto a la aplicación de las TIC. Y es por esto que cloud lo vemos con un gran futuro para toda la sociedad y, por supuesto, para el sector sanitario. Un ejemplo de cloud privada es nuestra Red Social para el Comité de Tumores que está fuera de las instalaciones del CPD, 'securizada', encriptada y cuyo acceso es ubicuo”.
La virtualización es otra tecnología que también se ha implementado en el centro de datos del hospital y que afecta sobre todo a los servidores. El proceso lo iniciaron hace dos años y medio y a día de hoy el 40% de su estructura está virtualizada.

La imagen es el gran cambio
Dentro de su infraestructura una de sus grandes apuestas es su red de almacenamiento que se remonta a 2005, año en el que apostaron por implementar una red SAN de EMC con servidores de Sun Microsystems (hoy Oracle), HP, EMC y Fujitsu Siemens (hoy Fujitsu Technologies). En cuanto a los gestores de bases de datos trabajan principalmente con Informix, si bien también disponen de soluciones de Oracle y Microsoft.
Actualmente, disponen de una capacidad de almacenamiento cercana a los 114 Teras ya que tienen que dar respuesta a las dos grandes tendencias por las que han apostado: la imagen estática (lo más clásico es la radiografía), y la imagen dinámica “en la que cada día trabajamos más. El mundo de la historia clínica en papel está desapareciendo lentamente y la única manera de documentar a los pacientes es disponer de la máxima información posible en imagen. La imagen médica no radiológica es uno de los grandes cambios que vamos a ver. El cambio real es tener la imagen disponible”.
De esta manera, y atendiendo a la importancia que se da a la imagen, el visor corporativo Horus ya empieza a estar disponible con imagen. “Ya hay algunos hospitales que han incluido la imagen, que han empezado a publicar sus imágenes para el visor corporativo que tiene la Dirección General de Sistemas. Esto es un gran cambio ya que no solo estás accediendo a tu imagen localmente sino que se accede a la imagen de la atención que se le ha brindado al paciente. La imagen médica es vital y exige grandes esfuerzos de inversión. Hoy, a los CIO se nos pide que nuestras inversiones consigan los mayores retornos y en un hospital retorno significa tener la mejor información con los recursos que has aplicado para que el profesional que tiene que dar la atención, sea un médico o personal de enfermería, pueda hacerlo en las mejores condiciones y con el máximo de informaci

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información