AAPP | Noticias | 28 FEB 2019

Tres desafíos para la digitalización del sector público

Las iniciativas digitales en el campo de la administración pública requieren de una especial preocupación por la seguridad, donde pueden surgir retos concretos.
portátil, ordenador, ejecutivo
Redacción

La introducción de iniciativas digitales es una de las prioridades de los CIO de la administración pública, con un creciente porcentaje de responsables de Ti que centran sus esfuerzos en la definición de este tipo de medidas. En Europa, el gobierno electrónico tiene un importante grado de implantación, con dos de cada tres servicios públicos ofrecidos ya por canales telemáticos

Sin embargo, la digitalización del sector público es especialmente sensible, dada la naturaleza de la misión de la administración, su alcance y su configuración. Desde la firma Capgemini reconocen tres elementos a tener en cuenta en la transformación tecnológica de los servicios públicos a nivel de seguridad.

Se trata de sectores críticos para la sociedad. La digitalización de elementos tan importantes para el conjunto de un país como el sistema de salud, el de justicia o las pensiones debe realizarse con especial cuidado hacia su protección. La administración pública maneja un elevado número de datos de los ciudadanos, además de tratarse de información especialmente sensible, que pueden acaparar el interés de posibles atacantes, así que debe garantizarse que resultan inviolables.

Hay todavía una cultura de seguridad heredada. En línea con tecnologías obsoletas que se siguen empleando por reticencia hacia el nuevo cambio, en la protección de los servicios públicos se detecta cierta falta de actualización —o de voluntad para modernizarse—. En un entorno que evoluciona rápidamente, anclarse en medidas o soluciones anticuadas, poco adaptadas a los nuevos estándares, es un riesgo importante en cualquier organización; más si se hace en temas de administración gubernamental. 

En relación al anterior, hay dos aspectos concretos en los que esta reticencia al cambio se percibe especialmente: la adopción de la nube y de productos y servicios de código abierto. La asimilación de herramientas digitales a veces se ve dificultada por esta renuencia. Además, su trabajo no siempre se encarga a profesionales cualificados o a los especialistas mejor formados para su manejo. 

Ante esto, desde Capgemini se aboga por un enfoque combinado, en el que a la introducción de tecnología se acompañe con la gestión del factor cultural. En este sentido, proponen tres pasos: educar a la fuerza laboral, automatizar los procesos y monitorizar las aplicaciones y el nivel de progreso en seguridad.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios