Reportaje
Especial Administraciones Públicas 2023

Los frutos de la Administración Digital en España comienzan a recogerse

Tres perspectivas y un único propósito: tomar el pulso a la administración digital en España. Representantes institucionales relatan para CIO cómo está siendo el avance en materia de transformación digital en los órganos gubernamentales nacionales.

AAPP digital

El futuro de las administraciones públicas españolas se está diseñando en el presente. Tecnología mediante, los órganos gubernamentales nacionales se asoman al mañana más innovador sin perder de vista su vocación de servicio público. En este sentido no es de extrañar que a la hora de reimaginar el futuro de la Administración digital, el concepto que impere en todas y cada una de sus esferas sea antropocentrismo. La doctrina sofista que sitúa al ser humano como centro del universo sirve de inspiración a la hora de confeccionar las hojas de ruta y estrategias de las instituciones públicas en materia de digitalización; y es que si algo tienen claro los funcionarios públicos, es que el ciudadano tiene que ser el epicentro de cualquier política pública.

Tres perspectivas y un único propósito sirven como punto de partida de un reportaje que aspira a tomar el pulso a la administración digital en España. Representantes institucionales de la administración general, regional y local relatan para CIO España cómo está siendo el avance en materia de transformación digital en los órganos gubernamentales nacionales. Así han hablado José Ignacio Santillana Montal, director de Servicios y Sistemas de Información de la Gerencia de la Presidencia y Economía en el Ayuntamiento de Barcelona; Elena Gutiérrez García, gerente adjunta de la Gerencia Informática de la Seguridad Social; Javier Martínez Gilabert, director general de Informática y Transformación Digital de la Consejería de Economía, Hacienda y Administración Digital de la Región de Murcia, y José Benedito Agramunt, jefe del Servicio de Informática y Administración Electrónica de la Diputación de Valencia.

 

De la teoría a la práctica: estrategias de digitalización

El gobierno digital ha pasado de ser una mera ensoñación a una realidad, en parte, por la aceleración irrefrenable de la pandemia desatada por la Covid-19. En la actualidad, las administraciones públicas están redoblando sus esfuerzos en la modernización de infraestructuras, procesos y servicios con el fin de avanzar hacia una sociedad sustancialmente digital. Sin embargo, en este sendero, un roadmap alineado con las necesidades de la población civil que guíe a las administraciones a buen puerto es esencial. Así, a la hora de trasladar la teoría a la práctica, los portavoces coinciden en “acercar los servicios públicos al ciudadano mediante las capacidades que brinda la tecnología sin perder el foco en las personas”. Una vez más, insisten en la importancia de una perspectiva humanista.

El plan de digitalización de las administraciones públicas, arranca Santillana Montal de manera generalizada, persigue los siguientes objetivos: “servicios digitales, accesibles, eficientes, seguros y fiables”. Para lograrlo, continúa, dicha estrategia debe contar con un propósito principal que es el de “desarrollar servicios públicos digitales más inclusivos, eficientes, personalizados, proactivos y de calidad para la ciudadanía”. Esto implica indiscutiblemente que “los procedimientos internos de la administración también se digitalicen previa optimización”.

En concreto, Gutiérrez, gerente adjunta de la Gerencia Informática de la Seguridad Social, detalla el plan de digitalización que están acometiendo en el seno de la organización que capitanea. En concreto, apunta, su plan de acción pivota sobre tres ejes. El primero de ellos está relacionado con la transformación, de manera específica, “con la migración de esos sistemas legacy más antiguos a nuevos sistemas que permitan modernas arquitecturas para ofrecer servicios más rápidos, más ágiles y en sintonía con los requerimientos de la ciudadanía”. La siguiente pata de transformación se apoya en los servicios digitales. Es decir, “una vez que con el anterior eje hemos conseguido disponer de nuevas arquitecturas, impulsaremos la cartera de servicios digitales que nos permita dar respuestas a los ciudadanos”. El último eje tiene que ver con el talento, con las competencias digitales de los empleados públicos. “Tenemos un proyecto abierto en esta línea que nos permite incrementar esas competencias para adaptarse a la necesidad de las nuevas tecnologías actuales”.

 

"España está a la cabeza de la administración digital en Europa. Lo único que, quizás, queda por hacer es reestructurar el funcionamiento de las AAPP para extraer una ventaja de esos servicios públicos"

 

José Benedito Agramunt

 

José Benedito Agramunt, jefe del Servicio de Informática y Administración Electrónica de la Diputación de Valencia.

 

Grado de madurez

El impulso de las administraciones españolas en materia de digitalización es notable, de hecho, están cada vez más cerca de cumplir con el objetivo de posicionarse como  referente europeo de innovación y gestión de servicios públicos digitales. En este sentido, todos los portavoces defienden al unísono y con vehemencia el alto grado de madurez digital con el que cuenta España, independientemente del ámbito competencial de la administración pública.

El grado de madurez, señala el portavoz del Ayuntamiento de Barcelona, “se mide a partir de la combinación de dos dimensiones diferentes, pero que están relacionadas”. La primera es la intensidad digital, que hace referencia a las iniciativas tecnológicas en las que una entidad invierte para transformar su gestión operativa y aumentar su eficiencia y competitividad. “Así, la intensidad digital es la suma de todas las herramientas digitales que la organización tiene a su disposición y cómo las utiliza”. La segunda es la intensidad de la gestión de la transformación, es decir, “la creación de la capacidad de liderazgo esencial para impulsar la transformación digital”. Y en este sentido, dice, el consistorio barcelonés cumple con las expectativas.

 

"La digitalización avanza muy rápido, y las AAPP a veces no lo somos tanto. La empresa privada es más flexible y ági, debemos adaptarnos y caminar en esa línea"

 

Javier Martínez Gilabert

 

Javier Martínez Gilabert, director general de Informática y Transformación Digital de la Consejería de Economía, Hacienda y Administración Digital de la Región de Murcia.

 

Benedito Agramunt, jefe del Servicio de Informática y Administración Electrónica de la Diputación de Valencia, defiende que, más allá de las fronteras de la organización local a la que pertenece, “España está a la cabeza de la administración digital en Europa. Junto a ella, también lo estamos las administraciones locales. Los servicios públicos a los ciudadanos están modernizados en gran medida; quizás, lo único que queda por hacer es reestructurar el funcionamiento de las administraciones para extraer una gran ventaja de esos servicios públicos”.

 

Desafíos a encarar

El camino hasta aquí, reconocen, no ha sido, fácil; y aún a día de hoy, todavía existen obstáculos que sortear y desafíos a los que plantar cara. Uno de ellos, manifiestan los representantes de la Región de Murcia y de la Diputación de Valencia, tiene que ver con la barrera burocrática. “La digitalización avanza muy rápido, y las administraciones públicas a veces no lo somos tanto”, asevera Martínez Gilabert. “La empresa privada es más flexible y más ágil que nosotros, por lo que debemos adaptarnos y caminar en esa línea para ser más competitivos”. Además, prosigue, “las administraciones seguimos teniendo un parque de aplicaciones relativamente obsoleto, tenemos que modernizarlo y apostar por el talento cualificado”. Una visión con la que coincide Gutiérrez. “El mayor desafío que tenemos no tiene que ver en esta ocasión tanto con la ciudadanía, sino con la migración de todos los sistemas legacy que tenemos dentro de la organización. Es una cuestión que nos va a aportar agilidad y rapidez en los procesos y trámites”.

 

"El mayor desafío que tenemos no tiene que ver tanto con la ciudadanía, sino con la migración de los sistemas legacy que tenemos dentro de las administraciones públicas"

 

Elena Gutiérrez García

 

Elena Gutiérrez García, gerenta adjunta de la Gerencia de Informática de la Seguridad Social.

 

Por otro lado, Santillana Montal incide en poner el acento en desterrar la exclusión digital. “Nos encontramos en una nueva etapa denominada cuarta revolución industrial, caracterizada evidentemente por el auge de la tecnología”. Sin embargo, comenta, “no debemos olvidar que el uso de la tecnología también conlleva riesgos asociados, como es el caso del tecnosolucionismo, es decir, fiarlo todo a las soluciones tecnológicas”. Este es, dice, “un concepto central de las ciudades inteligentes que, además, presupone que la aplicación de la tecnología en las ciudades será intrínsecamente positiva”. En este sentido, “vista la sociedad actual, el reto en materia de digitalización es el potencial diseño de una sociedad más justa e inclusiva que evite la exclusión digital”.

 

“Vista la sociedad actual, el gran reto de la Administración en materia de digitalización es el potencial diseño de una sociedad más justa e inclusiva. La exclusión digital debe situarse en el foco para ponerle solución”

 

José Ignacio Santillana Montal

 

José Ignacio Santillana Montal, director de Servicios y Sistemas de Información de la Gerencia de la Presidencia y Economía en el Ayuntamiento de Barcelona.

 

Tecnologías de vanguardia

Entrando en materia tecnológica, concretamente al hablar sobre tecnologías punteras que liderarán esa transformación digital de las organizaciones, los funcionarios públicos vuelven a coincidir en tres aspectos. La inteligencia artificial, el cloud y el big data reinan entre las estrategias de digitalización de las administraciones públicas españolas. En lo relativo a proyectos, irrumpe Gutiérrez, continúan sobresaliendo aquellas iniciativas que giran en torno al desarrollo de la atención al ciudadano.

A modo de ejemplo, Santillana Montal cuenta cómo mediante la iniciativa Agentes TIC, el Ayuntamiento de Barcelona asesora y acompaña a la ciudadanía poco habituada al uso de las nuevas tecnologías en gestiones administrativas como la solicitud de ayudas o el acceso a servicios. Por su parte, Martínez Gilabert ensalza la nueva Agencia de Transformación Digital de la Región de Murcia, “pionera a nivel nacional”. Se trata de un instrumento que aglutina todos los servicios de informática, de digitalización, en un único lugar. Una iniciativa que, asegura, “va a servir para ponernos a la vanguardia definitiva de las regiones”. En la Diputación de Valencia, tampoco se quedan atrás; de hecho, han puesto en marcha un proyecto en el ámbito rural destinado a construir una plataforma de blockchain que permita la implantación de tokens entre los ayuntamientos y los comercios.

 

Sea como fuere, lo cierto es que el esfuerzo tiene su recompensa, y las administraciones y los ciudadanos están empezando a recoger los frutos de la transformación digital en las instituciones públicas.



CASOS DE ÉXITO

Accede a nuestra publicación de canal

DealerWorld Digital

Documentos ComputerWorld