¿Son los jefes de producto realmente jefes de 'su' producto? Depende

Reflexionamos sobre dos aspectos en los que los jefes de producto son como los directores generales y otro en el que no. Y las funciones que desempeña cada rol.

jefe de producto
Créditos: Jo Szczepanska (Unsplash).

Se dice que cada empresa es ahora, al menos en parte, una empresa de software, lo que sin duda está cambiando el panorama de las TI. Como resultado, los jefes de producto (PM, las siglas de product manager) tienen más oportunidades y son más importantes que nunca. Sin embargo, a menudo se preguntan, desde el CIO hasta los técnicos del servicio de asistencia: ¿qué hace exactamente un jefe de producto?

La respuesta tradicional es que un jefe de producto es el responsable ejecutivo de su producto. Como todos los tópicos, éste es a la vez verdadero y falso. Veamos si podemos separar la realidad de la ficción.

 

Por qué los directores de producto no son directores generales

Por un lado, esta comparación es engañosa. En primer lugar, como director general, supervisas a todos los empleados; en última instancia, todos trabajan para ti (o para los accionistas si tu empresa cotiza en bolsa).

En cambio, como director general, muy pocas personas dependen de ti (o incluso están en tu línea de puntos en el organigrama). De hecho, pedir que sea de otra manera es una forma segura de quemar puentes, aislarse y no conseguir nada.

Como director general, la gente (generalmente) te sigue porque eres el gran jefe. Por supuesto, lo mejor es escuchar a tus empleados y explicarles tu forma de pensar, pero al fin y al cabo, tú estableces las reglas. Y si alguien no las sigue, estás facultado para enseñarle la puerta.

Esto es lo opuesto a la forma en que los jefes de producto ejercemos nuestro oficio. En lugar de tirar de rango, nos valemos de los datos. Citamos grupos de discusión e informes de uso y estudios de casos y pruebas A/B y clasificación de tarjetas. Vivimos y morimos gracias a los análisis y las métricas, no a las anécdotas ni a las molestias.

¿Qué aspecto tiene este principio en la práctica? Pensemos en la vez que Marissa Meyer, entonces jefa de producto de Google, ordenó 41 pruebas del color azul para ver cuál provocaba más clics. Puede que el enfoque de Meyer, basado en los números, sea extremo, pero incluso el principal diseñador de la empresa (que dijo que este modus operandi le llevó a dimitir) dijo que "no podía culpar a Google por esta dependencia de los datos". Es más, fíjate en lo que no hizo Meyer: no emitió órdenes. Emitió una solicitud de datos.

¿Pero qué pasa si no tienes datos? ¿O qué pasa si los datos que tienes son poco claros o incompletos? ¿O qué pasa si tu contrapunto de ingeniería es simplemente obstinado? Incluso en ese caso, un jefe de producto nunca apela a la autoridad. En estos casos, recurrimos a la confianza que hemos desarrollado con nuestros compañeros de trabajo. Sin nuestra tarjeta de presentación de datos, la única carta que nos queda es la de las relaciones que hemos construido.

Este recurso funciona porque si un PM hace su trabajo, todos los miembros del equipo saben que está incondicionalmente comprometido con su éxito, sin necesidad de que se le reconozca. Después de todo, a diferencia de un director general, un jefe de producto no tiene que preocuparse por el precio de las acciones de la empresa o por si TechCrunch ha cubierto el último comunicado de prensa de la empresa. La primera, la segunda y la tercera preocupación de un gerente son el producto, el producto y el producto.

 

Por qué los jefes de producto son directores generales

Por otro lado, un PM comparte varios rasgos centrales con un CEO. La primera es que ambos son responsables básicamente de todo. En concreto, son responsables de los resultados. Cualquiera que sea el resultado (un ciclo de actualización se está estancando; los costes de adquisición de clientes están aumentando; los clientes freemium no se están convirtiendo en clientes premium) tú eres el responsable.

Aunque otros tengan la culpa, el problema casi siempre tiene que ver con el producto. Y lo que implica al producto, implica al gestor de productos. De hecho, allí donde surgen los problemas, como una polilla a la luz, es donde entra un PM. Puede que no sea formalmente un miembro de otro equipo, pero su fracaso es tu fracaso. Al igual que un director general, su trabajo no se limita a un solo carril; su trabajo es resolver los problemas, independientemente de dónde.

Así, si el producto necesita más clientes, te ofreces a participar en demostraciones de ventas. Si los clientes existentes están presentando demasiados informes de errores, te ofreces a participar en la reunión diaria de ingeniería. El destino de los jefes de proyectos y de los directores generales es ser siempre los que paran la pelota.

Hay otra forma de pensar en las similitudes entre el jefe de proyectos y el director general: tanto para uno como para otro lo más importante es tomar decisiones. El director general decide el rumbo de la empresa, y el jefe de proyecto la dirección del producto. Por lo tanto, ambos dan una enorme importancia a la recopilación de información

De hecho, para tener éxito como director general, hay que estar excepcionalmente bien informado, no sólo sobre la empresa y el sector, sino también sobre la economía y la normativa. Lo mismo ocurre con un PM: para tener éxito, hay que estar bien informado no sólo sobre el producto, sino también sobre la pila tecnológica, la demografía de los clientes y los márgenes de beneficio. Al fin y al cabo, no puedes resolver un problema si no lo entiendes.

Piensa en el paralelismo de esta manera: no hay que consultar a un director general ni a un gerente sobre si el sitio web de la empresa utiliza Java. Pero ambos deben estar al tanto, para que puedan aportar las consideraciones generales que sólo ellos pueden ver.

 

Mi opinión

La cuestión de si un jefe de producto es un ejecutivo principal de su producto es más que académica. La respuesta revela mucho sobre sus silos organizativos, su compromiso con la colaboración y si da poder a aquellos cuya única misión es su éxito colectivo.

Claro, como jefe de producto, soy parcial, pero mi parcialidad surge de más de 20 años de experiencia en una variedad de empresas de software. He trabajado para startups; he trabajado para el establishment. He dirigido departamentos de investigación y he escrito código.

Y si hay un hilo conductor a lo largo de mi carrera, es éste: los mejores jefes de producto ofrecen lo mejor de ambos mundos. Su ingenio los hace prioritarios, mientras que su desinterés los hace indispensables.

Y si esos rasgos parecen deseables, entonces has dado con un segundo hilo conductor: la mejor formación para ser un jefe ejecutivo bien puede venir de ser un jefe de producto.

 



TE PUEDE INTERESAR...

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Partnerzones

Documentos ComputerWorld

ransomware lupa Whitepapers


Registro:

Eventos: