CLOUD | Noticias | 18 ABR 2018

Monitorizar la biodiversidad en tiempo real

Investigadores de la UPC, junto con científicos de Brasil y Australia obtienen las primeras imágenes y sonidos de un observatorio instalado en el Amazonas.
UPC
Redacción

El Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas (LAB) de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), dirigido por el investigador Michel André, junto con científicos de Brasil y Australia, han instalado en las reservas brasileñas de Mamirauá y Amanã los diez primeros sensores de monitoreo en tiempo real de la biodiversidad en el Amazonas. Enmarcada en el proyecto Providence, esta acción ayudará a combatir la extinción de especies en la selva tropical.

El proyecto Providence representa un paso importante en el conocimiento del Amazonas y en la conservación de su biodiversidad y es una iniciativa pionera en el mundo. La instalación de los diez primeros sensores inalámbricos, hace una semana, en el extremo sur de las Reservas Mamirauá y Amanã sirve para monitorizar constantemente la vida silvestre bajo la cubierta de la selva tropical. El equipo científico, que ya está recibiendo los primeros registros a tiempo real, está formado por elLaboratorio de Aplicaciones Bioacústicas (LAB) de la UPC, único equipo español, el Instituto de Desenvolvimento Sustentável Mamirauá y la Universidad Federal de Amazonas (UFAM), de Brasil, y la Commonwealth Scientific and Industrial Research Organisation (CSIRO), de Australia. Se trata de la primera fase de Providence, un proyecto financiado por la fundación norteamericana Gordon and Betty Moore.

Durante 12 días, un equipo de 30 personas, entre científicos y miembros de las comunidades indígenas locales, han estado instalando la red de sensores en las Reservas Mamirauá y Amanã, entre los ríos Amazonas y Japurá, en el estado de Amazonas. Entre todos, han comprobado que la tecnología funciona en una de las regiones más complejas del planeta, como son las selvas inundables del Amazonas. Con una superficie de más de 3,5 millones hectáreas, estas reservas son dos de las más grandes unidades de conservación del país y refugio para diferentes especies de fauna y flora, algunas de ellas autóctonas de la región. Los módulos de la tecnología Providence están equipados con cámaras y micrófonos que captan durante las 24 horas del día el movimiento y el comportamiento de los seres vivos que habitan en la selva.

El gran avance de esta tecnología es la capacidad para identificar especies de animales (aves, reptiles y mamíferos, y también delfines, peces e insectos) a través de la imagen y el sonido, y enviar automáticamente esta información (vía satélite, wi-fi o 3G) desde la reserva de Mamirauá a una base de datos localizada en el LAB, desde donde estarán disponibles para la sociedad. La idea es crear un observatorio de la biodiversidad en el Amazonas accesible para todos.

Ojos y oídos en la selva

El sistema está formado por dos módulos, de imagen y sonido, que operan al mismo tiempo para grabar e identificar especies de la fauna, y se alimentan con paneles de energía solar, gracias al clima cálido y húmedo del Amazonas. Los módulos de imagen son los "ojos" del sistema y están habilitados para filmar animales tanto a la luz del día como durante la noche (con la ayuda de lentes infrarrojas), e incluso en condiciones climáticas adversas, como en temporales. Para evitar consumos innecesarios, parte de los dispositivos de imágenes funcionan en estado semi-latente, es decir, se activan sólo cuando un animal se acerca.

Para garantizar la comunicación, las antenas se han instalado en los puntos altos de los árboles más grandes y transmiten información diversa (fotos, estudios o el nombre de la especie) a la base de datos. El sistema se completa con un módulo sonoro ubicado dentro de un lago "para registrar los sonidos de especies subacuáticas, como el delfín rosado y el tucuxi (otra especie de cetáceo)", afirma el investigador Michel André, director del Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas (LAB) de la UPC, responsable del proyecto Providence en España. 

Además, los módulos de sonido disponen de dos micrófonos, uno para frecuencias sonoras audibles para los seres humanos y el otro para el sonido que no capta el oído humano, como el producido por los murciélagos, así como de un hidrófono para el registro de delfines y peces. Los datos estarán disponibles on line en la plataforma http://projectprovidence.org .

Inteligencia artificial 

La identificación acústica de especies de animales se lleva a cabo mediante un sistema de inteligencia artificial, desarrollado por el LAB y utilizado originalmente para la monitorización de la contaminación acústica marina. En la fase actual, el sistema está entrenado para reconocer más de 30 especies de animales característicos de la fauna amazónica, como el jaguar, el delfín rosa y diferentes especies de monos.

En la siguiente fase del proyecto, se ampliará a un centenar el número de sensores de la red, a fin de hacer un seguimiento de toda la extensión de la Reserva Mamirauá, que se convertirá en la primera del mundo monitorizada constantemente. La tercera fase completará el proyecto con la instalación de un millar de nodos de sensores a lo largo de todo el Amazonas de Brasil y probablemente de otros países con territorios que tienen presencia en esta selva.

Las especies se están extinguiendo a un ritmo más rápido del que se necesita para poderlas catalogar, pero hacen falta evaluaciones precisas de su biodiversidad. La falta de inversiones, las dimensiones del Amazonas, que es la selva tropical más grande de la Tierra, y el escaso número de investigadores que trabajan en esta cuenca son algunos de los desafíos que han originado el proyecto Providence.

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios