Cloud Computing
Nube

¿Qué es la nube híbrida? Las ventajas de mezclar servicios privados y públicos

Cómo diseñar una nube híbrida que combine infraestructuras locales y de nube pública. Las definiciones de nube híbrida varían, pero esto es lo que significa para Amazon, Microsoft y Google.

Nube híbrida

Una nube híbrida es una plataforma informática construida a partir de componentes de nubes privadas y públicas. Una nube pública es lo que normalmente nos viene a la mente cuando hablamos de computación en nube: recursos de almacenamiento y computación ofrecidos por un proveedor a clientes que pagan en función de un contador y no tienen que preocuparse de aprovisionar y gestionar la infraestructura subyacente.

Uno de los inconvenientes de utilizar recursos de nube pública es que suelen ejecutarse en entornos virtualizados y los clientes comparten hardware y otros recursos. Como alternativa, un cliente podría crear él mismo una nube privada en sus propias intalaciones, ofreciendo el mismo tipo de acceso flexible a los recursos informáticos a los usuarios internos.

En este caso, el cliente tiene mucho más control para garantizar la seguridad, la privacidad de los datos y el acceso a los recursos informáticos, pero se enfrenta a los costes de infraestructura y las cargas de gestión que llevaron a muchos a recurrir a la nube en primer lugar.

Lo ideal es que una nube híbrida permita a las organizaciones aprovechar las ventajas de las nubes públicas y privadas, al tiempo que se mitigan sus respectivos inconvenientes. Por ejemplo, una empresa puede establecer una infraestructura de nube privada en su propio centro de datos, pero descargar algunos ciclos de cálculo a una nube pública en lugar de pagar para reforzar su hardware de servidor interno para manejar altas cargas de computación ocasionales.

Otra organización podría confiar en un proveedor de nube pública para la mayor parte de sus necesidades de infraestructura, pero utilizar servidores locales para almacenar y tratar la información sensible de los clientes con el fin de cumplir con las estrictas leyes de seguridad de datos y privacidad.

Sin embargo, el simple uso de nubes privadas y públicas no basta para crear una plataforma de nube híbrida. El Instituto Nacional de Estándares Tecnológicos (NIST) define una nube híbrida de la siguiente manera:

La infraestructura de nube (híbrida) es una composición de dos o más infraestructuras de nube distintas (privada, comunitaria o pública) que siguen siendo entidades únicas, pero están unidas por una tecnología estandarizada o patentada que permite la portabilidad de datos y aplicaciones”.

Esa parte de estar "unidas" es importante: la computación en nube híbrida significa que, desde la perspectiva del usuario, los recursos de una nube pública y otra privada parecen, en la medida de lo posible, un único entorno, o al menos tienen la capacidad de ser gestionados por el mismo conjunto de herramientas.

La arquitectura multicloud no es lo mismo que una nube híbrida, a pesar de los nombres similares. Una empresa que persigue una estrategia multicloud utiliza varias nubes públicas, tanto Amazon AWS como Microsoft Azure, por ejemplo. Estas nubes múltiples pueden acabar formando parte de una arquitectura de nube híbrida, pero sin el componente de nube privada, no es una nube híbrida.

 

¿Cómo funciona una nube híbrida?

El problema fundamental que debe resolver una solución de nube híbrida es cómo conectar sus componentes de nube privada y pública de la forma más transparente posible, sin dejar de ofrecer a los administradores un control granular sobre dónde residen los datos y se ejecutan los ciclos de cálculo.

Una empresa que quiera descargar algunos de sus ciclos de cálculo de su centro de datos a la nube pública probablemente esté de acuerdo con que las herramientas de gestión automatizada simplemente muevan algunos trabajos a la nube pública según sea necesario.

Pero una organización preocupada por el cumplimiento de las leyes de privacidad necesitará la capacidad de garantizar que determinados datos y trabajos de computación sólo residan en las instalaciones. La nube híbrida depende de las herramientas de gestión adecuadas para hacer todo esto posible.

Un avance importante en la última década ha sido el paso a microservicios basados en contenedores gestionados por plataformas como Docker y Kubernetes. Una plataforma de orquestación como Kubernetes puede hacer gran parte del trabajo de distribuir cargas de trabajo entre los componentes de una arquitectura de nube híbrida, lo que la hace más fácil de usar y más atractiva para las empresas intrigadas por sus ventajas. 

 

¿Cuáles son los tipos de arquitecturas de nube híbrida?

Existen varios enfoques arquitectónicos de nube híbrida.

Nube híbrida nativa del proveedor. Una organización que construye una arquitectura de nube híbrida puede empezar por elegir una oferta de infraestructura como servicio (IaaS) de nube pública. A continuación, pueden aprovisionar recursos internos para alinearlos con su elección de nube pública, esencialmente extendiendo esa nube pública a su propio centro de datos para garantizar la máxima compatibilidad. Esto se conoce como nube híbrida nativa del proveedor, y todos los principales proveedores de nube IaaS han facilitado esta tarea.

Para la extensión local a la nube pública, empresas como VMware, Red Hat, Hewlett Packard Enterprise, Cisco, Dell e IBM permiten a los clientes gestionar los recursos de la nube pública. Mientras tanto, los proveedores de IaaS pública están construyendo conexiones desde su nube pública al centro de datos de sus clientes.

Software de gestión de nubes híbridas. Una plétora de nuevas empresas y proveedores establecidos de gestión de infraestructuras han desarrollado software que permite a los usuarios gestionar de forma centralizada la infraestructura y las aplicaciones tanto locales como de nube pública. Desde una única consola, las máquinas virtuales, el almacenamiento, las bases de datos y otros recursos pueden activarse y desactivarse, independientemente de si se encuentran en el centro de datos de una empresa o en la nube pública.

Lauren Nelson, analista de Forrester Research, afirma que la gestión de la nube híbrida fue muy anunciada en los primeros días de la computación en nube, pero no se desarrolló con la solidez que algunos esperaban. A muchos profesionales de TI les ha bastado con gestionar la nube pública y los recursos locales mediante interfaces de programación de aplicaciones (API) y herramientas nativas de esas plataformas que ofrecen una funcionalidad más profunda que el software de gestión de superposición.

Como resultado, muchos de estos sistemas de software han evolucionado para centrarse en tareas específicas, como el control de costes, la supervisión del rendimiento de las aplicaciones o la asignación de recursos.

Plataforma como servicio (PaaS). Muchas organizaciones utilizan la plataforma como servicio, que permite a los desarrolladores escribir aplicaciones personalizadas sin aprovisionar la infraestructura subyacente.

Algunos ejemplos de PaaS son Pivotal Cloud Foundry, Red Hat OpenShift, IBM Bluemix y Apprenda. La mayoría de los principales software PaaS pueden ejecutarse in situ, alojados en un entorno privado o de forma nativa en la principal nube pública IaaS. La PaaS configura automáticamente los recursos de infraestructura en estos entornos, lo que las convierte en una plataforma para la nube híbrida.

 

Ventajas de la nube híbrida

La nube híbrida es sinónimo de flexibilidad: puedes aprovechar una nube privada o pública, en función de tus necesidades en cada situación. Es decir:

  • Puedes elegir la plataforma que proporcione el rendimiento óptimo de la aplicación en cualquier escenario dado, en función de las necesidades de computación y la latencia de la red. Por ejemplo, puedes ejecutar una suite ofimática SaaS internamente para ofrecer baja latencia a los usuarios, pero trasladar el procesamiento por lotes mensual de big data a la nube pública para realizar cálculos numéricos a bajo coste.
  • Puedes aplicar un control granular de las aplicaciones y los datos, decidiendo si utilizar los recursos informáticos y de almacenamiento locales o la nube pública, en función de las normativas, la seguridad y otras consideraciones.
  • Puedes hacer un uso más rentable de los recursos, con un equilibrio entre gastos de capital y gastos operativos. Por ejemplo, si trasladas ocasionalmente grandes trabajos informáticos a una nube pública, puedes evitar la necesidad de gastar para potenciar tus sistemas internos.
  • Si tu objetivo final es un cambio total a una nube pública, pero a tu centro de datos local aún le queda vida útil, una nube híbrida puede formar parte de una migración incremental.

 

Retos de la nube híbrida

La adopción de una nube híbrida también plantea retos que deben tenerse en cuenta antes de cualquier migración:

  • Aprovisionamiento y mantenimiento de la nube privada: La promesa más tentadora de la computación en nube es que abstrae al usuario de la arquitectura subyacente, liberándote de la carga de mantener y administrar el hardware del servidor. Sin embargo, con una infraestructura de nube privada o híbrida, sigues necesitando administradores de sistemas internos y otro personal de TI para cuidar de tu centro de datos.
  • Manejo de datos y seguridad de la red: El tráfico entre las partes privada y pública de tu nube híbrida es menos seguro que el tráfico interno dentro de cada componente.
  • Gestión del acceso: Tu infraestructura debe intentar que el acceso sea lo más fluido posible en toda tu plataforma de nube híbrida, permitiendo a los usuarios y procesos acceder a los recursos que necesitan, sin comprometer la seguridad.
  • Habilidades necesarias: Si tus administradores de sistemas y redes están familiarizados principalmente con los centros de datos internos, necesitan ponerse al día sobre lo que requiere la nube pública, y viceversa.

 

Plataformas de nube híbrida

A pesar de las reticencias anteriores, los principales proveedores de IaaS han adoptado en los últimos años la integración de su infraestructura de nube pública con los recursos locales de los clientes. Los proveedores están creando herramientas que funcionan en estos entornos y se están asociando con empresas que tienen fuertes lazos en los centros de datos empresariales.

 

Amazon Web Services (AWS)

AWS, considerado por la mayoría como el líder de la nube pública IaaS, fue inicialmente reticente a comercializarse como una empresa de nube híbrida, centrándose en cambio en sus capacidades de nube pública. Eso cambió en gran medida cuando la compañía anunció una importante asociación con VMware en 2016. Los lanzamientos posteriores incluyen Outposts, un servicio de nube híbrida anunciado en 2019, y EKS Anywhere y ECS Anywhere, que ayudan a ejecutar cargas de trabajo en contenedores sin problemas en una arquitectura de nube híbrida.

 

Microsoft Azure 

Microsoft ha sido, con mucho, el más vocal en la comercialización de sí mismo como una empresa de nube híbrida, lo cual no es sorprendente dado su estado incumbente en la mayoría de las tiendas de TI. La principal plataforma de nube híbrida de Microsoft es Azure Stack, un hardware de infraestructura convergente distribuido por Dell EMC, Cisco, Lenovo y HPE.

Está pensada para funcionar igual que la nube pública Azure, pero en las instalaciones del cliente. Microsoft también permite que muchas de sus herramientas de gestión de software basadas en la nube se extiendan a las instalaciones, así como su amplia gama de aplicaciones SaaS, incluidas Office 365 y Outlook. La empresa también ha puesto en marcha una plataforma de gestión de servidores en la nube híbrida conocida como Azure Arc.

 

Google Cloud Platform

Al igual que AWS, Google centró sus primeros esfuerzos de marketing en la nube pública, pero ahora la empresa también ofrece nube híbrida. La plataforma Anthos de código abierto, lanzada en 2019, es la base de estos esfuerzos. Anthos permite a los clientes implementar y administrar cargas de trabajo de Kubernetes en una variedad de entornos, y sustenta una serie de opciones de nube distribuida que la compañía dio a conocer a finales de 2021.

 

El futuro de la nube híbrida

Algo que parece casi seguro a medida que más empresas se adentran en la transformación digital es que el futuro de la nube es híbrido y, de hecho, que la distinción entre nubes públicas y privadas será cada vez más borrosa.

Con una arquitectura de nube híbrida, puedes ampliar los servicios de tu proveedor de nube pública a tu infraestructura local; también puedes alquilar servidores privados físicos o virtuales de instalaciones de colocación o incluso de los propios proveedores de nube pública, y las tecnologías de nube híbrida unen todo esto.

La revolución de la nube híbrida está permitiendo a las organizaciones combinar todo tipo de infraestructuras para crear arquitecturas heterogéneas que satisfagan mejor sus necesidades empresariales, tecnológicas y financieras.



TE PUEDE INTERESAR...

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

 

Partnerzones

Documentos ComputerWorld



Registro:

Eventos: