Los datos son el gran campo de batalla del sector bancario pero el talento técnológico está asegurado

Para Luis Echávarri, responsable de analítica de datos e IA en Banco Sabadell, los reguladores podrían verse como un freno a la innovación con datos a la vez que una figura que ha ayudado a madurar y mejorar al sector.

Banca

En la medida que los clientes de la banca migran masivamente al canal digital, los datos que generan, herramientas analíticas mediante, son cada vez más valiosos.

La banca se beneficia de esta información fundamentalmente en dos sentidos: puede utilizarlos para ofrecer productos personalizados que se adapten mejor a las necesidades concretas de cada usuario y, como cualquier empresa que se precie, para mejorar procesos internos; desde la detección del fraude hasta la reducción de tiempos de procedimientos internos, lo que se traduce en un impacto positivo en las cuentas.

Antes los bancos desechaban mucha información que ahora se ha vuelto de gran valor, nos explica Luis Echávarri, responsable de analítica de datos e IA en Banco Sabadell, en el marco del evento Data Bank organizado por iKN Spain. No es que los datos hayan ganado valor por sí mismos, sino que su uso para la creación de modelos analíticos permite detectar comportamientos y sacar conclusiones muy valiosas. Se han dado cuenta que algunos usuarios hace fraude a través de un mismo ordenador, ejemplifica.

Los modelos que se están creando se están incorporando directamente en el proceso productivo, lo que, además de nuevas oportunidades, genera también necesidades. Plataformas como Amazon o Google, comenta, permiten el desarrollo de analítica y manejo de enormes volúmenes de datos que facilitan mucho el trabajo.

 

Los reguladores, freno y palanca

Echávarri no niega que la gran presión regulatoria a la que está sometida el sector es, en muchos casos, un palo en la rueda a la hora de innovar. En este sentido, explica, la banca pelea para tener un mayor acceso a información que ayude a conocer mejor al cliente con el objetivo de ofrecerle un servicio óptimo. Y esto no tiene que ver necesariamente con una aproximación intrusiva; en el Banco Sabadell, expone, hay en marcha proyectos que tratan de identificar a usuarios en riesgo de exclusión financiera o social (como ha sido el caso de la campaña que pedía una banca más cercana a las personas mayores) y ofrecerles una asistencia adaptada. “Nuestro objetivo es aportar valor”, defiende.

Claro que la regulación es también una exigencia que ayuda a mejorar al sector. Gracias al papel de los reguladores la banca ha dado pasos de gigante en muchos aspectos, como en la calidad del dato y en la creación de departamentos vigilantes de su tratamiento, revela el experto. Sin ir más lejos, el foro de debate en el que ha participado Echávarri junto a otros primeros espadas de departamentos de datos y tecnología de las principales entidades bancarias del país, ha contado también con la asistencia reguladores del Banco de España. Todo un indicador de la voluntad de escuchar y cooperar de las autoridades.

 

Nuevas tendencias en la guerra del talento

La apuesta de Banco Sabadell ante la guerra de talento que se estaba empezando a cocinar ya hace algunos años fue el lanzamiento de programas internos de talento. “Hemos cogido perfiles muy STEM y les hemos hecho crecer dentro del propio banco a través de un programa” muy competitivo a nivel salarial en comparación a otras empresas, cuenta Echávarri. En la entidad catalana han apostado por “cuidarles” no sólo a nivel salarial o personal, facilitando el teletrabajo y la conciliación, sino también a nivel de crecimiento profesional. “Son perfiles a los que les importa que el reto que les estás poniendo delante sea de interés”.

En este sentido, el banco ha ampliado este programa a la comunidad de científicos de datos internos. “Les hemos incorporado una dinámica de que un 10% de su tiempo lo dediquen a formarse, a hacer proyectos más transversales e incluso a colaborar en proyectos con ONG”. Es una estrategia win-win. Es una oportunidad de hacer una valiosa aportación social y, al mismo tiempo, de poner en práctica conocimientos en otros sectores fuera del financiero.

Preguntado por si le preocupa la escasez de talento de cara al futuro, Echávarri cree que la entidad está bien posicionada para atraer a este tipo de perfiles. Considera que la inestable situación económica promoverá una alta rotación de empleados técnicos que se irán de startups sin músculo suficiente para hacer frente a la crisis a empresas más solventes. Sobre los despidos masivos en las grandes tecnológicas y la posible liberación de talento especializado, se muestra suspicaz. No cree que empresas como Meta o Amazon hayan incluido en sus recortes a los que son, ahora mismo, los talentos más cotizados del mercado.



TE PUEDE INTERESAR...

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Partnerzones

Documentos ComputerWorld

commvault proteger Whitepapers


Registro:

Eventos: