Centro de datos

10 razones para mantener un centro de datos propio en funcionamiento

Dado que las empresas trasladan cada vez más la mayor parte o la totalidad de sus cargas de trabajo a la nube, las razones para poner en marcha un 'rack' propio de servidores son cada vez menos, pero siguen siendo muy convincentes.

Fujitsu Centro de datos

La nube, con toda su facilidad y comodidad, está eclipsando poco a poco a los bastidores y racks de máquinas que la definían. Hay muchas razones prácticas que impulsan este movimiento de alejamiento del centro de datos como sello de la tecnología de la información. Los proveedores de servicios en la nube siguen lanzando productos asombrosos y servicios que ahorran tiempo y que facilitan la creación de códigos sorprendentes. La comodidad es maravillosa. Las fuerzas económicas que impulsan la consolidación son fuertes y probablemente se hagan cada vez más fuertes aún.

Pero a pesar de todas las razones innegables que impulsan la transición a la nube, hay algunos argumentos que no encajan en la narrativa, algunas razones para resistirse a la tendencia y mantener un centro de datos propio en funcionamiento. Quizá no para todas las cargas de trabajo, pero sí para algunas tareas clave y específicas.

Siguiendo el espíritu de bricolaje de la autosuficiencia emersoniana, aquí hay 10 razones para mantener parte de tu código en funcionamiento en las instalaciones de un rack que es tuyo, todo tuyo.

 

Velocidad local

La nube es un gran activo para una empresa distribuida por todo el mundo. Es una buena opción para apoyar a las personas que trabajan a distancia o en casa. Pero si su personal entra en el mismo campus y accede a los mismos servidores, entonces hay notables desventajas si tienes estos servidores a gran distancia.

Los servidores locales son más rápidos que los que se ubican en otro lugar. Además, menos saltos en la red significan menos puntos de fallo. Si los bits nunca salen del edificio, puedes arreglártelas con un canuto de Internet más pequeño. Todas estas son buenas razones para mantener los servidores cerca de la acción. Si tu personal se concentra en un lugar, pon los servidores que necesitan cerca de ellos.

 

Ventajas técnicas

Algunas personas adoran la nube porque los trabajadores invisibles de la nube se encargan de todas las preocupaciones de hacer funcionar los servidores, comprar las máquinas e instalar el software. No hay duda de que la nube puede ser liberadora al quitarte esa carga de encima.

Pero a veces puede ser más reconfortante tener todas esas responsabilidades uno mismo. ¿De verdad? Depende. Si es una tarea que no es esencial y estás dispuesto a estar conforme con el enfoque de la empresa de la nube, puede valer la pena dejar que tu proveedor de la nube haga lo suyo y ajustar tu TI en torno a esto. Pero si tienes tu propia forma de hacer las cosas, puede que la fricción no merezca la pena por el ahorro de tiempo que supone pasarse a la nube.

Por ejemplo, uno de mis proyectos utilizaba un código heredado que requería una versión antigua de Python. La empresa de la nube, sin embargo, utilizaba la última versión de Ubuntu y esa versión utilizaba una versión más reciente de Python. Podía luchar con diferentes versiones o instalar mi versión favorita de Python en la máquina de mi laboratorio. Era más sencillo comprar mi propia máquina que reescribir el código.

 

Vecinos

Las empresas de la nube tienen que hacer felices a todos sus clientes. No eres el único que va a comprar el servicio. Contratar un servicio en la nube no es lo mismo que unirse a una secta, pero tampoco es lo mismo que vivir en tu propia isla privada. Sólo tienes que llevarte bien con tus vecinos.

En los casos más extremos, tus vecinos en la nube pueden ser maliciosos. Ataques aterradores como Rowhammer hacen posible que los vecinos entrometidos se cuelen en otros usuarios del mismo hardware. ¿Son un problema serio? ¿Los hackers activos atacan a menudo otras instancias de la nube? Probablemente no. Pero una de las grandes ventajas de pagar por tu propio hardware es no preocuparte por tus vecinos en el centro de datos.

 

Control

Los contratos modernos no están escritos en piedra. Normalmente ni siquiera están escritos en papel. Cuando surgen problemas, no es raro que las empresas se limiten a cortarte el grifo con alguna afirmación ambigua sobre la violación de alguna cláusula no especificada en los términos del servicio. Las listas de discusión de correo electrónico están llenas de tristes historias de desarrolladores y empresas que han acabado recibiendo un correo de "Querido Juan" de su proveedor de servicios. A veces la empresa de la nube ni siquiera envía un correo electrónico. Simplemente todo deja de funcionar.

Tal vez tus abogados sean buenos. Tal vez tu empresa pasa desapercibida y no necesitas preocuparte por la cultura de la cancelación. Tal vez pienses que todas estas historias son exageradas y que les ocurren a otras personas. Las probabilidades de que las empresas en la nube se comporten de forma irracional y tiren por la borda unos buenos ingresos parecen altas. Pero no hay duda de que controlar el hardware reduce los puntos legales de fallo.

 

Poder

A menudo se acusa a las empresas de la nube de tener un servicio irregular. Algunas parecen no tener deliberadamente un número de teléfono público. Algunas parecen no responder nunca a los correos electrónicos. Por cada gran historia de un empleado de una empresa de la nube que hizo un esfuerzo adicional, hay otra que despotrica en un tablón de anuncios sobre un leviatán sin nombre y sin rostro.

Cuando el centro de datos te informa, es mucho más fácil obtener una respuesta de ellos. Sí, hay muchas historias airadas sobre la desaparición del personal de TI. Sí, a los graciosos les encanta bromear sobre las raras apariciones del soporte técnico interno como si fueran especies en peligro de extinción. Pero tener poder sobre el salario de alguien es una forma de conseguir un mejor servicio.

 

Precio

El último hardware es siempre el más caro. Si tu trabajo depende de ir al límite, entonces confiar en la nube puede tener más sentido. Pero si tu trabajo es un poco más aburrido y predecible, entonces puedes ahorrar mucho dinero conformándote con servidores de varios años. Hay posibles costes ocultos, por supuesto. Las máquinas más antiguas se rompen más a menudo. ¿Puede tu carga de trabajo soportar un tiempo de inactividad inesperado? ¿Puede tu personal reparar las máquinas? Si puedes arreglártelas, el uso de hardware más antiguo y menos moderno suele ser mucho menos costoso.

 

Cargas constantes

Las empresas que mejor funcionan con la nube son las que tienen cargas informáticas muy variables pero generalmente predecibles. Los servicios de streaming de vídeo, por ejemplo, realizan la mayor parte de sus cálculos los viernes y sábados por la noche. Ponen en marcha las máquinas durante unas horas y luego las apagan en cuanto todo el mundo se va a dormir. Las más de 150 horas restantes de la semana las paga otro.

Sin embargo, si tu empresa es lo contrario, entonces gestionar tu propio centro de datos puede tener más sentido. Pagar por una máquina en la nube durante 24 horas al día, 7 días a la semana resulta caro, incluso después de los descuentos. Es mucho más fácil calcular un presupuesto para un centro de datos local que sea competitivo en cuanto a costes si sus máquinas van a funcionar constantemente.

 

Más espacio

La pandemia ha impactado en el mundo de los inmuebles comerciales y algunas empresas tienen espacio extra del que no pueden desprenderse fácilmente. Tal vez el edificio sea de tu propiedad. Tal vez el contrato de alquiler no se acabe hasta dentro de unos años. Parte del coste de una máquina en la nube es el edificio que alberga el hardware. Si el coste de los bienes inmuebles es bajo o incluso inexistente para tu empresa, poner unos cuantos racks en algún espacio vacío podría ser un buen negocio para el presupuesto.

 

Energía local más barata

El coste de la electricidad es una parte importante del funcionamiento de un centro de datos y, en muchos casos, el precio de la energía es mayor que el coste del hardware. Uno de los temas más extraños de las administraciones públicas es la forma en que algunos estados o municipios tratan de atraer a las empresas locales. Algunos utilizan exenciones fiscales, pero otros encuentran la manera de subvencionar indirectamente a las nuevas empresas reduciendo el precio de la energía local. AWS es sólo un ejemplo de empresa que ha negociado unos precios eléctricos muy favorables. Tal vez tu empresa ya está obteniendo un gran precio en la electricidad y eso significa que tu centro de datos interno podría ser más barato de operar.

Ni siquiera tiene que ser un acuerdo especial. Algunas lugares del mundo tienen electricidad más barata. Algunas zonas facilitan la energía renovable debido a la abundancia de viento o al sol infinito. La razón del bajo precio no importa. Si tu empresa consigue una buena tarifa de electricidad, podría ahorrar bastante en computación en la nube alojando sus propias máquinas.

 

Talento local

A algunas empresas les gusta reducir el personal al mínimo. Otras, sin embargo, valoran el capital humano. A una empresa en la que trabajé le gustaba sobrecontratar para tener talento disponible cuando lo necesitara, lo que solía ocurrir en momentos imprevisibles. Cuando llegaba la emergencia, la empresa estaba preparada.

La dotación de personal de tu propio centro de datos puede ser costosa y puede ser uno de los costes más difíciles de justificar para un CIO. Pero, ¿quizás tu empresa pueda dividir el tiempo de las personas que gestionan el centro de datos? ¿Quizás haya otras funciones que puedan desempeñar eficazmente mientras dirigen el centro de datos?

Si quieres el talento local, si te gusta tener personal inteligente al final del pasillo, entonces puede tener sentido utilizar parte del presupuesto para la informática para mantener a los empleados a bordo



TE PUEDE INTERESAR...

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Partnerzones

Documentos ComputerWorld

ransomware lupa Whitepapers


Registro:

Eventos: