Cloud Computing
Nube
Microsoft
Azure

10 consejos para la gestión de los costes de Azure

Pasar a la nube significa pagar por la informática y los servicios de forma muy diferente. Entender cómo se utiliza la nube pública de Microsoft es fundamental para gestionar los costes.

azure cloud

La pandemia ha hecho que las empresas grandes y pequeñas adopten la nube en masa, impulsadas en parte por la promesa de pago por uso de la estrategia, así como por la flexibilidad, la agilidad y la innovación que puede ofrecer la computación en la nube. 

Pero según un reciente estudio de Gartner, el 60% de las casi tres cuartas partes de las empresas que ha trasladado algunas cargas de trabajo a la nube pública probablemente se enfrentará a costes más elevados de lo que esperaban. Parte de ese mayor desembolso se deberá al gasto en formación o contratación de personal con conocimientos de la nube, a los cambios organizativos destinados a adoptar DevOps o a no retirar el hardware y el software sustituido por los servicios en la nube.

Pero, sobre todo si la demanda es imprevisible, cualquier organización que se pase a la nube pública puede encontrar difícil controlar los costes de la nube. A continuación, se explica cómo las empresas que han adoptado la plataforma de nube Azure de Microsoft pueden sacar el máximo partido a su gasto en la nube, aprovechando una combinación de opciones de gestión de costes disponibles en Azure y consejos de gestión de costes en la nube que se han aprendido con esfuerzo.

 

Conseguir la facturación y las licencias adecuadas

Si puede planificar cómo va a utilizar la nube, pagar por adelantado es más barato que el pago por uso, y en muchos casos, puede seguir pagando mensualmente. Las instancias reservadas de Azure, por ejemplo, son hasta un 80% más baratas para las máquinas virtuales de Windows y Azure SQL Database, con reducciones menores para las máquinas virtuales de Linux, Cosmos DB, Synapse Analytics, Azure App Service y la capacidad reservada de Azure Storage.

Si bien es probable que no pueda predecir perfectamente sus necesidades de Azure por adelantado, puede planificar con antelación su uso a largo plazo en cargas de trabajo constantes y ahorrar dinero de esa manera. Además, las reservas adquiridas con antelación para varios servicios pueden intercambiarse por servicios similares; así, por ejemplo, puede intercambiar las reservas de Azure VMware Solution por VM de Azure, pero no puede utilizarlas para Databricks, SAP HANA Large Instance o el uso de software de RedHat.

También vale la pena comparar los descuentos que puede obtener con un Enterprise Agreement, que pueden depender de las negociaciones cuando renueve, o comprando Azure a través de un socio Cloud Solution Provider. Puede utilizar un Microsoft Customer Agreement para agilizar la administración de estas distintas opciones de compra.

Si tiene cargas de trabajo que pueden soportar ser interrumpidas y no necesitan estar terminadas en un momento determinado, eche un vistazo a las Spot VMs, que se ejecutan en la capacidad de computación no utilizada y tienen descuentos de hasta el 90%. Su carga de trabajo puede ser desalojada si Azure se queda sin capacidad o si el precio de las máquinas spot supera el precio máximo que haya establecido de antemano, pero su uso con Azure Virtual Machine Scale Sets le ofrece escalabilidad a un precio menor.

Si tiene una suscripción a Visual Studio, aproveche las tarifas reducidas de devtest que puede obtener en Azure. Si utiliza Cloudflare, puede establecer una salida con descuento desde Azure para los datos de algunos servicios.

Muchas organizaciones tendrán licencias locales de Microsoft para los productos que van a migrar a la nube. Asegúrese de utilizar la ventaja híbrida de Azure para reducir el coste de Windows Server, SQL Server (incluyendo SQL Managed Instance y Azure SQL Database), RedHat y SUSE Linux en Azure: sólo pagará la tarifa reducida de computación sin necesidad de volver a comprar licencias y podrá utilizar la misma licencia en la nube y en su propia infraestructura durante 180 días.

Si tiene versiones anteriores de Windows Server o SQL Server y no está preparado para actualizar, puede obtener actualizaciones de seguridad ampliadas gratuitas ejecutando esas cargas de trabajo en Azure, incluidos los sistemas Azure Stack (y las actualizaciones están disponibles durante un año más).

 

Dimensionar idealmente antes de migrar

Dado que lleva tiempo comprar y aprovisionar nuevo hardware en su propia infraestructura, las organizaciones están acostumbradas a sobreaprovisionar hardware en sus centros de datos para hacer frente a los picos de carga. Incluso con la virtualización, la utilización del 30% no es infrecuente y es posible que nunca haya medido con exactitud la capacidad que requieren realmente determinadas cargas de trabajo.

Resista la tentación de elegir una máquina virtual más potente en la nube por si acaso; al realizar un perfil de la carga de trabajo, puede descubrir qué instancias necesita realmente, con lo que ahorrará significativamente en su factura de la nube, al tiempo que podrá ampliarla cuando más capacidad merezca la pena el coste adicional. Del mismo modo, sólo elija un servicio de alojamiento dedicado cuando esté seguro de que necesita toda la capacidad, porque eso es lo que va a pagar.

Pero tampoco querrá recortar los recursos de producción al máximo y quedarse con lo mínimo cuando el rendimiento de la aplicación sea importante para la empresa. La complejidad de escalar los recursos para una aplicación de misión crítica en la que no se puede permitir el tiempo de inactividad puede requerir algunas compensaciones.

Realice un inventario completo antes de migrar las máquinas virtuales a Azure; puede encontrar algunas máquinas virtuales que se ejecutan en su centro de datos que ya no son necesarias, y puede reducir su tamaño antes de empezar a pagar por ejecutarlas en la nube.

Del mismo modo, si planea reemplazar la carga de trabajo que está migrando a la nube, puede ser una falsa economía gastar tiempo en refactorizarla para que sea completamente eficiente. El coste adicional de ejecutar la instancia ligeramente sobrepotenciada que espera una carga de trabajo lift-and-shift durante unos meses puede merecer la pena si eso libera a las personas que están construyendo el reemplazo nativo de la nube.

 

Diseñar de forma más eficiente

Tomar decisiones de diseño equivocadas puede resultar caro y es más difícil de detectar en la factura que una máquina virtual que se ha dejado encendida todo el mes.

Si está migrando o construyendo en Azure y tiene una carga de trabajo importante, compruebe si puede optar a la asistencia FastTrack, en la que los ingenieros de Azure le ayudarán a definir e implementar sus sistemas de la forma más eficiente posible. El Marco de Adopción de la Nube de Microsoft incluye las mejores prácticas y el Marco bien diseñado de Azure tiene un pilar que cubre la optimización de costes.

 

Compare las regiones

La mayoría de los servicios de Azure están disponibles en varias regiones y los precios pueden variar según la región. A menos que necesite la menor latencia posible, puede ahorrar dinero ejecutando un servicio en una región diferente en lugar de la más cercana geográficamente.

 

Vuelva a apagarlo

La comodidad de la nube significa que puede encender un servidor cuando lo necesite, y la capacidad de la nube para escalar significa que puede hacer frente a una demanda repentina y luego volver a escalar. Compruebe cómo automatizar el aumento y la reducción de la escala. Puede utilizar el apagado automático para crear un programa que apague las máquinas virtuales que no se necesiten fuera del horario laboral. 

Es una falsa economía pedir a los desarrolladores que utilicen máquinas virtuales que no tienen los recursos que necesitan; sus desarrolladores son considerablemente más caros que los recursos de la nube. Pero eso también significa que vale la pena gestionar los recursos de devtest. Azure DevTest Labs, que tiene el apagado automático incorporado, es una buena manera de asegurarse de que los sistemas de desarrollo que no son de producción no se ejecutan cuando no es necesario, especialmente si se pasa a sistemas de construcción CI/CD como Azure DevOps, que traslada más del proceso de construcción a un PaaS.

Puede autoiniciar las máquinas virtuales en DevTest Labs; si quiere hacer eso para las máquinas virtuales estándar que necesite para unos pocos días al mes, utilice las plantillas de Azure Resource Manager y Azure Automation para iniciar y apagar en un horario.

Si está utilizando Azure Kubernetes Service para cargas de trabajo de devtest o de ciencia de datos, o incluso para sistemas de producción que no necesitan ejecutarse 24/7, puede pausar los clústeres en lugar de agotar la carga de trabajo para escalar el clúster hacia abajo. Eso puede significar replantearse supuestos como cuándo se hacen consultas o copias de seguridad de los sistemas. No tiene sentido mantener un servicio en la nube en funcionamiento para el mantenimiento que se produce a las 2 de la mañana para no interrumpir a los empleados cuando se puede realizar esa copia de seguridad o ejecutar esa consulta en la nube sin que tenga un impacto en los sistemas de producción.

 

Pregunte a Azure qué debe desactivar

Azure Advisor identificará los recursos infrautilizados y sugerirá lo que hay que autoescalar, apagar, mover a una instancia más barata o a una capacidad reservada, y lo que hay que desaprovisionar.

 

Considere PaaS, serverless o almacenamiento

No siempre se necesita una VM: utilice Azure Storage cuando necesite almacenar archivos o datos (utilizando los niveles de almacenamiento para cualquier cosa a la que se acceda con menos frecuencia) y utilice Azure Batch o Azure Functions para procesarlos bajo demanda. Es posible que haya servicios PaaS de Azure, como Azure Machine Learning, Cognitive Services o Azure Applied AI Services, que ya tienen las características que necesita y por las que paga por uso en lugar de construir y pagar para desarrollar, probar y ejecutar su propio sistema de extremo a extremo.

 

Aproveche los servicios de vista previa

Experimente con las nuevas funciones y servicios para ver si son útiles, mientras todavía están en fase de vista previa y no suponen ningún gasto.

 

Compruebe lo que gasta

La mejor manera de gastar de más es no saber lo que se está gastando. Puede ver qué recursos está utilizando y cuánto le cuestan en el portal de facturación de Azure, pero Azure Cost Management le permite presupuestar, asignar costes a los servicios gestionados de forma centralizada, establecer previsiones, enviar alertas cuando el uso no se ajusta a esas previsiones y utilizar Azure Budgets para automatizar lo que ocurre cuando se activan esas alertas.

También existen herramientas de terceros, como Inscape Anomaly (financiada por Microsoft) o Azure Optimizer de Data#3, que genera informes y sugerencias de programación para reducir el uso de recursos.

 

Realice devoluciones de cargos en la nube y comprenda sus beneficios

Asegúrese de tener configuradas las políticas adecuadas para controlar quién puede crear suscripciones, comprar servicios de Azure, crear recursos y asignar instancias reservadas. Los servicios individuales, como Cosmos DB, también tienen opciones de control de costes, como los límites de gasto de rendimiento que puede establecer.

Si su factura de Azure sigue subiendo porque los servicios en la nube son tan útiles que son más populares de lo que esperaba, eso puede ser algo bueno si esos proyectos están añadiendo valor al negocio. Es posible que tenga que cambiar a una presupuestación más flexible, y el uso de devoluciones de cargos garantiza que los costes acaben en el presupuesto correcto, de modo que las decisiones las tomen las personas que saben si los proyectos están añadiendo realmente suficiente valor empresarial para que el aumento del gasto merezca la pena.



Registro:

Eventos:

 

Partnerzones

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Documentos ComputerWorld