Industria y Utilities | Noticias | 21 MAY 2020

¿Cuándo acaba el viaje de la transformación digital?

Se pueden fijar fechas y objetivos, pero el objetivo ha de ser mucho mayor: desarrollar una organización que sea más receptiva al cambio.
transformacion digital
Redacción

Para empezar este artículo, un pequeño ejemplo: cuando comenzó el 2020, Sentara Healthcare tenía un promedio de 20 visitas de telesalud a la semana. Tres meses después, con COVID-19 extendiéndose por todo Estados Unidos, la cifra subió a 14.000 por semana durante marzo y abril.

La evidencia: las TI estaban preparadas para ese aumento, no porque se moviera rápidamente para implementar nuevas soluciones específicamente en respuesta a la pandemia, sino más bien porque estaba muy avanzada en su viaje digital. Ahora, ¿cómo es el viaje de la transformación digital? ¿Corto, largo?

 

El interminable camino digital

La transformación digital ha sido el tema dominante de la estrategia organizativa durante gran parte del último decenio, y sus raíces se remontan aún más lejos, a finales del siglo XX, con el auge de la informática personal e Internet.

Sin embargo, según muchas encuestas, la mayoría de las organizaciones no son las entidades digitales que pretenden ser. Todavía no son capaces de reaccionar con rapidez y sin problemas a la dinámica cambiante del mercado, ni de ofrecer un producto o servicio diferenciado o crear una experiencia convincente para el cliente en la medida en que lo deseen. Además, incluso los líderes de la tecnología de la información, cuyas organizaciones están bien encaminadas hacia esos objetivos, dicen que queda mucho trabajo por hacer.

Esto plantea varias cuestiones clave: mientras una organización busca experimentar una transformación digital, ¿cómo saben los líderes cuándo la organización se ha transformado? ¿Cómo saben los líderes cuándo una transformación digital ha tenido éxito, si es que ha terminado? ¿Y cómo puede sostener ese cambio sin fin?

Las respuestas descansan en la forma en que las organizaciones, los ejecutivos y sus empleados piensan y definen la transformación digital. Los expertos creen que las organizaciones y sus equipos necesitan pensar en la transformación no como un programa o proyecto con una fecha de inicio o fin, sino más bien como una nueva forma de operar.

 

Las cifras como apoyo

Un informe de 2019 de la empresa de desarrollo de programas informáticos Globant, titulado "Cutting through the Chaos: How to Bring Success to Digital Transformation Initiatives" (Atravesando el caos: cómo llevar a cabo con éxito las iniciativas de transformación digital), reveló que el 87% de las organizaciones estaba llevando a cabo una iniciativa de transformación digital, pero sólo el 28% de los 300 responsables de la toma de decisiones de las empresas estadounidenses que respondieron dijeron que sus organizaciones eran innovadoras y poseían una madurez digital de vanguardia. Sólo alrededor de la mitad (51%) admitió que sus organizaciones están evolucionando pero que todavía se sienten anticuadas en comparación con sus competidores, mientras que otro 21% reconoció que están luchando por madurar digitalmente.

Otra encuesta reveló resultados similares. El "Estado de la Transformación Digital 2020" de la compañía de gestión de servicios de TI TEKsystems, reveló que el 90% de los ejecutivos de la suite C que respondieron dijeron que sus empresas estaban adoptando plenamente la transformación digital. Sin embargo, el 40% también admitió que no estaban satisfechos con la reacción actual de su organización a las tendencias digitales.

 

Cambio de mentalidad

Mientras tanto, PwC, en su encuesta "2020 Global Digital IQ" encontró que sólo el 5% de las empresas está haciendo todo lo necesario para obtener la rentabilidad de lo digital. En su encuesta a 2.380 ejecutivos de todo el mundo, PwC descubrió que sólo el 5% veía constantemente que las inversiones digitales generaban rendimientos y un valor significativo en diversas áreas, desde el crecimiento y las ofertas hasta la experiencia del cliente.

"Observamos a las empresas que van bien y descubrimos que están comprometidas con el cambio constante", dice David Clarke, director de experiencia global de PwC. "Es un cambio de mentalidad. La transformación digital es más una cuestión de ADN, es más de cómo operar, es la idea de que nunca estarás acabado, porque nunca sabes cuál será la próxima gran idea o tecnología".

 

Rasgos de las organizaciones transformadas digitalmente

La encuesta de PwC identificó varias características de las principales organizaciones digitales que las hicieron exitosas, entre ellas un mandato de cambio, una inversión significativa en apoyo de su transformación digital e iniciativas para cultivar una fuerza de trabajo innovadora y construir una cultura resistente.

Del mismo modo, la encuesta sobre el estado de la transformación digital de las empresas identificó varios indicadores del éxito de la transformación, entre ellos un liderazgo dedicado a nivel C para garantizar la aceptación en toda la empresa y una hoja de ruta digital definida que abarque los cambios a gran escala, los DevOps y la infraestructura de la tecnología de la información como plataforma. También señaló la existencia de operaciones de TI eficientes, inteligentes y automatizadas.

"La transformación digital exitosa se trata de cómo se hacen los negocios", dice Arthur M. Langer, director académico del programa de Master Ejecutivo en Gestión Tecnológica de la Universidad de Columbia. "Para tener éxito —prosigue— tienes que aceptar mejor el cambio, y el CIO es la persona más adecuada para asumirlo. Así que los CIOs exitosos no sólo se centran en la tecnología, sino también en la estrategia y en cómo trabajar con las unidades de negocio para asimilar nuevas formas en las que la gente trabajará, cómo utilizan las tecnologías, cómo predecir la obsolescencia de los productos y cómo asesorar a los consejos".

 

Además, los CIOs de las empresas digitales hacen todo eso a una velocidad cada vez mayor a medida que la tecnología continúa emergiendo y evolucionando más rápidamente, añade Langer.

 

Pequeños cambios, resultados acumulativos

Joy Driscoll Durling, CIO de Vivint Smart Home, está de acuerdo con la idea de que la transformación digital no es un estado final sino un proceso que hay que adoptar, habilitar y gestionar.

"Si trabajas para una empresa que desea ser próspera, entonces estás constantemente tratando de elevar el nivel", dice. "Y cualquier empresa que quiera ser grande está constantemente tratando de reinventarse a sí misma y se rige por las expectativas de los clientes que cambian constantemente".

Este ejecutivo establece hitos específicos, dando prioridad a las iniciativas que ofrecen mayores beneficios y midiendo los resultados para asegurarse de que los equipos están resolviendo los problemas que se proponen abordar. Y se toma el tiempo necesario para dejar que los cambios funcionen —para permitir que los usuarios y empleados adopten las nuevas tecnologías o procesos — antes de pasar al siguiente paso.

En su opinión, "hay que tener muy claro qué problema estás resolviendo, cómo se alinea con tu estrategia y cómo lo mides. Porque cuando no tienes una estrategia clara o una alineación, te afecta el latigazo cervical: ve a la izquierda, a la derecha, a la derecha. Eso seguro que crea fatiga en una organización", cree. "Pero no es fatiga cuando tienes una estrategia clara y un compromiso ejecutivo. No se siente como una rotación, se siente como motivación, que estamos llevando a los equipos a hitos específicos".



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios