Industria y Utilities | Noticias | 02 OCT 2019

Endesa busca optimizar los trabajos de mantenimiento con robots submarinos

La compañía ha realizado pruebas para inspeccionar e intervenir mediante un vehículo operado a control remoto, fabricado por NIDO Robotics.
Endesa ROV
Redacción

El sector industrial, y especialmente el energético, está en fase de exploración de las posibilidades de las tecnologías robóticas para la realización de tareas de soporte. La última en oficializar sus proyectos en este campo ha sido Endesa, que ha empleado un ROV o vehículo operado en remoto submarino en varias de sus instalaciones de generación térmica. 

En concreto, Endesa ha probado con éxito la iniciativa en la central térmica de carbón y terminal portuaria  de Carboneras, en Almería; en el ciclo combinado de San Adrián del Besós, en Barcelona; y en la central diésel de Melilla. En ellas se ha utilizado el robot para capturar imágenes del estado de la infraestructura y se han llevado a cabo trabajos de limpieza por cavitación de elementos metálicos o recogida de muestras de agua y lodos. 

El robot es de un tamaño mediano (apenas supera el medio metro de profundidad y no llega a 13 kilogramos) y cuenta con un brazo robótico para manipular y transportar objetos que puedan ser encontrados en el proceso de mantenimiento, además de incorporar un sistema de dragado de fondos para la limpieza y extracción de lodos en balsas, depósitos y conductos. Se puede emplear hasta a 300 metros de profundidad y está pensado para que sea el propio personal de las plantas el que trabaje con él

El aparato ha sido diseñado y fabricado por NIDO Robotics, en base a las especificaciones de Endesa, para adecuarlo a las labores bajo el agua de inspección y mantenimiento requeridas en una planta.

En las pruebas realizadas, la compañía ha detectado distintas ventajas, como que6al evitar el empleo de submarinistas para estos trabajos. Además, abarata el precio del proceso al evitar la subcontratación de equipos y su desplazamiento y agiliza los tiempos de respuesta y de resolución de incidentes. Es fácil de manejar, habiendo sido necesaria únicamente una formación de, como mucho, un par de días para que los operarios se entendiesen con él.  

Otros sistemas del robot, como el de medición de propiedades del agua o levantamiento batimétrico, facilita el seguimiento de la evolución de las condiciones de contorno y medioambientales en las centrales. Gracias a esto se puede medir la sedimentación de materiales en cántaras y similares o analizar la evolución de temperaturas a régimen similar, entre otras funciones. Con todos estos parámetros se pueden optimizar las planificaciones del mantenimiento en las plantas para adecuarlo a las necesidades reales.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios