Industria y Utilities | Noticias | 24 MAR 2020

Herramientas tecnológicas para la gestión de recursos hídricos

IoT, inteligencia artificial o drones son algunas de las tendencias que están contribuyendo a optimizar el suministro y distribución de agua a los hogares.
gota de agua
Redacción

La integración de nuevas tecnologías está transformando múltiples áreas de actividad. En algunos de estos procesos, la evolución viene dada principalmente por la aplicación de una herramienta; para otras, sin embargo, es la confluencia de distintas tendencias la que está actualizando el paradigma. Es el caso de la gestión de recursos hídricos.

En la modernización del trabajo en las redes de agua confluyen varias de las tecnologías clave del momento: Internet de las Cosas, inteligencia artificial y big data y las nuevas redes, con el 5G y el WiFi 6 en el horizonte, están habilitando un escenario marcado por la información en tiempo real y el procesamiento de múltiples datos para optimizar el funcionamiento. 

Un ejemplo reciente de la integración del IoT y las redes en el suministro hídrico está el el acuerdo sellado por Telefónica e Idrica. Esta alianza impulsará la comercialización de la solución GoAigua, que digitaliza la operativa y el mantenimiento en compañías del sector. La colaboración quiere además fomentar el desarrollo de soluciones basadas en LTE-M, 5G Massive IoT y NB-IoT

Esta última tecnología era la protagonista de un proyecto lanzado en la localidad valenciana de Gandía a finales de 2018. El NB-IoT es un estándar abierto de comunicación de banda estrecha (narrow band en inglés, de ahí su nombre), diseñado para operar los dispositivos conectados mediante redes de baja potencia. En Gandía, su uso se ha centrado en la monitorización del consumo de agua de la ciudadanía, en un ejemplo de cómo las nuevas tecnologías facilitan el control ante posibles anomalías o pérdidas

Desde everis señalan la importancia de IoT, tecnología de sensores, teledetección y nuevos estándares de redes, junto con la inteligencia artificial y disciplinas vinculadas, como el big data. Este tipo de herramientas ayudan a optimizar el consumo de agua tanto mediante el control en el suministro a la ciudadanía —con la reducción de fugas en un 25-30% de media— como en el de los sistemas hídricos. Así, por ejemplo, se pueden emplear sensores para conocer y analizar información en tiempo real como la calidad del agua, con los indicadores de cloro, pH o temperatura, entre otros datos. 

En los sistemas hídricos, estos elementos sirven para conocer de forma instantánea la presión, altura de agua o caudal de una infraestructura hidráulica, facilitando la toma de decisiones en el caso de situaciones de emergencia, como crecidas. En el regadío, la aplicación de estas herramientas ayudan a detectar problemas o pérdidas, control de caudales o, en combinación con otras técnicas de conocimiento del estado del suelo, planta y meteorología, al desarrollo de la agricultura de precisión. 

Los drones son también una herramienta útil en la gestión del agua, pudiendo emplearse en la gestión de situaciones de emergencia, como inundaciones o sequías, en tareas de construcción y obras o en inspección de las instalaciones. El empleo de imágenes aéreas y por satélite permite profundizar en la cartografía y usos del suelo. 

Según indican desde everis, la mejora en la eficiencia derivada del uso de estas ténicas en el campo español ha hecho que, con la misma cantidad de agua, se pase de cubrir una superficie de riego de 3,5 millones de hectáreas en el 2000 a 4,2 millones de hectáreas en la actualidad.  



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios