Inteligencia artificial
Chatbots
IA generativa

¿Cómo pueden utilizar ChatGPT y GPT-3 las empresas?

Las plataformas de chatbot como ChatGPT y GPT-3 pueden ser herramientas valiosas para automatizar funciones, ayudar con ideas creativas e incluso sugerir nuevo código y correcciones para las aplicaciones que no funcionen, pero las empresas deben ser cautas antes de mover ficha.

ChatGPT
Créditos: Jonathan Kemper (Unsplash).

Para las empresas, los chatbots como ChatGPT tienen el potencial de automatizar tareas cotidianas o mejorar comunicaciones complejas, como crear campañas de ventas por correo electrónico, arreglar código informático o mejorar la atención al cliente. La firma de investigación Gartner predice que para 2025 el mercado de software de Inteligencia Artificial (IA) alcanzará casi 134.800 millones de dólares, y se espera que el crecimiento del mercado se acelere del 14,4% en 2021 al 31,1% en 2025, superando con creces el crecimiento general del mercado de software. Una gran parte de ese mercado será la tecnología de chatbot, que utiliza IA y procesamiento del lenguaje natural para responder a las consultas de los usuarios. Las respuestas, similares a las humanas, son en forma de texto; los programas más sofisticados permiten preguntas y respuestas de seguimiento y pueden modificarse para fines empresariales específicos.

En un informe reciente, Gartner explica los posibles usos de ChatGPT y su modelo lingüístico base GPT-3 (también existen GPT 3.5 y 4), que puede personalizarse. ChatGPT, lanzado por el laboratorio de investigación OpenAI en noviembre, se hizo viral de inmediato y llegó a tener un millón de usuarios en apenas cinco días, debido a la sofisticada forma en que genera respuestas en texto, a la profundidad de estas y a su apariencia humana. Por ahora, su uso más habitual es como interfaz de chat web basada en texto. De momento no hay acceso a la API, aunque GPT-3 sí lo ofrece. (Microsoft también tiene previsto ofrecer API para su versión Azure OpenAI ChatGPT, disponible próximamente).

Las empresas pueden utilizar la actual versión lista para usar para aumentar o crear contenido, manipular texto en correos electrónicos para suavizar el lenguaje o adoptar un tono particular, y para resumir o simplificar el contenido. "Esto puede hacerse con inversiones limitadas", explica Gartner en su informe.

 

¿Cuál es la diferencia entre ChatGPT, GPT-3 y Azure OpenAI?

Tanto ChatGPT como GPT-3 (Generative Pre-trained Transformer) son modelos lingüísticos de aprendizaje automático entrenados por OpenAI, un laboratorio de investigación y una empresa con sede en San Francisco. Aunque tanto ChatGPT como GPT-3 pueden producir respuestas textuales de tipo humano a las consultas, no son iguales en sofisticación.

Una de las principales diferencias entre ChatGPT y GPT-3 es su tamaño y capacidad, según un arquitecto jefe de soluciones de TripStax. "ChatGPT está diseñado específicamente para aplicaciones de chatbot, mientras que GPT-3 es más de propósito general y se puede utilizar para una gama más amplia de tareas", escribe Muhammad A. en un blog. "Esto significa que ChatGPT puede ser más eficaz para generar respuestas en un contexto conversacional, mientras que GPT-3 puede ser más adecuado para tareas como la traducción de idiomas o la creación de contenidos".

No es posible personalizar ChatGPT, ya que no se puede acceder al modelo lingüístico en el que se basa. Aunque su empresa creadora se llama OpenAI, ChatGPT no es una aplicación de software de código abierto. Sin embargo, OpenAI ha puesto a disposición de los usuarios el modelo GPT-3, así como otros grandes modelos de lenguaje (LLM). Los LLM son aplicaciones de aprendizaje automático que pueden realizar una serie de tareas de procesamiento del lenguaje natural. "Como los datos subyacentes son específicos de los objetivos, hay mucho más control sobre el proceso, lo que posiblemente genere mejores resultados", afirman desde Gartner. "Aunque este enfoque requiere importantes competencias, curación de datos y financiación, la aparición de un mercado de modelos especializados de terceros y adaptados a los objetivos puede hacer que esta opción resulte cada vez más atractiva".

Por ejemplo, el servicio OpenAI de Microsoft aprovecha ChatGPT para ofrecer a las empresas y desarrolladores de aplicaciones una forma de sacar partido de la nueva tecnología. Pero el nuevo y mejorado motor de búsqueda Bing de Microsoft utiliza GPT-4 (la última versión de OpenAI).

ChatGPT se basa en un modelo de texto más pequeño, con una capacidad de unos 117 millones de parámetros. GPT-3, que se entrenó con 45 TB de datos de texto, es mucho mayor, con una capacidad de 175.000 millones de parámetros, según Muhammad. ChatGPT tampoco está conectado a Internet, por lo que a veces puede dar respuestas incorrectas. Tiene un conocimiento limitado de los acontecimientos mundiales después de 2021 y también puede producir ocasionalmente instrucciones perjudiciales o contenido sesgado, según una FAQ de OpenAI.

"ChatGPT es una aplicación compuesta por un proceso de preparación y selección previo y posterior, y una versión personalizada de GPT-3.5", explica Bern Elliot, vicepresidente y analista de Gartner. El usuario envía las preguntas junto con cualquier información añadida, denominada "prompts". Aunque en ChatGPT no se puede acceder a la GPT-3 personalizada, la forma de formular la pregunta -el prompting- puede tener un efecto importante en la calidad del resultado". Esto suele denominarse "ingeniería de instrucciones" y puede hacerse en cualquier modelo lingüístico de gran tamaño. En muchos casos, los usuarios también pueden acceder a un LLM subyacente como GPT-3.

 

Usos de ChatGPT y GPT-3

Fundamentalmente, según Gartner, ChatGPT puede utilizarse para mejorar la creación de contenidos y la automatización de la transformación, proporcionando al mismo tiempo una experiencia de usuario rápida y atractiva. 

La forma más sencilla de utilizar ChatGPT es como pregunta y respuesta. Por ejemplo, "¿cuántos kilómetros hay desde Boston a San Francisco?". ChatGPT también puede utilizarse para crear contenido escrito, o aumentar el contenido ya escrito para darle una entonación diferente, suavizando o profesionalizando el lenguaje.

"Hay muchas formas en las que ChatGPT puede producir 'borradores' de texto que cumplan con la longitud y el estilo deseados, que luego pueden ser revisados por el usuario", señala Gartner en su informe. "Los usos específicos incluyen borradores de descripciones de marketing, cartas de recomendación, ensayos, manuales o instrucciones, guías de formación, medios sociales o posts de noticias". "Crear material para campañas de ventas por correo electrónico o sugerir respuestas a agentes de atención al cliente es un uso razonable", añade Elliot, de Gartner.

La tecnología de chatbot también puede ofrecer resúmenes de conversaciones, artículos, correos electrónicos y páginas web. Otro uso de ChatGPT y GPT-3 es mejorar los chatbots de atención al cliente existentes para que ofrezcan respuestas más detalladas y similares a las humanas.

Las plataformas también pueden mejorar la identificación de las intenciones de los clientes, resumir las conversaciones, responder a sus preguntas y dirigirles a los recursos adecuados. Para ello se necesita el contexto de la empresa, descripciones de servicios, permisos, lógica empresarial, formalidad del tono e incluso el tono de la marca, que habría que añadir al modelo de lenguaje GPT-3.

Los departamentos de ventas y marketing también podrían utilizar ChatGPT y GPT-3 para clientes potenciales en un sitio web o a través de un chatbot para ofrecer recomendaciones y descripciones de productos. Una vez más, la plataforma de chatbot tendría que personalizarse con el contexto de la empresa. Los chatbots también se han utilizado como asistentes personales para gestionar agendas, resumir correos electrónicos, redactar correos electrónicos y respuestas y documentos comunes.

En educación, los chatbots pueden utilizarse para crear experiencias de aprendizaje personales, como haría un tutor. Y, en sanidad, los chatbots y las aplicaciones pueden proporcionar descripciones en lenguaje sencillo de información médica y recomendaciones de tratamiento.

 

Ingeniería de prompt

El modelo GPT-3 dentro del servicio ChatGPT no puede modificarse por sí solo, explica Elliot, pero los usuarios pueden obtener el modelo GPT-3 base y modificarlo por separado para utilizarlo en un motor de chatbot (sin la aplicación ChatGPT). El modelo GPT-3 simplemente se utilizaría como otros LLM. Por ejemplo, los usuarios pueden añadir datos y ajustar los parámetros del modelo o conjunto de datos GTP-3. La forma en que alguien envía preguntas a esos modelos también puede verse influida por la redacción utilizada para formular las preguntas. "Así que, de nuevo, la ingeniería de preguntas puede ser útil", afirma Elliot.

"Aunque este planteamiento requiere importantes conocimientos, recopilación de datos y financiación, la aparición de un mercado de modelos especializados de terceros puede hacer que esta opción resulte cada vez más atractiva", reza Gartner en su informe.

Aunque incipiente, el uso de ChatGPT y GPT-3 para la generación, traducción, explicación y verificación de código de software promete aumentar el proceso de desarrollo. Según Gartner, lo más probable es que se utilice en un entorno de desarrollo integrado (IDE). Por ejemplo, un desarrollador podría escribir en el cuadro de búsqueda: "Este código no funciona como espero: ¿cómo lo arreglo?". No es probable que la primera respuesta solucione el problema, pero con preguntas de seguimiento a las respuestas, ChatGPT podría idear una solución, según OpenAI.

ChatGPT también puede escribir código a partir de texto, convertir código de un lenguaje de programación a otro, corregir código erróneo y explicar código. "Sugerir alternativas al código de software o identificar errores de codificación es válido", afirma Elliot. "Pero no dejes que ChatGPT 'arregle' el código, sino que sugiera áreas a revisar".

 

Riesgos del chatbot

En su informe, Gartner alerta de los riesgos de confiar en ChatGPT porque muchos usuarios pueden no entender las limitaciones de datos, seguridad y análisis. Una de las mayores preocupaciones para las empresas es que ChatGPT pueda extralimitarse, generando un texto elocuente con respuestas en lenguaje natural que contengan poco contenido de valor, o peor aún, afirmaciones falsas, según la firma de análisis. "Debería ser obligatorio que los usuarios revisaran la salida para comprobar su precisión, adecuación y utilidad real antes de aceptar cualquier resultado".

El uso de un chatbot también puede suponer el riesgo de exponer información confidencial y personal identificable, por lo que es importante que las empresas sean conscientes de qué datos se utilizan para alimentar el chatbot y eviten incluir información confidencial. También es fundamental trabajar con proveedores que ofrezcan sólidas políticas de uso y propiedad de los datos.

El consejero delegado de OpenAI, Sam Altman, advertía a los usuarios en un tuit de diciembre que ChatGPT es "increíblemente limitado", diciendo que es un error "confiar en él para cualquier cosa importante en este momento". "Es un avance del progreso; tenemos mucho trabajo por hacer en cuanto a robustez y veracidad", escribió Altman, añadiendo que ChatGPT es mejor para "inspiración creativa". 

Gartner, en su informe, se mostraba básicamente de acuerdo: "Se trata de una tecnología en fase muy temprana y exagerada" con usos potencialmente significativos. "Así que adelante, pero no se pase". Sugirió que las empresas fomenten el pensamiento "out-of-the-box" sobre los procesos de trabajo definan directrices de uso y gobernanza en torno a la IA y desarrollen un grupo de trabajo (un pipeline de información manual / humana) para el CIO y el CEO.

Elliot sugiere que los usuarios primen Azure Open Service ChatGPT de Microsoft sobre OpenAI ChatGPT para la empresa, "ya que Microsoft ofrece seguridad corporativa y controles de cumplimiento asociados con otros productos de la compañía". "Si planea utilizar información confidencial, use Azure", según el portavoz. (Microsoft ha dicho que planea habilitar políticas de seguridad y confidencialidad en Azure OpenAI como lo hace para otros servicios de Azure).

Por último, Elliot alerta de que no hay que permitir que los empleados hagan preguntas de OpenAI ChatGPT que revelen datos confidenciales de la empresa. "Emita políticas claras que eduquen a los empleados sobre los riesgos inherentes relacionados con ChatGPT".

 

La IA y la guerra de las búsquedas

Fundada en 2015, OpenAI contaba con el respaldo de inversores como Elon Musk, Amazon Web Services (AWS), Infosys, YC Research y Altman, que se convirtió en CEO de OpenAI en 2019, el año en que la empresa salió a bolsa. Otros de los primeros inversores fue Microsoft, que invirtió 1.000 millones de dólares en OpenAI en 2019, y recientemente ha anunciado planes para realizar una inversión multimillonaria adicional. Microsoft también ha hecho público que su motor de búsqueda Bing se está actualizando utilizando GPT-4, la última versión del modelo de lenguaje de IA construido por OpenAI.

Este anuncio ha iniciado una especie de guerra de chatbots de búsqueda entre Microsoft y Google. Microsoft espera que el uso de GPT-4 impulse a Bing frente al motor de búsqueda de Google, dominante desde hace tiempo. Google acaba de anunciar su propia tecnología de chatbot llamada Bard. Se trata de un servicio de IA conversacional basado en una tecnología denominada Modelo Lingüístico para Aplicaciones de Diálogo (o LaMDA, por sus siglas en inglés).

Preply, una plataforma global de aprendizaje de idiomas, ha publicado los resultados de un estudio que comparaba la inteligencia de Google con la de ChatGPT. Para ello reunió a lo que denominó "un panel de expertos en comunicación" que evaluaron cada plataforma de IA en 40 retos de inteligencia. El desafío ha mostrado que ChatGPT ganaba a Google por 23 a 16, con un empate. Google, sin embargo, sobresalió en preguntas básicas y consultas en las que la información cambia con el tiempo.



 



CASOS DE ÉXITO

Accede a nuestra publicación de canal

DealerWorld Digital

Documentos ComputerWorld