Liderazgo | Noticias | 11 DIC 2020

10 características de los gestores de proyectos eficaces

Ser un verdadero gran director de proyecto ha tomado un nuevo significado en 2020. El éxito pasa por ser un socio estratégico de negocios totalmente investido de éxito organizacional.
ascenso, dirección, liderazgo
Redacción

Todo gerente de proyectos sabe ejecutar los proyectos a tiempo y dentro del presupuesto. Y los buenos directores de proyectos también se esfuerzan por cumplir los requisitos de los proyectos de forma consistente. Pero los verdaderos grandes líderes de proyectos van más allá. Entre otras cosas, no sólo ejecutan proyectos dentro de su alcance, sino que son responsables, socios estratégicos de negocios totalmente comprometidos con el éxito de la organización.

Mucho ha cambiado en 2020. La gestión de los proyectos se ha vuelto más compleja como resultado de COVID-19. Por eso, si desea destacar y llevar su carrera de gestión de proyectos al siguiente nivel, los siguientes rasgos de los gestores de proyectos altamente eficaces le mostrarán el camino. Estos atributos, junto con las aptitudes técnicas necesarias, le pondrán en una posición de mayor demanda como gerente de proyectos, proporcionando una base sólida que le permitirá adaptarse a la dinámica continuamente cambiante de un proyecto y, al mismo tiempo, anteponer las necesidades de las partes interesadas a todo lo demás.

 

1. Un socio comercial estratégico

Los directores de proyectos que pueden ofrecer aptitudes de liderazgo estratégico de nivel superior, y no sólo aptitudes de gestión técnica, ofrecen ventajas significativas a las organizaciones de todos los tamaños. Desde el comienzo de la pandemia a principios de 2020, hay factores mucho más complejos, tanto internos como externos, que pueden afectar negativamente a los proyectos de todo tipo. Entre esos factores figuran el triple balance (resultados económicos, ecológicos y sociales), las restricciones jurídicas y legislativas, las cuestiones de proyectos remotos y los factores internacionales y culturales, por no mencionar las importantes limitaciones de recursos y las demoras.

Factores como éstos crean obstáculos adicionales a los que debe hacer frente un director de proyecto. Si no se comprende bien cómo encaja el proyecto en los objetivos estratégicos generales de la empresa, se reducen considerablemente las posibilidades de obtener resultados eficaces. Las oficinas ejecutivas de gestión de proyectos (EPMO) se centran en esta conexión y aumentan las tasas de éxito de los proyectos, programas y carteras.

 

2. Centradas en las partes interesadas

El COVID-19 ha devastado a empresas e individuos en todo el mundo, haciendo difícil centrarse en las necesidades de las partes interesadas frente a las dificultades personales y familiares. No obstante, como profesionales, los buenos directores de proyectos pueden separar sus necesidades personales de las de los interesados en el proyecto. Ellos ofrecen su mejor desempeño laboral en todo momento, independientemente de los prejuicios o necesidades personales. Este es el nivel de enfoque en el que las empresas han llegado a confiar en la profesión de la gestión de proyectos, y lo que hace que los mejores candidatos se destaquen.

 

3. Generoso con el crédito a los demás

Las contribuciones de los demás tienen un fuerte impacto en la eficacia de un jefe de proyecto en su equipo. Los directores de proyectos altamente eficaces comparten el crédito por el trabajo bien hecho y alientan a todos los miembros a participar y contribuir a sus niveles más altos. En lugar de tratar de ser un experto en todos los oficios, aproveche los conocimientos y habilidades de los demás en el equipo. Esta táctica simple pero eficaz aumentará significativamente la probabilidad de alcanzar los objetivos.

 

4. Un motivador hábil

La capacidad de un director de proyecto para comunicarse con una variedad de interesados e influir en ellos es fundamental para el éxito del proyecto. Después de todo, es necesario encontrar formas de motivar a los trabajadores sobre los que aún no se tiene influencia directa y que pueden hacer o deshacer un proyecto. Es necesario infundir confianza en las mentes de los interesados y los patrocinadores, en particular si es necesario acercarse a ellos con cambios en el alcance del proyecto. Hay que demostrar respeto por los miembros del equipo, las partes interesadas y los patrocinadores en todo momento si se quiere recibir su respeto a su vez. Es casi imposible que los proyectos avancen en la dirección correcta y a tiempo sin respeto y motivación, especialmente de los patrocinadores y las partes interesadas.

 

5. Totalmente investido de éxito

Los directores de proyectos altamente eficaces creen en su trabajo y están plenamente comprometidos con la visión de un proyecto desde su inicio hasta su cierre. Esta mentalidad ayuda a lograr los mejores resultados a lo largo del proyecto. Estar completamente involucrados en todos los aspectos profesionales del proyecto, sus actividades y su gente. Evite extenderse demasiado si desea mantener la integridad profesional y la satisfacción de las partes interesadas. John Paul Engel, presidente de Knowledge Capital Consulting, dice que el compromiso, la capacidad de recuperación y la habilidad de mantener un alto nivel de satisfacción tanto del cliente como del equipo son las claves para generar resultados.

 

6. Rendir cuentas y tener integridad

No todo en un proyecto irá como se planeó. Los errores son de esperar, pero es importante aceptar siempre cuando te equivocas y aprender de tus errores. Ser responsable de sus decisiones y acciones es vital y envía un fuerte mensaje al resto del equipo. Paul Dillon, fundador de Dillon Consulting Services, está de acuerdo: "La integridad, la decisión, el buen juicio, la capacidad de formar una visión y ejecutarla, la confianza en tu propia competencia" son distintivos de los directores de proyectos altamente eficaces. "Sin la capacidad de ser desinteresado, de poner las necesidades y deseos de los demás antes que los propios, nunca conseguirás que la gente 'te siga a un lugar al que no irían por sí mismos'", dice Dillon, citando a Joel A. Barker. "Por eso la mayoría de la gente fracasa en posiciones de liderazgo, creo, o no puede hacerlo en absoluto”.

 

7. Un comunicador efectivo

Teniendo en cuenta que la comunicación desempeña un papel importante en la gestión de proyectos, equipos y otros interesados, es la habilidad más crítica. La comunicación no sólo significa ser un facilitador, orador o escritor estelar; requiere una buena capacidad de escucha. Escuchar activamente lo que se dice - y no se dice - y tener en cuenta el contexto es de gran valor. Escuchar las opiniones de los demás y tener en cuenta sus experiencias y conocimientos ayuda a reducir los posibles conflictos y riesgos debidos a los puntos ciegos y aumenta las probabilidades de éxito de los proyectos.

 

8. Un líder bien respetado

Aunque no se puede complacer a todo el mundo, tener una reputación establecida como un líder bien respetado típicamente significa que se lo has ganado a través del trabajo duro. Si es nuevo en la gestión de proyectos, esto llevará tiempo. Trabajar para convertirse en un comunicador eficaz, confiar en el éxito de sus interesados y mantener la responsabilidad y la integridad, entre otras cosas, puede ayudarle a llegar más rápido. Una vez allí, es mucho más fácil dirigir proyectos y equipos sin esfuerzo.

 

9. Un agente de cambio

Si el año 2020 nos ha enseñado algo es que el cambio es inevitable y puede ser muy perturbador para todas las áreas de los negocios y la vida personal, y la gestión de proyectos no es una excepción. Los gerentes de proyectos altamente efectivos entienden esto, lo aceptan, e incorporan elementos de incertidumbre en sus planes de proyecto. También reconocen la necesidad de trabajar estrechamente con los expertos en gestión del cambio para ayudar a las partes interesadas a adaptarse al cambio y prepararse mejor para el estado futuro de las cosas, y trabajar en la sombra.

 

10. Trabajar en la sombra

Todos los atributos mencionados anteriormente hablan por sí mismos, pero lo que realmente distingue a un director de proyecto es su capacidad para trabajar en la oscuridad. Esta es una habilidad imprescindible, ya que la mayoría de los proyectos, sin importar su tipo, industria, tamaño o complejidad, tendrán áreas grises que necesitarán navegar en algún momento. Problemas con limitaciones y complejidades externas, limitaciones de proyectos remotos, conflicto y ambigüedad… Estas y otras incertidumbres se encontrarán casi con toda seguridad. Joyce Wilson-Sanford, coach ejecutiva, consultora y escritora de JWS Consulting and Read Joyce, dice que la capacidad de abordar el cambio en una organización, de ver cuando un proyecto está en problemas o puede causar problemas, y de no ser sacudido por el retraso o la crisis o los recortes presupuestarios es clave. Los directores de proyectos con altas habilidades técnicas y humanas son una combinación difícil de encontrar, dice. Y cuando se combinan con la capacidad de trabajar en la zona gris, de hecho se es un gerente de proyecto muy eficaz.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios