Liderazgo | Noticias | 03 OCT 2018

Consejos para triunfar para nuevos CIOs

Tener en cuenta unas medidas básicas ayuda a hacerse un plano del estado actual de la organización y anticiparse a problemas mayores.
exito
Redacción

El momento de tomar las riendas de la parte tecnológica de una empresa está lleno de retos y consideraciones a tener en cuenta, entre las que es fácil perderse en la vorágine del comienzo y dejar de lado aspectos esenciales cuando se empieza en un proyecto. Además, el puesto de CIO tiene unas características propias que hace que estos primeros momentos no se equiparen a los de otros altos cargos. Aquí se plantea una pequeña guía para moverse en el periodo inicial como director tecnológico de una compañía.  

Pararse y evaluar el estado de los sistemas de la compañía. Los problemas de infraestructuras heredadas vienen, en muchas ocasiones, derivados de procesos de cambio en la dirección en los que se opta por dar continuidad con el mínimo de transtorno a la organización. O por el contrario, se opta por una política de tierra quemada que no tiene en cuenta los puntos fuertes que se pueden aprovechar del anterior modelo. La evaluación del estado de los sistemas de la compañía puede suponer un considerable esfuerzo, pero es vital para hacerse un cuadro de cómo está cada elemento, qué proyectos hay en marcha o previstos y qué resultados se están viendo. 

Otro de los elementos clave en los primeros pasos de un CIO en la organización es la comunicación, la capacidad de transmitir a otros equipos la importancia de la digitalización para todo el negocio. Este es un puesto que cada vez se mueve menos en un área aislada, limitada a temas de TI exclusivamente técnicos. En el actual panorama de sociedad digitalizada, el CIO se combina y relaciona con otras divisiones y equipos de la compañía para un enfoque en el que la tecnología sea parte integral de toda la organización. Para esto, además, se puede ayudar de aplicaciones enfocadas a la comunicación en entornos laborales, como Slack o Trello. 

Crear un equipo fuerte. Si este ya es un elemento clave en cualquier proceso directivo, lo es aún más teniendo en cuenta que todavía se mantiene cierta consideración tradicional de los equipos de sistemas como una parte aislada de la organización.

Énfasis en dos grandes tendencias tecnológicas: cloud y ciberseguridad. Si la compañía no apuesta ya por un modelo basado en la nube, no es que sea vital importarlo, sino que seguramente ya se vaya tarde. El paso a la nube es uno de los elementos decisivos de la transformación digital, que mejora el desempeño y la agilidad, reduce la dependencia de infraestructuras físicas, facilita la escalabilidad y potencia la eficiencia económica. La ciberseguridad es determinante: aunque ninguna organización, por protegida que esté, es infranqueable, el CIO debe anteponerse a estos posibles problemas en la medida de lo posible. Aquí entra en juego otra vez el factor comunicativo, ya que es esencial en la protección de los sistemas tech y de información la colaboración directa con el CSO.

Si bien no hay un manual que garantice el éxito de ningún trabajo, tomar determinadas decisiones sí puede ayudar a que, al menos, los momentos iniciales no sean más complicados de lo que deben.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios