Liderazgo | Noticias | 03 OCT 2019

El CIO, un profesional en fase de transición

El estudio 'El CIO en España', elaborado por CIO Executive Council, profundiza en las perspectivas de los responsables de TI y en los cambios a los que se están enfrentando.
negocios internacional
Redacción

La transformación digital está impactando profundamente en el sector empresarial. Entre los profesionales a los que más directamente afecta está, cómo no, el CIO. Hasta tal punto que, en un futuro, su trabajo será esencialmente distinto de como es hoy en día. Así lo creen la gran mayoría de participantes en la tercera edición del informe "El CIO en España", elaborado por IDG Research. 

Esta investigación, para la que se ha consultado a 23 directores y directoras de TI de compañías que operan en España, miembros del CIO Executive Council de IDG, indaga en la visión de los propios CIO de cómo está cambiando su trabajo —y cómo seguirá haciéndolo—. En este último sentido, los participantes tienen claro que su profesión se encuentra en fase de evolución y, en los próximos años, será fundamentalmente distinta a lo que es hoy en día: un 87% dicen estar de acuerdo, en distintos grados, con esta idea. El carácter evolutivo actual del CIO queda ratificado con la baja adhesión que muestra la idea de que su posición está encasillada, con la que siete de cada diez participantes está en desacuerdo. 

Otro de los aspectos que se analizan en el estudio es la interrelación del CIO con otros departamentos. Frente a la idea tradicional de que el líder de la parte tecnológica es un profesional estanco, se expande su consideración como un miembro más de la junta directiva, capacitado para ocupar otros cargos. Un 52% está totalmente de acuerdo con que este profesional puede, en la actualidad, ocupar posiciones de dirección en otras áreas de negocio, una idea con la que se muestran también afines, aunque en menor medida, un 40%  de profesionales. Frente a esto, el consenso sobre si directivos de otras áreas de negocio pueden dirigir el área de TI es mucho menor. 

Esta idea del profesional que se relaciona con otros ámbitos y departamentos más allá del suyo propio queda reforzada por la idea de la gestión del negocio como la actividad más importante que realiza un CIO. Frente a otros aspectos más propios de la posición —como la gestión de servicios tecnológicos o de proveedores— la interlocución, planificación estratégica y el manejo de expectativas son las tareas más valoradas. Le sigue la gestión de personas, un factor que se está revelando como esencial en tanto la transformación cultural es un elemento clave de la digitalización.  

El informe también estudia cómo han cambiado las funciones de los CIO en los últimos tres años. Un aspecto que se revela directamente ligado al tema de cuáles de sus actividades son las más importantes: la gestión del negocio es, para siete de cada diez participantes, una función que ha cambiado radicalmente o mucho, lo que la sitúa como la que mayor impacto ha registrado. La gestión de personal ha evolucionado en esos mismos grados para un 53% de participantes. La administración de servicios TI ha evolucionado mucho para un 57%, mientras que la de proveedores lo ha hecho en el mismo nivel para el 43% de participantes. La parte menos afectada en estas medidas es la de innovación. 

Si quiere formar parte del exclusivo club CIO Executive Council, consulte este enlace



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios