Liderazgo | Noticias | 19 MAY 2020

La tecnología es un factor clave en la reconstrucción de las economías y la cooperación internacional

A lo largo de los últimos siglos, la globalización nos ha aportado avances sustanciales en numerosos sectores. El comercio internacional elevó la prosperidad material de los pueblos de todo el mundo y ayudó a los países en desarrollo y emergentes a jugar un papel cada vez más importante como socios comerciales y potenciales mercados de venta.
huawei contenido 8
Na Ran, Chief Marketing Officer, Western Europe, Huawei Technologies

La globalización fortaleció las economías y mejoró las condiciones de vida en todo el planeta. Ahora, gracias a la globalización y a un mundo cada vez más conectado, los consumidores pueden elegir entre una variedad de productos antes inimaginable que circulan en un mercado globalizado.

La actual pandemia de la COVID-19 ha golpeado con agresividad los mercados mundiales, debilitado el comercio y la cooperación internacionales, y acelerado tendencias hacia el proteccionismo y el nacionalismo cuya creciente presencia ya se observaba con anterioridad. La pandemia ha tenido un enorme impacto en las cadenas de valor mundiales: en lugar de proximidad y eficiencia, la distancia y la seguridad han pasado a ocupar el primer plano. Las empresas suspenden las cadenas de suministro y reubican las fábricas. Los Gobiernos aíslan sus economías y hacen acopio de productos de primera necesidad. Aunque el conflicto comercial entre los Estados Unidos y China dominó la escena mercantil internacional en 2019, ahora, la crisis actual ha conducido a un aumento del “distanciamiento económico”. Esta tendencia hace peligrar el bienestar económico en todo el mundo.

La tecnología como base para reconstruir una economía sólida

¿Qué se puede hacer para invertir estas tendencias, para poner fin a la desintegración de las economías, los sistemas sanitarios y las sociedades? La tecnología ayudará a que la globalización retome su rumbo.

La pandemia ha golpeado con dureza sectores clave como el industrial, la sanidad, los servicios públicos, el comercio minorista, el transporte, el suministro de alimentos, el turismo o los medios de comunicación y entretenimiento, que reclaman la integración de las tecnologías de la comunicación interconectada y la información. Vivimos en la era de la información; todos deberíamos tener acceso a las ventajas económicas y médicas de las tecnologías de la información. Los beneficios económicos son importantes: desde medios de producción innovadores hasta comunicaciones rápidas mediante excelentes conexiones de red. La tecnología ha sido y continuará siendo un apoyo esencial para el personal sanitario durante la crisis de la COVID-19. La situación actual mejoró notablemente gracias al desarrollo y la aplicación del diagnóstico asistido por IA, al tratamiento de los síntomas de la enfermedad con enfoques innovadores y al distanciamiento social para evitar nuevos contagios.

El coronavirus se ha propagado rápidamente: China, los Estados Unidos y especialmente Europa han sufrido numerosas pérdidas. Hasta la fecha, se mantiene una intensa lucha contra el virus que repercute en el bienestar de todos los seres humanos del planeta. El virus no entiende de fronteras, ha llegado hasta el último rincón de la Tierra y está causando estragos. Reconstruir los vínculos económicos y la cooperación en un clima de confianza será pronto la prioridad número uno en todos los países. 

El presidente de la República Federal de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, en un reciente discurso dirigido a la nación, señaló que el mundo después de la COVID-19 será diferente: “El mundo será otro después de la crisis. Y depende de nosotros cómo será. Hago votos por que aprendamos de las experiencias, buenas y malas, que estamos viviendo cada uno de nosotros a diario durante esta crisis. […] ¿Buscaremos juntos una salida a nivel mundial o regresaremos al aislamiento y a las acciones en solitario? Compartamos todo el conocimiento, todo el trabajo investigativo, de manera que logremos encontrar con mayor rapidez una vacuna y tratamientos terapéuticos y procuremos, mediante una alianza global, que también los países más pobres y, por consiguiente, más vulnerables, tengan acceso a ellos. […] No queremos convertirnos en una sociedad temerosa, en una sociedad desconfiada. En cambio, podemos ser una sociedad con mayor confianza, una sociedad más considerada y más positiva”.

Huawei goza de una sólida implantación en Europa desde hace 20 años y dispone de la capacidad y la confianza necesarias para combatir la pandemia junto a los europeos. Actualmente, tenemos una plantilla de 13.300 empleados en Europa, con dos oficinas regionales y 23 centros de investigación y desarrollo. Damos nuestro firme apoyo a nuestros socios europeos y pondremos a su disposición todos los medios a nuestro alcance para ganar la batalla contra este virus.

Ante todo, la infraestructura de las TIC conforma las bases del mundo digital y la tecnología digital respaldada por la infraestructura de las TIC es la piedra angular de la lucha contra la pandemia. Tecnologías digitales como los macrodatos, la IA y la computación en la nube respaldadas por las redes de TIC son cruciales para monitorizar y analizar la pandemia, rastrear el virus, controlar la enfermedad epidémica e impedir su propagación, tratar a los pacientes y asignar recursos. Además de prestar apoyo en la batalla contra la pandemia, estas tecnologías digitales se han aplicado también a otras áreas: han servido para ayudar a las empresas a dar respuesta a sus problemas y para proteger las actividades sociales normales.

En segundo lugar, las tecnologías digitales respaldadas por la infraestructura de las TIC contribuyen a que las actividades sociales se sigan desarrollando durante la pandemia. Una característica fundamental de esta crisis de salud pública mundial es que afecta principalmente a la vida fuera de Internet. Las empresas tradicionales, que operan al margen de las redes, son las que más han sufrido medidas como el confinamiento y el distanciamiento social. Un impresionante volumen de actividades sociales y económicas se han trasladado a la esfera digital. Los negocios se han visto forzados a cerrar sus puertas, las clases presenciales se han suspendido y los alumnos han tenido que quedarse en casa. Sin embargo, las redes han favorecido la reincorporación de las personas a la vida laboral y educativa, lo que ha conducido a un súbito aumento de la demanda de oficinas virtuales y aplicaciones de aprendizaje. La pandemia ha obligado a suspender numerosas actividades físicas, pero la gente ha encontrado alternativas en el cibermundo.

La crisis actual está acelerando la digitalización de miles de sectores. Su impacto en las redes también permite que los operadores globales aborden y planifiquen la evolución prospectiva de las redes desde una nueva perspectiva. Evoluciones de las redes como la tecnología 5G y las redes ópticas con capacidad de gigabit pueden proporcionar alto rendimiento y servicios de banda ancha generalizados a particulares, familias y empresas, y son capaces de ofrecer conectividad ubicua tanto para trabajar como para el resto de las facetas de la vida. Promoverán la transformación digital de los sectores empresariales tradicionales para conseguir una economía digital más sólida.

La simplificación de la implementación, los dispositivos y las arquitecturas de red puede acelerar la expansión, la actualización y el despliegue de redes como las 5G. Debemos extraer lecciones de esta pandemia por coronavirus y mejorar el rendimiento de la infraestructura de las TIC actual para hacer frente a cualquier posible riesgo futuro con mayor eficacia.

Los Gobiernos y los entes reguladores pueden contribuir mediante el impulso de políticas y medidas que faciliten la rápida expansión de la infraestructura de las TIC y sus actualizaciones. En Huawei, estamos plenamente preparados para ayudar y, en ese sentido, hemos iniciado el desarrollo de diferentes tecnologías. En uno de nuestros innovadores proyectos, estamos colaborando con Yitu Technologies para crear la plataforma Smart Pneumonia Analyses, una solución para el tratamiento de la neumonía a través de análisis inteligentes que ponemos a disposición de todos los hospitales que la soliciten. Esta plataforma es capaz de calcular la probabilidad de que un paciente padezca una neumonía provocada por la COVID-19 a partir de tacs e inteligencia artificial, y aliviaría la carga de trabajo del personal sanitario.

Apoyamos un mundo conectado

Los países y los Gobiernos deben conectarse y cooperar para salvar vidas y recuperarnos de la pandemia. La mejor forma de comunicarse entre continentes es usar dispositivos técnicos avanzados y una conexión a Internet rápida.

En Huawei, no solo desarrollamos dispositivos técnicos para facilitar las comunicaciones y apoyar al personal sanitario durante la crisis del coronavirus. También estamos creando redes rápidas y fiables en colaboración con los principales operadores europeos para asegurar las conexiones en condiciones de presión. Creemos firmemente que todos debemos seguir trabajando juntos para construir tecnologías de red de una manera que garantice la confianza, la invulnerabilidad, la seguridad y la protección de los derechos fundamentales. Depositamos nuestra confianza en la tecnología conectada para apoyar a las personas de todo el mundo durante la crisis.

 

 

En colaboración con Huawei



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios