CIO
TI

Marcando la diferencia: los líderes de las TI mejoran sus comunidades

El trabajo voluntario puede ayudar a dar un nuevo propósito e insuflar nueva vida a sus carreras en el sector de las tecnologías de la información, dicen los líderes tecnológicos de alto nivel que han ofrecido sus habilidades para proyectos tecnológicos y STEM significativos para la comunidad.

Automatización

La Gran Resignación afectó al sector tecnológico con especial dureza en noviembre, cuando los trabajadores empezaron a cuestionar su propósito y su satisfacción con el trabajo. El sentimiento persiste hoy en día. Según una encuesta de TalentLMS, el 72% de los trabajadores tecnológicos de EE.UU. se plantea dejar su empleo actual en 2022. Más de la mitad de los encuestados dicen que sufren de agotamiento laboral, lo que los hace dos veces más propensos a dejar su trabajo que los que no lo hacen.

"Hay una pregunta colectiva en la mente de todos ahora sobre qué estoy haciendo realmente aquí", dice Holly Allen, directora senior de ingeniería en Slack y voluntaria tecnológica en US Digital Response, una organización sin ánimo de lucro que organiza equipos de voluntarios tecnológicos altamente cualificados y profesionales. "Con suerte, todo el mundo es feliz en su trabajo diario, pero a veces poder sentir que has mejorado el mundo de una manera que puedes describir con bastante facilidad es algo que necesitamos como sociedad y como individuos".

Allen satisface su alma de servidora reuniendo equipos de ingenieros voluntarios para trabajar en proyectos de respuesta rápida del USDR que ayudan a los gobiernos locales y a las organizaciones sin ánimo de lucro a satisfacer las necesidades críticas del público. La organización comenzó en respuesta a las crisis relacionadas con el COVID. Los equipos han desplegado sitios web de búsqueda de vacunas y han agilizado los flujos de trabajo de solicitud de ayuda de alquiler de emergencia para los organismos. Desde entonces, se ha ampliado a proyectos de respuesta rápida que han modernizado el proceso de gestión de los trabajadores electorales en Harris, Texas, y han automatizado el apoyo a los evacuados en Afganistán, por nombrar algunos.

Por su parte, Allen dedica unas cinco horas a la semana a entrevistar a los ingenieros del grupo de voluntarios para evaluar su idoneidad para un proyecto concreto. "El noventa por ciento o más de las personas a las que entrevisto tienen trabajos a tiempo completo, y están haciendo trabajo voluntario por las noches y los fines de semana", reconoce. "A veces tenemos un proyecto que les viene bien".

Muchos proyectos necesitan las habilidades de un CIO, dice el cofundador de USDR, Alex Allain. "Muchas veces estás ayudando a la gente a decidir si el problema que están tratando de resolver coincide con la solución que están pensando", expone. Los líderes de TI con capacidad para resolver problemas "pueden ayudar a los socios a conectar los puntos", dice. El voluntario ideal aporta un comportamiento humilde a los proyectos y está dispuesto a escuchar, apostilla.

Desde marzo de 2020, el USDR ha pasado de 300 voluntarios a 800 voluntarios desplegados, con 7.000 trabajadores tecnológicos que han levantado la mano para ayudar.

Algunos profesionales están entre dos trabajos y encuentran en el voluntariado tecnológico una oportunidad para reflexionar y decidir qué quieren hacer después, dice Allain. Theresa Szczurek, antigua CIO del Estado de Colorado, ofrece sus conocimientos para ayudar a USDR a entender las necesidades de las organizaciones que solicitan su ayuda y determinar si el proyecto es adecuado para la organización. A continuación, asesora a la USDR sobre el alcance del proyecto.

Szczurek espera volver pronto a un puesto a tiempo completo, pero no dejará de ser voluntaria. "Preveo que mi papel cambiará, pero me gustaría seguir participando porque es un trabajo muy significativo", expone aquella especialista.

 

Un sentido de propósito

Los CIOs también están encontrando un propósito más profundo al ofrecer sus habilidades más cerca de casa. Después de un ascenso constante en puestos de liderazgo de TI en empresas de alto perfil, Michael Pegues encontró su propósito en su ciudad natal de Aurora, Illinois, como CIO de la ciudad. Formó una asociación entre la ciudad de Aurora y TinkRworks, un proveedor local de planes de estudio STEAM (ciencia, tecnología, ingeniería, arte y música) para ofrecer un aprendizaje basado en proyectos a los niños desfavorecidos.

"Crecí en esta comunidad y me veo a mí mismo en estos niños que no tienen acceso a la educación STEM y a estos recursos", dice Pegues. "Llegué a donde estaba por mi cuenta" alistándose en el Ejército, que ofrecía la matrícula universitaria a través del GI Bill. "Cuando llegué a este puesto, pensé ¿cómo puedo devolverlo?".

El programa extraescolar pretende abordar la brecha digital creada por la falta de educación STEAM temprana ofrecida en las escuelas públicas. El programa gratuito introduce a los estudiantes en proyectos que van desde la codificación simple hasta la construcción de robots, pasando por la física del vuelo y el diseño de drones.

Alrededor de 50 estudiantes participaron en el primer programa piloto de verano en 2020, luego creció rápidamente a 750 estudiantes en cuatro sesiones gratuitas durante todo el año en 2021. Este año, espera introducir a 1.500 estudiantes de ingresos bajos y medios en proyectos STEAM.

El programa se administra a través del departamento de TI de la ciudad y la división de servicios para jóvenes, y el departamento de TI proporciona equipos tecnológicos y servicio de Internet de alta velocidad a seis centros de aprendizaje en toda la comunidad. TinkRworks proporciona el plan de estudios STEAM, y la Academia de Formación de APS, un programa local de formación sin ánimo de lucro, proporciona los instructores.

Pegues espera poder implantar algún día la educación STEAM para todos los alumnos de los grados K a 8 en la ciudad de Aurora. Las empresas locales y sus directores de informática pueden ayudar a conseguirlo. "Tenemos que mirar más allá de nuestras cuatro paredes y mantener las luces encendidas y el negocio en marcha", dice. "La tecnología es el denominador común del crecimiento local y global. Si no nos implicamos en la comunidad, no estamos haciendo nuestro trabajo".

 

 

Ayudar a los estudiantes de secundaria a imaginar las posibilidades de las TI

Cuando Karl Hightower se unió a Novant Health como su director de datos y vicepresidente senior en 2018, era la elección perfecta para liderar sus esfuerzos de educación STEM. Ya había fundado la Fundación Tribute STEM en Dallas, que promovía programas educativos inspirados en STEM en su antigua comunidad.

Hightower dirigió el trabajo de Novant Health con el programa Pathways de las escuelas de Charlotte-Mecklenburg, que ayuda a preparar a los estudiantes que quieren embarcarse en una trayectoria profesional mientras aún están en la escuela secundaria. Algunos itinerarios ofrecen certificaciones mientras aún están en la escuela secundaria. Otros proporcionan créditos tempranos para obtener un título postsecundario. Todos ellos ofrecen la oportunidad de conectarse con futuros empleadores, como Novant, a través de la observación del trabajo y las prácticas.

McGregor pidió a los administradores de la Universidad de Carolina del Norte, Charlotte, y de la Universidad Johnson C. Smith que identificaran a los estudiantes de comunidades desfavorecidas que estuvieran prosperando en sus primeros o últimos años de universidad. Luego quiso saber: ¿Cómo perseveraron? ¿Qué adversidades tuvieron que superar?  ¿Y cómo fue ese viaje? "Sus historias empezaron a dibujarnos un cuadro de lo que son esos escollos", dice. Con este conocimiento, las universidades podrían anticiparse a esos obstáculos en una fase temprana de la carrera -como estudiantes de primer año de universidad o de último año de bachillerato- y prepararlos para superar esos obstáculos proporcionándoles recursos.

McGregor también quería recompensar o compensar a los estudiantes participantes por su tiempo. Ambas universidades añadieron cursos a su plan de estudios que permitían a los estudiantes obtener créditos optativos por formar parte del Laboratorio de Soluciones Estudiantiles, y los estudiantes reciben una remuneración de 15 dólares por hora, financiada por Novant Health, por el tiempo que dedican a aportar sus conocimientos y, con el tiempo, por servir de mentores y entrenadores de vida a estudiantes universitarios más jóvenes.

"Estos jóvenes son brillantes", dice McGregor. "Tengo la oportunidad de elevar a las generaciones y poblaciones que vienen detrás de mí. La máxima gratitud es cuando me llaman cuando llegan a la universidad o consiguen esas fenomenales oportunidades de trabajo".



Registro:

Eventos:

 

Partnerzones

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Documentos ComputerWorld