Retail | Noticias | 25 FEB 2020

La robotización, en el futuro de la entrega de comida a domicilio

Just Eat mantiene distintos proyectos para llevar los pedidos mediante vehículos autónomos, que pueden funcionar de apoyo al personal en el establecimiento.
Yape Just Eat
Redacción

Las nuevas tecnologías están impactando con fuerza en el sector de la restauración. La aplicación de recursos digitales se puede canalizar a través de distintas vías. La compañía de restaurantes New York Burger ha integrado conectividad inalámbrica para vincular al personal de sala con el de cocina y agilizar el servicio. La cadena aragonesa La Mafia se sienta a la mesa ha unificado las fuentes de datos en una plataforma para automatizar y simplificar tareas.

Son dos ejemplos de incorporación de herramientas tecnológicas en restauración a las que podría unirse en breve la empresa de entregas Just Eat con la aplicación de robótica. Así se ha comentado en una intervención en el foro mundial Foodservice Robotics Pioneers, en la que han participado el director general de la filial en España de la compañía, Patrik Bergareche, y Marius Robles, cofundador de Food By Robots, empresa que quiere "acelerar los beneficios de la robótica para revolucionar la forma en que comemos", según explican en su web. 

Durante su participación se ha adelantado que la introducción de vehículos autónomos en la entrega de comida será paulatina y como apoyo para picos de demanda u horas punta, no como sustitución del personal encargado actualmente de la tarea.

Como parte de la presencia de la firma en el foro se ha presentado Yape, un prototipo de robot autónomo de entrega que puede transportar hasta 70 kilogramos. Este dispositivo emplea motor eléctrico para el transporte, con baterías con autonomía de hasta 80 kilómetros por carga. El aparato cuenta con un sistema de sensores y cámaras de vídeo para evitar obstáculos, identificar semáforos o conocer el estado del tráfico. 

La firma mantiene este tipo de iniciativas desde hace ya tiempo. En concreto, hace más de tres años realizaba una prueba piloto de entrega de comida a domicilio en el norte de Londres, con la que ponía en marcha los transportes vía robot a través de la aplicación. 

En 2017, la compañía puso en marcha una prueba piloto en los distritos londinenses de Greenwich, Southwark y Milton Keynes, con diez robots de la startup Starship entregando pedidos por las calles de estas áreas. Estos dispositivos transportaban el pedido hasta el punto indicado, enviando una notificación dos minutos antes de llegar y otra ya frente a la puerta. Para recoger el pedido, era necesario desbloquear el robot mediante un código de acceso en posesión del cliente.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios