Retail | Noticias | 11 MAR 2019

Tecnología de reconocimiento facial: posibilidades y problemas en su uso

Las distintas aplicaciones de esta modalidad de identificación biométrica pasan por una fase de cuestionamiento, tanto de usuarios como de desarrolladores.
reconocimiento facial
María Ramos

El uso de la tecnología de reconocimiento facial se está expandiendo más allá de la función más ampliamente conocida de desbloquear el smartphone, de verificación para la realización de pagos o, como ha implantado recientemente CaixaBank, para autenticación en la retirada de efectivo en cajeros automáticos. Pero este sistema biométrico cuenta con otros campos de aplicación, como su empleo para agilizar los trámitas de identificación personal en los viajes, que está siendo ya probado en varios aeropuertos del mundo. 

En marketing, la tecnología de reconocimiento facial está experimentando un momento de experimentación. Por ejemplo, en Brasil y Estados Unidos la firma Unilever lo está empleando para medir el 'engagement' mediante pantallas en las propias tiendas. También se está probando como mecanismo de seguimiento, para analizar hábitos de compras y como herramienta para que los dependientes puedan identificar el perfil de un potencial cliente, conociendo sus preferencias a través de su historial de compras. Incluso se puede emplear para prevenir el robo en tiendas o para identificar a personas en multitudes que pueden suponer posibles amenazas a la seguridad

Sin embargo, según explican en eMarketer, los usuarios no siempre responden favorablemente a estas medidas. Más del 60% de participantes de Estados Unidos en una encuesta sobre el uso de esta tecnología para establecer patrones de consumo lo califican de "creepy" o inquietante. En relación a su empleo para evitar robos, la mayoría se muestra muy poco a favor —uno de cada tres encuestados—, y si se le suma los que, sin ser tan extremo, no son favorables a su uso, el porcentaje sube a la mitad de los participantes en la encuesta. Apenas el 27% están algo o muy convencidos de su empleo.

Además, el uso de tecnología de reconocimiento facial tiene ciertos problemas, como la aparición de sesgo e implicaciones éticas, explican desde el medio Phys. A la general falta de regulación sobre el tema y las dudas sobre la transparencia en su uso se le unen las implicaciones que tienen para los derechos de los usuarios en temas de privacidad. Gigantes tecnológicos como Microsoft han abogado ya por la creación de un marco normativo que contemple los supuestos sobre su uso. La corporación Google ha incidido en la necesidad de un trabajo mayor que evite los sesgos inherentes a la tecnología, que necesitan de mayor trabajo para una correcta identificación.

A Amazon, por ejemplo, la decisión de vender software de reconocimiento facial a los organismos policiales de Estados Unidos le valía una serie de protestas de su plantilla y de organismos en favor de la protección de derechos sociales. Parece que la tecnología de reconocimiento facial tiene potencial para llegar a múltiples aplicaciones; sin embargo, el perfeccionamiento de la técnica y la polémica sobre su uso distan mucho de estar cerradas



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios