Sanidad | Noticias | 26 SEP 2019

Creu Blanca mejora la detección de casos de cáncer de próstata mediante un sistema robótico

El dispositivo, bautizado como Artemis, ha incrementado en un 26% los diagnósticos de la patología respecto a otras técnicas.
Creu Blanca robot Artemis
Redacción

La clínica barcelonesa Creu Blanca ha presentado el balance de la implantación del robot Artemis, un sistema de realización de biopsias de próstata que el centro incorporaba hace doce meses. La utilización de esta tecnología ha conseguido mejorar en un 26% los diagnósticos de cáncer, según las comprobaciones realizadas por el equipo sanitario. 

Durante estos doce meses, el centro ha realizado más de un centenar de biopsias por fusión de imágenes de resonancia magnética prostática guiadas por el robot. La responsable de la unidad de uro-radiología, la doctora Violeta Catalá, explica los resultados obtenidos. "Utilizando el robot Artemis hemos encontramos presencia de cáncer en el 89% de las biopsias realizadas a lesiones detectadas por RMN y con criterios de alta sospecha de malignidad. En el 63% de los casos los pacientes tenían biopsias previas, realizadas mediante otras técnicas, que habían resultado negativas", señala en un comunicado.

Ese diferencial del 26% de casos que no se habían detectado con otras técnicas se explica por las limitaciones de las herramientas tradicionales de detección del cáncer de próstata, como la combinación de analítica de sangre con marcadores tumorales y tacto rectal, que no siempre da resultados específicos. La biopsia prostática convencional, tras estas primeras exploraciones, se realiza sin tener el tumor totalmente localizado, lo que hace que el tejido que se consigue no siempre sea de la masa dañada. En el caso en que haya que repetir la prueba, esto puede aumentar los riesgos e incomodidades para el paciente.
 
Frente a este sistema, el robot ARTEMIS emplea un ecógrafo especializado que fusiona en tiempo real las imágenes de ecografía con las de resonancia magnética y un brazo robótico que, tras el escaneo de la zona, es empleado por un especialista para extraer tejido. Esto permite mejorar la precisión y, consecuentemente, el porcentaje de detección del tumor, a la vez que se reducen las posibilidades de que haya que repetir la prueba. 

La intervención es además registrada con el software del sistema para referencias futuras, planificación del tratamiento y seguimiento del paciente.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios