Sanidad
IA
Microsoft
Machine learning

El desarrollo de las biopsias virtuales avanza gracias a la IA

La prevención del comportamiento cancerígeno avanza mediante el desarrollo de algoritmos de IA para el análisis de las imágenes diagnósticas y gracias a la colaboración entre Quibim, empresa española experta en imágenes médicas, y herramientas de Microsoft.

sanidad tech

La mejor prevención del cáncer, además de una vida saludable, es contar con diagnósticos certeros. El desarrollo de novedades tecnológicas como la IA (Inteligencia Artificial) y el ML (machine learning) permiten conseguir grandes avances en cuanto a la calidad de los diagnósticos y tratamientos, mediante el aprendizaje y la mejora de los análisis de grandes cantidades de información, de gran ayuda para el personal médico.

La empresa española Quibim (Quantitative Imaging Biomarkers In Medicine) diseña y crea herramientas pioneras para extraer información de las imágenes médicas y utiliza esta tecnología para acelerar el diagnóstico e identificar posibles enfermedades de manera temprana. Con ello aumenta las probabilidades de supervivencia y evita técnicas terapéuticas más invasivas y lesivas para el paciente.

La empresa fundada en Valencia está especializada en el desarrollo de la imagen médica, que considera imprescindible para la  salud de precisión, que puede obtener resultados objetivos a partir del análisis de las imágenes y reducir en hasta un 80% el tiempo de interpretación por parte del médico, según aseguran.

Quibim ha centralizado los datos de imagen necesarios para la creación de sus modelos de IA, ha creado un repositorio de más de 10 millones de imágenes médicas anonimizadas, para algunos de los proyectos innovadores y biobancos más relevantes a nivel mundial en cáncer pediátrico (Primage), cáncer de próstata (ProCancer-I) o el propio COVID19 (Imaging COVID-19 AI), entre otros, utilizando los servicios en la nube de Microsoft Azure.

La compañía, fundada en Valencia, ha buscado la forma de predecir la evolución clínica de los pacientes a partir de las imágenes médicas, cada vez más necesaria debido a la aparición y el aumento de nuevos tratamientos en el ámbito de la oncología, reumatología y neurología.

En los últimos años ha creado herramientas de IA que puedan analizar imágenes diagnósticas bajo el nuevo concepto de ‘panel de imagen médica’, especialmente en los casos de cáncer de pulmón y de próstata, para identificar a estos pacientes de manera temprana y poder ser tratados en una fase de la enfermedad anterior. Por ejemplo, con un modelo que a través del análisis de TAC de tórax determina si el paciente responderá a los nuevos tratamientos de inmunoterapia, o para conocer, a partir de una resonancia magnética prostática, si desarrollará una recaída y metástasis en los próximos años.

La nube, la herramienta en la que centralizar datos

Quibim cuenta con oficinas y filiales en Madrid, Barcelona, Cambridge (Reino Unido) y Nueva York (EEUU) y una estrategia de negocio global, lo que hace necesaria una infraestructura en la nube modular, flexible y totalmente preparada para el escalado en masa, y así poder dar servicio a un gran volumen de clientes localizados alrededor de todo el mundo. Por ello, la compañía utiliza una arquitectura multitenant, que optimiza recursos y mejora la seguridad y fiabilidad tanto del entorno como de los clientes.

Según ha explicado Bas Hulsken, CTO de Quibim, “trabajar con una herramienta segura, privada y trazable es uno de los mayores retos en este sector. El hecho de tener que certificarse como un producto sanitario para poder ser utilizado en rutina clínica, o los propios requerimientos de los centros sanitarios y la normativa de tratamiento de datos, supone cumplir con una normativa específica. Para nosotros, Microsoft ha sido la mejor opción gracias a la gran inversión que han ido realizando a lo largo de los años en estos campos”.

Así, Quibim ha optado por un enfoque cloud smart que permite equilibrar la adopción de la nube con sus circunstancias y los objetivos de la organización, con una infraestructura totalmente automatizada y preparada para asumir cualquier reto, y se han apoyado en los servicios cloud de Microsoft Azure por su cumplimiento en términos de seguridad y privacidad de los datos.

La compañía ha consolidado sus sistemas de administración, identidad, y accesos locales dentro de Microsoft Azure Active Directory y ha implementado Application Gateway para mejorar la seguridad en el acceso a las plataformas.  La orquestación y gestión de algoritmos responsables de análisis de las diferentes partes del cuerpo (mama, cerebro, próstata, colon…) se realizan en Azure Kubernetes Services y el almacenamiento de los más de 10 millones de imágenes médicas que gestiona se despliega en Azure Storage Accounts.

Quibim tiene la ambición de crear el mayor biobanco de imágenes médicas a nivel mundial y generar así un repositorio universal y centralizado de casos clasificados según diferentes variables, como la patología, la región anatómica o la técnica empleada para la obtención de la imagen.

La empresa tiene también el objetivo de introducir importantes mejoras en la atención de miles de pacientes —especialmente los niños— a través del diagnóstico por biopsia virtual en los próximos 5 años. A largo plazo, la compañía ve el futuro en los gemelos digitales humanos, es decir, intentar adelantarse a los síntomas utilizando un gemelo digital, mediante la monitorización  del interior del cuerpo humano cuando está sano, y poder tener información y un modelo sobre la edad de cada órgano, para prevenir así posibles enfermedades.



TE PUEDE INTERESAR...

Webinar ondemand

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Partnerzones

Documentos ComputerWorld



Registro:

Eventos: