Sanidad | Noticias | 14 JUN 2018

Una interfaz cerebro-máquina mejorará la terapia de pacientes afectados por ictus

El proyecto SANA (Sistema de Ayuda Neuromuscular Asistida) desarrollado por Altran España junto a la Fundación Casaverde consiste en un interfaz cerebro-máquina con registro de la actividad eléctrica de los músculos de superficie en pacientes con ictus subagudo en un programa de neurorrehabilitación intensiva.
campos electromagnéticos y salud 2
Redacción

El tratamiento neurorrehabilitador de la fase subaguda consiste en un interfaz cerebro-máquina con registro de la actividad eléctrica de los músculos de superficie en pacientes con ictus subagudo en un programa de neurorrehabilitación intensiva. Analizará la comunicación entre el cerebro y los músculos en pacientes que tras haber sufrido un ictus están realizando un programa de neurorrehabilitación intensivo. 

Mediante el uso de un casco, donde estará alojada la interfaz, se medirá la actividad cerebral del paciente en cada momento de la terapia y será transmitido a un sistema de adquisición y control. El sistema evaluará la actividad muscular mediante un traje y otras prendas adaptables capaces de detectar la activación de los principales grupos musculares utilizados durante las terapias, así como su transmisión a un sistema de adquisición y control.

El sistema recogerá los datos a nivel cerebral como muscular y mostrará al paciente y al terapeuta los estímulos e información necesaria para la correcta aplicación de la terapia y posterior análisis de datos del equipo médico. Las funciones generales del sistema permiten analizar la comunicación cerebro-muscular del paciente y adaptar las condiciones de la terapia a capacidad de respuesta, y será, en la medida de lo posible, portátil, de bajo coste y de arquitectura abierta. De esta manera será fácilmente configurable y personalizable por el terapeuta, así como de fácil manejo por parte del paciente.

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios