SEGURIDAD | Noticias | 30 AGO 2018

Tecnología, la nueva amiga de las personas mayores

Asumimos a menudo, a nivel social, que las personas mayores tienen problemas para aprender, y que por tanto nunca van a conseguir manejar con fluidez los ordenadores, smartphones o tablets.
Niños y mayores estudiando
E. Bravo

Esto no tiene por qué ser así y de hecho, tenemos numerosos ejemplos de personas mayores que se desenvuelven perfectamente, tal y como nos explica Ernesto Bravo, CEO de Familiados. Bravo nos cuenta el caso deá Concha García Zaera que, con 87 años de edad, que triunfa en Instagram gracias a sus pinturas realizadas con el programa Microsoft Paint. “Nunca es tarde si la dicha es buena”, dicen, y vaya si la tecnología lo es. Y para adoptarla, sólo hace falta la motivación adecuada.

Es por eso que muchos mayores se animan a aprender a usar teléfonos móviles y tabletas, para poder recibir fotos, audios de voz y video llamadas de sus hijos y nietos. Y a partir de ahí descubren un mundo de juegos, redes sociales, compras, fotos, noticias… Que a menudo adoptan de manera natural, con mucho menos esfuerzo del que parecería. Porque, además, las empresas tecnológicas cada vez tienen el foco más puesto en el usuario, y trabajan para que la tecnología sea transparente, que no se vea. Que se aprenda sin esfuerzo, que las cosas se utilicen de forma intuitiva y natural.

De hecho las profesiones como “experto en experiencia de usuario”, que hace unos años nos hubieran sorprendido, son hoy en día las más demandadas por las empresas tecnológicas. Y dentro de esa carrera para mejorar la experiencia del usuario, en los dos últimos años estamos experimentando un boom de aplicaciones y servicios orientados a personas de 60+, y a sus familiares. Aplicaciones que tienen que ver tanto con el entretenimiento personal, como con los servicios específicos. Así, por ejemplo, plataformas de atención domiciliaria por horas que simplifican al máximo la tarea de encontrar un cuidador. Para la misma persona que necesita el servicio, o para su familia, desde el móvil y en unos minutos, se encuentran profesionales cercanos que pueden estar donde les necesites en un par de horas.

A menudo pensamos que son los hijos quienes utilizan estas aplicaciones, pero nos encontramos con que, muy a menudo, la propia persona que necesita ayuda se está gestionando conseguirla, porque quiere mantener su independencia y prefiere hacerlo él. Y encontrar a alguien que le acompañe, por ejemplo, al médico o de paseo, le facilita la vida y le proporciona independencia respecto a sus familiares. Con lo que se siente mejor, más capaz y más independiente. 

Actualmente existen aplicaciones para controlar los medicamentos y evitar olvidar tomar las pastillas, para controlar las visitas al médico o hacerlas sin tener que desplazarse, mediante videoconferencia, para avisar en caso de emergencia, retrasar el alzheimer, mejorar la visión de cerca, controlar el estado físico general, y un largo etcétera. En definitiva, hay un mundo de posibilidades a disposición de los mayores, que no hace más que crecer y al que hay que sacarle partido. Con el ratio actual de penetración y adopción de los dispositivos móviles, las teles inteligentes, los smartwhatches… Es cuestión de tiempo que las personas de 60+ sean los principales usuarios del ecosistema de apps: al fin y al cabo, constituyen el principal grupo de población en Europa, y todos vamos hacia allí, lo que le convierte en un mercado en contínuo crecimiento. Estoy plenamente convencido de que acercar la tecnología a las personas mayores y sus familiares, de una forma que les permita mejorar su calidad de vida, particularmente cuando las situaciones son duras, cuando se requieren cuidados, cuando hay problemas de movilidad, de memoria, de independencia… Es el camino que tenemos que seguir. Porque es el que queremos seguir, el que nos motiva y nos llena…. Seguimos. 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios