CIO
Adquisiciones

La posible compra de Nutanix pone de relieve la necesidad del CIO de gestionar el riesgo de sus proveedores de TI

Cuando un proveedor cuya tecnología utiliza tu empresa es adquirido por otro que no, la hoja de ruta de producto de la nueva empresa puede dejarte tirado. Planificar estos riesgos debería ser clave en el proceso de gestión de proveedores de todo CIO.

ajedrez

Las fusiones y adquisiciones tecnológicas van en aumento, y cualquiera de ellas podría echar por tierra tus operaciones de TI. Al fin y al cabo, muchos de los proveedores de software en los que confías para soluciones puntuales probablemente ofrecen productos multiplataforma, enlazando con el ERP que has elegido y sus principales competidores, por ejemplo, o con tu hiperescalar preferido, así como con otros servicios en la nube y componentes de tu parque informático. ¿Qué ocurrirá, entonces, si esa solución puntual es adquirida por otra compañía tecnológica (quizá no tu preferida)?

La pregunta es de actualidad: el proveedor de infraestructura hiperconvergente Nutanix, utilizado por muchas empresas para unificar sus nubes privadas y públicas, ha sido objeto de rumores de adquisición desde que Bain Capital invirtió 750 millones de dólares en él en agosto de 2020. Entre las empresas que se rumorea que pueden comprarla figuran IBM, Cisco y la propia Bain, aunque este mes de diciembre también apareció HPE en la palestra.

Ya hemos visto lo que sucedió cuando HPE compró el proveedor de infraestructura hiperconvergente SimpliVity en enero de 2017. La compra de otro proveedor en el mismo espacio no está descartada, ya que Nutanix y SimpliVity se dirigen a empresas de diferentes tamaños. Antes de su adquisición por HPE, SimpliVity apoyaba su acelerador de hardware y software en servidores de una variedad de proveedores. También ofrecía un dispositivo de hardware, OmniCube, basado en servidores OEM de Dell. Ahora, sin embargo, HPE solo vende SimpliVity como dispositivo, integrado en sus propios servidores ProLiant.

Los clientes de Nutanix que no son clientes de HPE podrían estar preocupados con razón, pero también podrían preocuparse por las perspectivas de una adquisición por parte de IBM, el foco de rumores anteriores sobre Nutanix. IBM ya no fabrica sus propios servidores, pero podría centrarse en integrar el software con su plataforma Red Hat Virtualization e IBM Cloud, en detrimento de otros clientes que dependen de otras integraciones.

 

Qué preguntar

La pregunta que deben hacerse los CIO no es quién comprará Nutanix, sino qué hacer si un proveedor de TI clave es adquirido o cambia de dirección de otro modo, una faceta fundamental de cualquier plan de gestión de proveedores.

"Si tu proveedor de software es independiente, entonces la pregunta inmediata es: ¿está comprando la empresa cuya tecnología estoy utilizando? Si es así, estás en mejor posición. Si no es así, entonces tienes que empezar a pensar inmediatamente en una estrategia de salida", dice Tony Harvey, director senior y analista de Gartner que asesora en la selección de proveedores.

Un primer paso, dice, es averiguar la estrategia del comprador: "¿Van a seguir ofreciéndote soporte como un software puro que puede instalarse en cualquier servidor, como hizo Dell con VMware? ¿O va a ser más como HPE con SimpliVity, donde efectivamente todo el hardware que no era de HPE se cerró bastante rápido?". Los CIO también deberían analizar cuál será la estructura de soporte y la escala de tiempo probable para cualquier cambio.

Harvey se centra en la infraestructura de los centros de datos, pero, según él, tanto si el comprador es un proveedor de servidores, un hiperescalador o un proveedor de software más grande, "el cálculo es similar". Hay más en juego si no se es ya cliente del comprador.

Lo más probable es que un hiperescalador que compre un paquete de software popular pretenda utilizarlo como rampa de acceso a su infraestructura, trasladando el plano de gestión a la nube pero permitiendo que los clientes existentes sigan ejecutando el software in situ en hardware genérico durante un tiempo: "Tienes unos cuantos años de recorrido, pero ahora tienes que empezar a pensar en tu plan de salida".

 

Todo depende del momento

Dicen que el mejor momento para plantar un árbol es hace 20 años, y el segundo mejor es ahora mismo. No querrás que tus planes de salida de los vendedores duren tanto, pero ahora también es un buen momento para hacerlos o renovarlos.

"Lo primero que hay que hacer es examinar el contrato existente. Migrar de este material no es un proyecto a corto plazo, así que si se acerca la renovación, lo primero es hacerla antes de que ocurra algo así", dice Harvey. Si acabas de renovar, ya tienes bastante margen.

Después, habla con el proveedor para conocer su hoja de ruta de productos y dile que vas a exigirle que la cumpla. "Si esa hoja de ruta satisface tus necesidades, quizá te quedes con ese proveedor", dice. Si no, "ya sabes adónde tienes que ir".

Harvey menciona la adquisición por parte de Broadcom del negocio de seguridad empresarial de Symantec en 2019 (y las subsiguientes subidas de precios de los productos de Symantec) como ejemplo de por qué es útil fijar esas condiciones contractuales con antelación. La reacción de los clientes ante esos cambios de precios también explica por qué Broadcom tiene tanto interés en hablar de sus planes para VMware tras su oferta de mayo de 2022 para comprar la empresa a Dell.

Los riesgos que podrían afectar a las empresas tecnológicas van mucho más allá de las adquisiciones u otros cambios estratégicos: también está su salud financiera general, su capacidad de entrega, cómo gestionan la ciberseguridad, los cambios regulatorios o legislativos y otros factores geopolíticos.

 

Sopesar los beneficios

"Hay que vigilar estos aspectos, pero obviamente no se puede hacer la guerra a todos los acontecimientos ni a todos los proveedores de software", afirma el portavoz. En lugar de agobiarse con planes para cualquier eventualidad, hay que clasificar el software que tu empresa utiliza en función de lo importante que sea para esta y de lo difícil que sea sustituirlo, y tener un procedimiento planificado de antemano en caso de que sea objeto de adquisición.

"No es necesario hacer eso para cada pieza de software, pero pasar de SAP HANA a Oracle ERP o viceversa es un proyecto importante, hay que pensar en ello". Hay un factor a favor de los CIO cuando se trata de aplicaciones tan importantes, dice, citando el ejemplo de la adquisición prevista de VMware por Broadcom: "Es el tipo de adquisición que se presenta ante la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos y la Comisión Europea y se retrasa seis meses mientras pasan por todas las aprobaciones legales, por lo que realmente tienes tiempo para planificar".

También es importante evitar la parálisis por análisis. Si se utiliza una aplicación concreta, es posible que el valor empresarial que aporta ahora compense las consecuencias de que el proveedor sea adquirido en el futuro. O puede que la funcionalidad que ofrece sea solo una característica que algún día se integrará en la aplicación más amplia a la que complementa, en cuyo caso puede tratarse como una compra a corto plazo. "Hay que tener en cuenta a los proveedores y las probabilidades de que compren, pero siempre hay un compromiso", concluye.

Las fusiones y adquisiciones tecnológicas van en aumento, y cualquiera de ellas podría echar por tierra tus operaciones informáticas.

 



TE PUEDE INTERESAR...

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

 

Partnerzones

Documentos ComputerWorld

commvault proteger Whitepapers


Registro:

Eventos: