Robótica
Innovación
Robot

Los robots se suman a las filas del cuerpo de bomberos: localizan el origen del fuego y a las víctimas

Investigadores de la URJC y la UAM han desarrollado un proyecto piloto que, mediante el uso de un robot, pretende dar información en tiempo real a los bomberos en caso de emergencia aumentando su conocimiento del entorno.

robot bomberos
La idea de los investigadores no es que los robots sustituyan a los bomberos, sino que los apoyen, protejan y potencien durante sus intervenciones. Créditos: UAM-URJC

Cuando las llamas se desatan, el cuerpo de bomberos acude a la llamada para mitigar los estragos del fuego; sin embargo, a menudo no saben qué se van a encontrar sobre el terreno. Esta incertidumbre aumenta los niveles de peligrosidad de las actuaciones suponiendo, en muchas ocasiones, un obstáculo a la hora de salvar vidas. No obstante, de ahora en adelante, los riesgos se reducirán gracias al conocimiento que brinda la tecnología, en concreto, la robótica, que no ha dejado de evolucionar a pasos agigantados en los últimos años.

En el futuro, los robots terrestres podrán reconocer los entornos para detectar los focos del fuego, la toxicidad en el ambiente, localizar a posibles víctimas y definir rutas seguras para acceder a ellas. Todo ello, en gran medida, gracias a un grupo de investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC). Una alianza que ya ha dado sus frutos: un proyecto piloto de un robot capaz de realizar estas funciones en incendios reales. De hecho, este robot ya ha sido testado en las instalaciones de Bomberos de Alcorcón con resultados más que satisfactorios.

Durante los experimentos, el robot se ha utilizado para detectar fuentes de fuego y humo frío y dar información ambiental a los bomberos. Además, el simulador proporcionó rutas alternativas para entrar y salir del lugar de manera más rápida y segura al esquivar áreas potencialmente peligrosas. “La información se envía en tiempo real a la estación base y se registra en una base de datos para medir las condiciones ambientales del incendio, detectar la localización del foco del fuego de manera precisa y permitir a los bomberos la toma de decisiones más adecuadas en cada caso", explican los investigadores.

 

“Con este proyecto no se busca sustituir a los bomberos, sino apoyarles, potenciarles y protegerles durante sus intervenciones”

 

Potenciar la labor de los bomberos

La investigación, publicada en el Journal of field robotics, una de las revistas con mayor prestigio en el campo de la robótica, busca brindar información en tiempo real a los bomberos en caso de emergencia. Una información de vital importancia ya que, en situaciones de este calado, conocer el entorno de la manera más precisa es clave. Los autores del proyecto han puesto de manifiesto sus intenciones: “Con este proyecto no se busca sustituir a los bomberos, sino apoyarles, potenciarles y protegerles durante sus intervenciones”.

Así pues, proponen que su robot intervenga antes de los bomberos, empleando sus sensores para recolectar información sobre el escenario y el incendio, como la temperatura o la calidad del aire. Además, el robot puede transportar una o varias cámaras normales o térmicas para ayudar a la localización de las llamas y las víctimas, facilitando así la labor de planificación de los bomberos impulsando intervenciones más rápidas y seguras.  “En el futuro, robots como el desarrollado podrían asumir más responsabilidades en tareas como la propia extinción del incendio, la búsqueda y rescate de las víctimas, la mitigación de ciertos peligros, la predicción de la evolución de las llamas, el análisis estructural del edificio o el transporte de materiales”, declaran los autores.

 

Despiezando al robot

Para lograr los objetivos planteados al comienzo de la investigación, los diseñadores diseñaron un robot modular de bajo coste pero con altas prestaciones, capaz de monitorizar el terreno de forma manual o realizar una exploración autónoma calculando rutas rápidas y seguras hacia sus objetivos. El robot está dotado de balizas de banda ultra ancha y sensores de ultrasonidos para ubicarse y detectar obstáculos. También le han instalado sensores para medir la temperatura, humedad relativa y calidad de aire. Además, el equipo ha desarrollado un simulador realista del robot y varios entornos de intervención que permite preparar las misiones y entrenar a los operadores antes de las intervenciones con el robot real. De esta forma, se pueden planificar las rutas hacia los lugares de interés, anticipar ciertos peligros presentes en el escenario y estimar los tiempos de intervención.



CASOS DE ÉXITO

Accede a nuestra publicación de canal

DealerWorld Digital

Documentos ComputerWorld